viernes, 5 de septiembre de 2014

5 Ways to beat your SHOPPING ADDICTION

5 ways to beat your shopping addiction

IStockPhoto
(MoneyWatch) Alcohol, crack and heroin are known to be highly addictive, but can something as innocuous as shopping be addictive? 

Having worked with more than one so-called "shopaholic" in my Orange County financial planning firm, I have no doubt shopping can become addictive and destructive. I've worked with people from vastly different backgrounds who have become shopaholics -- from "sudden wealth" recipients who've come into millions of dollars, to the unemployed and destitute who cannot control their shopping addiction. Dr. Drew and I recently taped an episode on the Ricki Lake Show where we spoke to a young woman who was a self-diagnosed shopaholic. Her shopping addiction can provide valuable lessons for the rest of us.
First, it's important to understand what doesn't work. A shopping addiction is not a disease of intellect; it's a disease of emotion. Unfortunately, most family members, along with mental health and financial "experts," make things worse by focusing on the two areas that usually lead to even more shopping: shame and logic. What's wrong with you?! Don't you know better? How can you be so self-centered and selfish? Trying to use logic -- if you spend too much, you won't have money to make the car payment -- tends to be just as ineffective.
Such "cures" don't work. Shopaholics already feel badly about themselves, and they already know they can't afford it. Criticism often leads to people feeling even more socially isolated, which they "treat" by shopping. So what does work?
1. Identify the shopping trigger. What activates a person's urge to shop -- boredom, guilt, shame, anger? Keep a written journal or electronic record and document what leads to the shopping.
2. Discover the need shopping fills. Excessive shopping doesn't serve a functional purpose -- you probably don't need 15 purses -- it serves a psychological purpose bu meeting an unfilled or under-filled need. For the non-shopaholic, it may look like "crazy" or irrational behavior. It's not. The shopaholic is often entirely rational. They shop for a reason -- it fulfills a need, so they keep doing it.
No matter what you do, if you don't find an alternative and healthier way to fill this need, the shopping urge won't fade. So the first step in halting compulsive shopping is to identify the psychological need driving it. Does the shopping provide pleasure, or does it help you avoid pain? In other words, do you shop to feel something you don't feel anywhere else throughout the day (a rush, excitement, variety, stimulation, being in control, feeling naughty), or do you shop to avoid feeling something negative, such as anxiety loneliness or fear? Determine what part of the shopping provides the reward. Is it going with friends (social)? Is it being around others (community)? Is it searching for things? Is it feeling significant? Does the shopping create relationship conflicts so you get attention or a sense of connection, albeit negative? It takes an open mind and guts to analyze yourself like this, but it often provides the answer.
3. Replace shopping with something healthier. The shopaholic needs to find a healthier alternative to filling the need. Brainstorm how you could fill this need in other ways. Often you'll find that someone with one addiction will trade it for another addiction. This is not a positive long-term solution. The goal is to trade in a negative and destructive addiction for one that is positive and healthy, or at least neutral. Sometimes it's just not enough to replace shopping with a healthier habit. In this case, figure out what's more important than shopping. What do you value more in life? Your children, spouse, security, prestige? Whatever it is, you must link how continuing to shop will destroy what you value most. If you value the love from your family and friends, it's easy to see how that you will ruin these relationships if you keep borrowing and spending. 
4. Change your environment. Our environment plays a huge role in our behavior. If you keep a bowl of jellybeans on your desk, it's clear what you will snack on throughout the day. Use the environment to your advantage. It makes no sense for the alcoholic to "test" their willpower by having a snack at their local bar, and it makes no sense for the shopaholic to be in shopping malls. Create "no-fly zones" -- places you can't go, such as malls, stores and other shopping areas. You want to remove any ambiguity in your rules. If you don't, then in the heat of the moment the shopaholic will rationalize a way to shop. Make a list of the places you can and cannot go. Eliminate any TV watching (at least in the beginning), and stay from magazines and newspapers. You basically want to remove any cues from the environment to shop.
5. Get support. Kicking an addiction is hard to do alone. Get some help from friends, family or others. Debtors Anonymous is a great resource, and they have groups in cities across the country.

jueves, 4 de septiembre de 2014

COMPRADORES COMPULSIVOS COMO TRATAR SU ADICCIÒN

Compradores compulsivos, cómo tratar su adicción

El comprador compulsivo tiene un afán desmedido, incontrolado y recurrente por comprar.
Por: Laura Martínez Alarcón Última actualización: 17-11-2010
invent_mariana | Editora
ADVERTISEMENT
No se trata sólo de gastar por gastar. El impulso va más allá. Es un acto irreflexivo e irreprimible. Dicen los expertos del Centro de Asistencia Terapéutica de Barcelona (CAT) que se trata de un afán desmedido, incontrolado y recurrente del que después nos arrepentimos, porque compramos cosas poco útiles o gastamos más de lo que podemos.


