viernes, 23 de mayo de 2014

17 CONSEJOS PARA AHORRAR TIEMPO A LA MAÑANA

17 consejos para ahorrar tiempo a la mañana

17-consejos-ahorro-tiempo-matinal-pinterest
Para muchos, salir de casa cada mañana vestidos, habiendo desayunado y en horario parece ser una batalla sin fin.
Una reciente encuesta realizada por Today/AOL demostró que las mujeres dedican un promedio de 55 minutos cada mañana a su aspecto o a arreglarse – o un total de 6.4 horas cada semana – mientras los hombres dedican un total de 4.5 horas a la semana para alistarse.
¿Cómo podemos salir de casa más rápidamente?
Aqui tienes unos pocos ajustes que reducirán significativamente tu rutina matinal:

La noche anterior

1. Crea la lista de tareas para el día siguiente.
Al planear el día siguiente podrás dormirte con menos temas en tu mente y levantarte mejor.
2. Prepara tu bolso o maletín
No dediques la mañana a recoger los ítems que necesitas para salir y que se encuentran desparramados por doquier.
3. Prepara el almuerzo o la vianda (si es algo que llevas cada día)
Preparar tu vianda la noche anterior tanto para tí como para tus niños liberará mucho tiempo de tu mañana. También, es un buen ahorro de dinero considerando el costo de almorzar fuera todos los días.
4. Consulta el pronóstico del tiempo.
Saber cómo estará el tiempo te permitirá preparar tu ropa como así también el medio de transporte del día siguiente. Por ejemplo, si lloverá o habrá tormenta, probablemente debas salir algo más temprano.
5. Elige tu ropa o conjunto.
Si al levantarte ya tienes preparada la ropa que te pondrás, descuenta que ahorrarás varios minutos. Inclusive, evita dejar ítems por planchar durante tus mañanas.
6. Acuéstate todos las noches a la misma hora.
Cuando estableces un horario estricto para irte a la cama cada día, amanecerás sintiéndote más descansado y enfocado. Varios estudios han demostrado que dormir bien es mejor que dormir más.
7. Deja preparada la cafetera.
Si eres de los que necesita una dosis matinal de café, lo ideal es dejar todo listo la noche anterior. Si tienes una cafetera que puedas programar, tanto mejor. Si no es tu caso, simplemente deja todo listo para prepararlo en pocos segundos.

En la mañana

8. Olvídate de la función “snooze” de tu despertador.
Cuando aprovechas esta función lo único que haces es asegurarte que sentirás aún más pereza levantarte cuando ya no puedas posponerlo más. Si identificas que de manera recurrente sientes demasiado cansancio, considera irte a dormir más temprano cada día.
9. Haz algunos estiramientos rápidos.
Si no tienes tiempo de realizar alguna rutina de ejercicios complete, vale la pena tomar unos momentos para realizar unos pocos estiramientos rápidos. Te sorprenderá cuanto te energiza.
10. Deja que entre el sol.
Cuando la luz del día a la mañana se cuela por tu ventana, conecta con el ritmo de tu cerebro y colabora para que te despiertes.
11. Bebe un vaso de agua fría.
Un vaso de agua fría le otorga a tu metabolismo un buen impulso – y por ende, a tu nivel de energía – y todo esto sin afectar tu digestión.
12. Pon un poco de música.
La música no sólo mejora el humor y el nivel de energía sino que también puede utilizarse para ir midiendo cuanto tiempo ha pasado. Una buena idea es crear una lista de reproducción matinal, con canciones que te gusten y la duración exacta del tiempo que tienes.
13. Ignora tu teléfono, el ordenador y la televisión.
Si estás intentando ahorrar tiempo, evita quedar atrapado en la lectura de emails, mensajes de textos o programas en la televisión.
14. Define una horario estricto para salir de casa.
Determina a qué hora debes salir de casa para llegar temprano a tu trabajo. Activa otra alarma para la hora de salida si es necesario.
15. Reduce los productos de cuidado personal a lo esencial.
Para las mujeres, hay varios productos que pueden cumplir varias funciones. Un buen ejemplo podría ser una crema hidratante con base de maquillaje.
16. Ten algún desayuno que sea rápido y nutritivo a mano.
Si buscas un nivel de energía óptimo, entonces tendrás que desayunar. Los productos como el yogur griego, la granola y frutas son rápidos y nutritivos. Más aún, puedes llevarlos para consumirlos en el camino.
17. Ten definidas las ubicaciones de ítems que debes llevar contigo como llaves, abrigo y bolso.
No hace falta dedicar 10 minutos a buscar tus llaves. Agregar algunas rutinas de orden y organización te permitirán ahorrar tiempo cada mañana.
Fuente: Business Insider – Traducido y adaptado por: OrganizarteMagazine.com

CÒMO LIMPIAR MONITORES Y MONITORES DE PANTALLA PLANA


Las pantallas más antiguas, las que se utilizaban en los grandes monitores y televisores de "tubo", son de vidrio y se pueden limpiar de la misma forma en que limpiaría cualquier otro vidrio de su casa u oficina.

Los monitores y televisores de pantalla plana, sin embargo, son mucho más sensibles, y pueden rayarse o dañarse con facilidad.

Lo mismo sucede con su computadora portátil, la pantalla de su tableta, la pantalla de su teléfono inteligente o su lector de libros electrónicos.


