jueves, 28 de noviembre de 2013

BIENES RAÌCES : CÒMO VENDER TU CASA SI TODAVÌA LA ESTÀS PAGANDO


Cómo vender tu casa si todavía la estás pagando

Si todavía estás costeando un crédito hipotecario pero necesitas vender tu propiedad, acá te mostramos si te conviene o no y en qué debes fijarte.

En primer lugar tienes que tener en cuenta que el hecho de estar pagando un inmueble, sin importar plazos o tasas, no influye en el valor de mercado de la vivienda, como tampoco en la rapidez de la operación de compraventa.
Lo que sí tienes que tener presente es que el valor de la nueva compraventa debe ser superior al monto del crédito hipotecario a prepagar, para que éste se pueda cancelar sin inconvenientes, entregándose la diferencia del valor de la compraventa al vendedor, una vez que esté inscrito el nuevo dominio en el Conservador de Bienes Raíces, libre de hipotecas, gravámenes y prohibiciones.

Traspaso de deuda
El lado positivo de esta situación es la agilidad de los centros hipotecarios de las instituciones financieras, donde confeccionan la nueva escritura, haciendo comparecer al banco acreedor, alzando las hipotecas y prohibiciones que mantienen con el inmueble prometido a vender y así, en el mismo instrumento, se traspasa su dominio al comprador.

Pero también existe la posibilidad, si la tasa bancaria del crédito que está utilizando sea de un valor razonable y concuerde con los valores de mercado al momento de la compraventa, de la renovación del mismo crédito.



IMPORTANTE. Debes tener en cuenta que el valor de la nueva compraventa debe ser superior al monto del crédito hipotecario a prepagar.
Fuente: Portalinmobiliario.com


Lo anterior quiere decir que el deudor actual traspasa su deuda hipotecaria al nuevo comprador en las mismas condiciones que rigen para él. El banco debe revisar, confirmar y aceptar los antecedentes financieros del postulante al crédito que se cambiará, que son las mismas condiciones que rigen para cualquier persona natural.

Ahora, si quieres vender tu vivienda porque la tasa bancaria del crédito actual es mayor a la que se ofrece en el mercado, la decisión no se justifica. Esto porque hoy no existen inconvenientes de prepago a los bancos, salvo que en la escritura de la compraventa se impida.

De esta manera se cancela el crédito actual, tomando con el mismo banco o con otra entidad financiera el nuevo crédito hipotecario con tasas inferiores, donde se mantiene la hipoteca sobre el bien inmueble. Cabe destacar que solamente los bancos efectúan una nueva tasación a la propiedad y piden poner al día los informes financieros del cliente de esta nueva operación hipotecaria.


fuente:  Portal Inmobiliario