Aunque el perfil típico del comprador compulsivo se ha identificado más con una mujer, en torno a los treinta años, sin una clase social específica, que ha desarrollado este hábito a fuerza de comprar ropa, zapatos, joyas y productos de belleza; también existen hombres afectados por esta compulsión. Sus preferencias se decantan por los aparatos eléctricos y las herramientas para el hogar.



Para los expertos del CAT, nadie sabe cuál será el futuro de este nuevo síndrome, a punto de ser catalogado entre los trastornos mentales. Puede que todo se quede en una moda pasajera o quizá adquiera las dimensiones de una epidemia.

 

Cómo se desarrolla la adicción



Según los especialistas, la compra compulsiva se desarrolla a través de dos mecanismos: en unos casos, se adquiere básicamente a fuerza de repetir una conducta que en un principio resulta agradable y luego se realiza de forma compulsiva; mientras que en otros casos, esta conducta hay que entenderla predominantemente como una evasión, como una forma inadecuada de encarar los problemas personales.


Los compradores compulsivos pueden encontrarse en todos los niveles socioeconómicos y compran cosas para ellos mismos o exclusivamente para otros. Es frecuente que una madre justifique sus compras colmando de regalos a sus hijos. También es frecuente que lo que compre, ni siquiera sea utilizado.



 

Tratamiento para la adicción


Los médicos del CAT Barcelona señalan que en el tratamiento de esta adicción, lo primero que se debe hacer es entender el trastorno dentro de un contexto más amplio. No hay medicamentos "exclusivos" para una patología específica llamada comprador compulsivo, por ello es importante priorizar el diagnóstico.


Algunos estudios recientes señalan la eficacia de algunos inhibidores de determinados neurotransmisores, como la serotonina (muy relacionada con el estado de ánimo), aunque las terapias del comportamiento han demostrado también su utilidad. Apuntan desde el CAT, que en el tratamiento de la adicción es fundamental pasar por esta fase psicoterapéutica, para evitar que los síntomas resurjan, y se desaconseja el uso exclusivo de farmacoterapia.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

CASA DESORDENADA Y DEPRESIÒN

Casa desordenada y depresión

Escrito por kylie worthington | Traducido por maría marcela mennucci
Casa desordenada y depresión La relación entre la depresión y una casa desordenada se suele manifestar como un efecto en espiral.

El rol de la depresión

Un factor de la relación entre una casa desordenada y la depresión es que la fatiga es un síntoma común de esta última. Aquellas personas que están deprimidas pueden simplemente sentirse muy cansadas y desmotivadas para hacer las tareas del hogar, haciendo que se vaya acumulando el desorden. Otro síntoma de la depresión es la desesperanza. Este síntoma agrava el problema porque la persona deprimida podría pensar "¿Para qué voy a limpiar?".

Efecto en espiral

El efecto en espiral ocurre cuando se tiene una casa desordenada y depresión. Los síntomas de la depresión como la fatiga, la desesperanza y la falta de motivación pueden hacer que una persona descuide el mantenimiento del hogar. Al mismo tiempo, el desorden que se va acumulando puede hacer que la persona se sienta más y más agobiada, haciendo que empeore la depresión.

Punto de vista de los expertos

Christy Best, organizador profesional y autor de "Clutter's Last Stand" (Última batalla del desorden), discute la relación entre un hogar desordenado y la depresión. "Las posesiones, como la grasa, nos aíslan del mundo exterior, construyendo un muro de basura que no podemos ocultar. Nuestro desorden se vuelve un mecanismo insular para protegernos del dolor. El simple acto de comprar cosas, también, puede ser una automedicación. ¿Cuántos de nosotros compramos cosas para sentirnos mejor? Pero es una solución temporal que, al final, sólo suma a nuestra depresión".