Nota: los televisores de plasma son de vidrio, al igual que muchas pantallas táctiles, pero también suelen tener recubrimientos anti-reflejo muy sensibles. Recomiendo tomar las mismas precauciones con este tipo de pantallas.
Siga las siguientes instrucciones para limpiar de forma segura su monitor, televisor u otro dispositivo de pantalla plana en pocos minutos:

1. Apague el dispositivo. Si la pantalla está oscura, le resultará más fácil ver qué áreas tienen suciedad o grasa.

2. Utilice un paño seco, muy suavemente, frótelo por la pantalla. Una gran alternativa sería utilizar el tipo de tela de microfibra que se usa para limpiar anteojos. Un borrador seco también puede servir.


3. Si el paño seco no eliminó la suciedad o la grasa por completo, no lo presione más fuerte para intentar quitarlo.


Presionar la pantalla suele provocar que algunos píxeles se quemen, en especial en los monitores de computadoras y laptops, y televisores de LCD/LED.

Esto no es tan común en las pantallas táctiles, como en teléfonos y tabletas, pero de todas formas sea cuidadoso.


4. Si es necesario, humedezca el paño con agua destilada o con una mezcla de agua destilada y vinagre blanco.

Muchas compañías también venden pequeñas botellas de un spray especial para limpiar pantallas planas, pero, sinceramente, la mezcla de vinagre y agua destilada probablemente sea igual de eficaz.


5. El borde de plástico que rodea la pantalla puede limpiarse con cualquier limpiador multiusos, pero tenga cuidado de evitar el contacto con la pantalla.

Muy importante:

1. Evite utilizar servilletas de papel, papel higiénico, papel de seda, o tela común para limpiar la pantalla. Estos materiales pueden rayar la pantalla.

2. Evite los productos de limpieza que contengan amoníaco, alcohol etílico, tolueno (disolventes de pintura), así como también la acetona o acetato de etilo (suelen utilizarse en los quitaesmaltes).

Estos productos químicos pueden interferir con los materiales con los que está hecha la pantalla plana, lo que podría decolorar la imagen de manera permanente o causar otro tipo de daños.

3. Nunca rocíe líquido directamente sobre la pantalla. Podría introducirse en el interior del dispositivo y causar daños.


YA ES VIERNES !!

Viernes

miércoles, 21 de mayo de 2014

¿CÒMO ENTRENAR LA MENTE PARA NO ENFERMARNOS?

¿Cómo entrenar la mente para no enfermarnos?

Los pensamientos ingresan a nuestro cerebro y desencadenan en él un remolino de emociones –buenas y malas- que hacen que nuestro cuerpo genere sustancias que pueden llegar a lastimarnos y hasta producirnos enfermedades. Los pasos a seguir para poder relajar nuestra mente y no dejar que nada malo nos afecte.

  • por  Dra. María Alejandra Montenegro
Dolor de cabeza
Thinkstock Photos | Dolor de cabeza
Cada pensamiento que entra en nuestro ser -de acuerdo con las experiencias pasadas y las presentes de cada uno- va a desarrollar un concepto o creencia, de allí un sentimiento, si este es muy fuerte puede determinar una emoción que no es otra cosa que un sentimiento agitado, convincente, que se apodera de nosotros, si no es tan fuerte depende de la calidad de la creencia -si resulta amenazante o es amorosa-, va a determinar una actitud.
En este paso hay que analizar: si la creencia es amenazante que es la más frecuente y la que produce daño, el cuerpo se prepara para luchar o huir con una cascada de reacciones como aumento de la frecuencia cardíaca, de la presión arterial, agudización de la vista y el oído, aumento de la circulación en el sistema locomotor y la liberación de neuropéptidos muy conocidos, como la adrenalina que permite la respuesta para luchar o huir y continuar vivos.

Sin embargo, si la mayoría de nuestras creencias resultan amenazantes estas sustancias químicas quedan permanentemente circulando y produciendo destrucción celular y de allí todas las enfermedades crónicas degenerativas, infecciosas, y hasta el cáncer.

Todos estos pasos duran menos de un segundo, y paralelamente, se desencadena una respuesta bioquímica en el cuerpo.

Esto se debe a que siempre se está preparado para luchar o huir, momento que normalmente se denomina estrés. Cuando una enfermedad o anteriormente un síntoma (todavía no tenemos la enfermedad conformada) llega al cuerpo, la amenaza en la mente estuvo mucho tiempo antes, pero no se tuvo registro, se evidenciaba por un estado de ánimo como tristeza, angustia, ansiedad, enojo, depresión, agitación, o sensaciones como acidez de estomago, colon irritable, contracturas musculares, cansancio, decaimiento, apatía, dolores corporales generalizados, falta de atención y de concentración, entre otros.

¿Cómo hacemos para revertir esto?

El primer paso para cambiar la calidad de las creencias es recurrir a un entrenamiento mental. El segundo paso es estudiar todas las variables orgánicas bioquímicamente y con imágenes para saber cómo esta nuestro cuerpo, que es un reflejo de nuestra mente y ésta de nuestro espíritu.

El tercer paso consiste en implementar un plan de alimentación, actividad física, técnicas de control de estrés, suplementación de lo que está faltando y tratamiento de las dolencias si existieran.

Como contrapartida al estrés, cuando se está relajado, meditando, la frecuencia cardíaca baja, los músculos se descontracturan y ahí aparece el verdadero yo, que no está ligado a los estímulos del medio externo sino al interior de nuestro ser. Ahí aparece el que sabe lo que quiere. Pero para ello hay que estar presente en el aquí y ahora, para poder disfrutar de las cosas en el presente.

El tiempo es un instrumento de la mente: el pasado está en la cabeza, el futuro es algo que está por venir, el único momento real es el aquí y ahora, el presente. Y es ahí donde hay que situarse para no enfermar.

Por la doctora María Alejandra Montenegro, directora de MADRA – Centro de Medicina Orthomolecular y Estética. 


fuente: Entremujeres