Un enfoque minimalista

Un enfoque minimalista para limpiar la basura puede hacer que limpiar la casa sea más simple. La regla de ámalo o necesítalo significa que cualquier elemento que no amas con todo tu corazón o necesitas, o lo tiras o lo regalas. Al reducir la cantidad de cosas que hay en la casa, podrás mantenerla limpia. Aquellas personas que están deprimidas se beneficiarán con esta práctica ya que habrá menos desorden acumulándose, haciendo que mantener el hogar ordenado sea menos abrumador.

Una rutina puede ayudar

La depresión es una enfermedad mental seria y encontrar maneras saludables de lidiar con las emociones y la ansiedad es crucial. Tener una rutina armada puede beneficiar a aquellos que combaten duramente contra la depresión. Según Ian Cook, MD, "tener una rutina te da un sentimiento de control sobre el día. Sabemos que ayuda, y sabemos que no tener un sentimiento de control hace que la gente se sienta peor". Acomoda un tiempo cada día para mantener limpia la casa de manera tal que el desorden no se acumule y se salga de control.

MARILYN MONROE. Frase

BELLEZA. Una Boca Perfecta

FELIZ MIÈRCOLES

martes, 2 de septiembre de 2014

HOARDING: More than just a mess

Hoarding: More Than Just a Mess

Hoarding is a common problem that is difficult to treat.
By Eric Metcalf, MPH
WebMD Feature
Reviewed by Joseph Goldberg, MD
Judith Kolberg is accustomed to walking into cluttered homes. As a professional organizer, the Decatur, Ga., woman helps clients straighten messy closets, tame stacks of paperwork, and bring order to their chaos.
In the past 25 years, she’s also entered the homes of about a dozen people who could be diagnosed as hoarders -- and countless others who came close.

Recommended Related to Mental Health

If you've decided to dress as a scary, creepy character this Halloween, you're likely to have plenty of company. Witches, zombies, ghouls, vampires, and werewolves are perennial favorites of young and old alike. You should also know, however, that most of these characters have medical and psychological "baggage," say the handful of experts who study them. So don't just take along a vial of blood or some magic potion to make your character more believable. Find out the possible medical and...
“It’s a pretty sensory experience, let me put it that way. There’s obviously the assault on your eyes of the quantity of the clutter, then there’s the appreciation of what a mishmash the clutter is. Sometimes there’s more than your average share of odor, dust, mold, or other types of structural damage,” she says.
This problem has gained wider visibility in recent years, thanks in part to several hoarding-related television shows. Two percent to 5% of Americans may meet the criteria for being hoarders, says psychologist David Tolin, PhD, a hoarding specialist and author of Buried in Treasures.  Panic disorder might affect 1%, and obsessive-compulsive disorder maybe 2%. We’re talking about a surprisingly common disorder that had never really been recognized,” he tells WebMD.
Hoarding’s effects can extend beyond an overstuffed home. It can put people’s health at risk. It can damage families. It can affect surrounding neighborhoods. And treating it requires more than a big box of trash bags.

The Root of Hoarding: What Lies at the Bottom of That Pile

Experts usually draw the line between a merely messy lifestyle and hoarding “when it comes to the person’s ability to function,” Tolin says. “Lots of people may acquire things they don’t need, but if it’s not the sort of thing that causes an inability to function adequately, we don’t call it hoarding. If they’re no longer able to cook meals in their own home, if they can’t live safely in their own home, if they’re a threat to others, that’s where we’d say it crosses the line.”
People may hoard objects for many reasons, says Michael Tompkins, PhD, a psychologist and co-author of Digging Out: Helping Your Loved One Manage Clutter, Hoarding, and Compulsive Acquiring. These include:
  • An intense emotional attachment to objects that others see as trivial -- or even trash. They’d feel a sense of major loss if they had to throw this stuff away.
  • A sense that many items have an intrinsic value, like others might see in artwork or driftwood.
  • The assumption that an item might be useful someday, which compels them to save far more than “the drawer of hinges, thumbtacks, string, and rubber bands” that many of us keep.
In the past, experts saw hoarding as an “an outgrowth of obsessive-compulsive disorder (OCD)," Tolin tells WebMD. “But as we have more studies coming in, we’re increasingly seeing that it’s not. It seems like there is not a particular special or strong relationship with OCD. Much more common are problems like major depression disorder, anxiety, and attention deficit disorder.”
Studies have found that the frontal lobe within the brain of someone who hoards tends to work differently, he says. This region is crucial for weighing options and thinking rationally. As a result, their priorities are different from those of non-hoarders, and “those are things we can imagine might feed into a hoarding problem,” Tolin says.

QUOTE

http://media-cache-ak0.pinimg.com/originals/2b/03/a8/2b03a8e703edfb9b45884de2fc1d6dd6.jpg

EL DRAMA DE LOS ACUMULADORES COMPULSIVOS

Los acumuladores, el síndrome de Diógenes

 
Se llama el síndrome de Diógenes y consiste en acumular y acumular chécheres en la casa y en el alma hasta quedar sepultados por una vida llena de vacíos emocionales.
¿No es mejor viajar más ligeros?
Diógenes de Sinope, un loco sabio, nacido en el año 413 a. C., desterrado de su propio pueblo, se transformó con el tiempo en uno de los pilares de la corriente filosófica de “los cínicos”. Vivía en un barril, rodeado de sus perros callejeros, su aspecto de vagabundo y su estilo burlón. Su lengua puntilluda, sus sarcasmos y su ser transgresor y confrontador, lo hicieron merecedor del sobrenombre de “Sócrates enloquecido”. No tenía nada, no defendía nada, era libre hasta de sus propias ideas.
En 1975 los investigadores Clark y Manikar bautizaron al Síndrome de Acumulación Compulsiva (SAC) con el nombre del maestro cínico: síndrome de Diógenes. Esto tal vez haciendo referencia a la imagen de Diógenes como mendigo o por él estar rodeado de perros. O tal vez en contraposición a todo lo que representó Diógenes: libertad y desapego. Por el contrario, las personas que padecen el síndrome de Diógenes acumulan cientos de cosas, de recuerdos y de basura, hasta llegar a la patología.
Acumuladores compulsivos
Muchas personas han hecho de su vida un viejo museo de relaciones muertas, de historias acabadas, de amores inconclusos y de vínculos rotos, de adioses no dichos o no oídos, de distancias infinitas con los hijos, los hermanos, los padres y hasta con los familiares fallecidos. Por desplazamiento psicológico, trasladan todo su sentir emocional, sus vínculos disueltos, sus vacíos y su envejecer en soledad, a animales desprotegidos y vagabundos, a cosas y objetos sin valor en sí mismos, pero con un valor emocional asociado a vacíos existenciales.
Quienes sufren el síndrome de Diógenes recrean con animales y objetos un vínculo enfermizo de apego. Así, una vieja tetera recuerda la relación con mamá; un sombrero inservible puede significar el padre; un gato adoptado, un hijo lejano; y los cientos de cachivaches y objetos sin valor, su historia, huellas de sus relaciones, testigos de su vida y una larga necrografía de cómo fueron muriendo los lazos afectivos, las esperanzas, las redes de apoyo.
Para llenar la soledad y sus vacíos, se atiborran de objetos hasta quedar totalmente lapidados. Lo que afuera se llama basura, para la persona con síndrome de acumulación compulsiva tiene un profundo y sentido valor psicológico que sirve de paliativo a su dolorosa soledad.
¿Cuántas cosas necesita una persona para ser feliz?
Sócrates, al salir de un mercado, suspiró aliviado: “Cuántas cosas hay que no necesito”. El síndrome de hippies viejos, de hundimiento social o pobreza imaginaria, como también se le conoce al síndrome de Diógenes, va convirtiendo a los que lo padecen en personas aisladas que transforman sus hogares en siniestros museos de cosas inútiles. Las personas que sufren de este síndrome no pueden desprenderse de ningún objeto, aunque sea inservible, y muchas veces viven tapados por toda clase de cosas que atesoran, sumergidos en el caos. Todo puede tener utilidad algún día: una vieja cuchara desechable, una bolsa de plástico, cupones de rebajas, un par de puntillas oxidadas, carteras viejas y manuales de electrodomésticos que ya no sirven, comida vencida, latas, botellas vacías, cabitos de velas, ropa que ya ni siquiera le queda… gorritos de fiesta, bolígrafos gastados, calendarios de años atrás, tarjetas y volantes de plomeros y abogados y cosas aún sin desempacar. Un cauchito azul, un CD rallado, palitos de helados, zapatos rotos, cajas de cartón de electrodomésticos, vasos desechables usados y miles de cosas que atiborran el lugar de vivienda hasta hacerlo invivible.
Basura emocional y psicológica
Dentro de nosotros también sufrimos del síndrome de Diógenes. Acumulamos relaciones que ya terminaron, historias que ya nadie escucha y duelos que se atiborran en nuestra psique. Desde afuera, nos vemos como personas hundidas en nuestra propia historia, contando el mismo chiste de siempre, sangrando por las mismas heridas y huyendo de los conocidísimos miedos de siempre. El conflicto básico angustiante se da cuando el acumulador compulsivo se encuentra con la dificultad para tomar decisiones: ¿Lo nuevo o lo viejo? Y aparece la polaridad entre tirar lo que ya se usó y no nutre, o guardar los recuerdos y las esperanzas por si en un mañana el viento cambia, como la loca de San Blas, como el coronel que no tiene quien le escriba. Crean una dinámica angustiante de división interior que termina siendo ganada por la rutina, la zona cómoda, por el conservador interior que escoge de nuevo lo que implique menos riesgo –el apego y la acumulación– y da la espalda a nuevas relaciones, a correr el riesgo de enamorarse, de amanecer con un trauma integrado y una coartada menos de ser infeliz, de tener ganas de vivir y de ser en sí mismo la libertad. Como quien dice, escoge guardar, acumular y borrarse dentro de sí mismo.
Como decía Heráclito, “todo fluye y cambia, todo se mueve y permanece estático”. Lo enfermizo no es la cantidad de cosas o emociones guardadas, es la actitud de aferrarse a las cosas, las ideas y las emociones; la manía de construir cárceles de pensamiento, guiones de vida escritos desde el dolor y el apego y no desde la vida misma con todo su significado y plenitud. Lo enfermizo es vivir siempre desde el lado gris y carente, desconociendo la bondad fundamental que hay en la vida misma.
Fluir y cambiar es ir con la vida, es asumir el peregrinaje sin retorno hacia lo esencial, hacia eso que, parafraseando a Osho, más que un problema, es un misterio digno de descubrir, un ejercicio pleno de entrega.
Todo permanece estático: anclados en la verdad, en lo esencial e inmutable, el ejercicio de vaciarnos a cada instante nos permite vivir el presente. No hay huella sobre huella, cada experiencia es nueva, así como quien experimenta ya ha cambiado. Dejar ir, soltar, desapegarse, es entonces la antítesis del síndrome de Diógenes; es enamorarse a diario de la misma persona, redescubrir los hijos cada mañana y el valor de las relaciones. No es cambiar el paisaje, es cambiar la mirada y asombrarse cada día, en cada encuentro con cada cosa que pasa y dejar ir… sólo eso. Con razón decía Diógenes: “Rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita”.

lunes, 1 de septiembre de 2014

CÒMO CONTROLAR EL PERFECCIONISMO


La perfección es el enemigo del bueno. —Voltaire El deseo de sobre sobresalir usualmente es algo bueno, pero cuando cae en un perfeccionismo puede causar muchos problemas, agotarte y hacer que pierdas mucho tiempo. La clave es encontrar el balance.

Pasos

  1. Control Perfectionism Step 01.jpg
    1
    Perdónate a ti mismo por tus imperfecciones. Nadie es perfecto y todos tenemos fortalezas y debilidades. Esto no significa que no trates de mejorar. Siempre puedes aprender algo nuevo o tratar de mejorar, pero ocasiones cuando tienes que funcionar con lo que sabes y trabajar con esto. No pierdas tu tiempo pensando en las cosas que no puedes hacer (aún). Anuncio
  2. Control Perfectionism Step 02.jpg
    2
    Enfócate en lo que realmente necesitas. ¿En realidad es tu propósito ser perfecto o producir un resultado perfecto, o hacer algo? ¿Qué es lo que más te importa? El perfeccionismo puede ser en muchas ocasiones lo opuesto a un resultado a tiempo, por la incertidumbre que trae consigo el aplazamiento.
  3. Control Perfectionism Step 03.jpg
    3
    Define tus metas. Saber que quieres alcanzar no solo te ayudará a ir en la dirección adecuada, sino te ayudará a saber cuando la has alcanazado.
  4. Control Perfectionism Step 04.jpg
    4
    Separa los resultados de las críticas. Esfuérzate por conseguir los resultados que son mejor para ti. No dejes que tu productividad sea regida por miedos a las críticas de otros. Acepta comentarios acerca de la excelencia en lugar de perfección. Estudia para aprender; en lugar de tratar de conseguir una nota perfecta. Come y ejercítate para estar saludable; no para alcanzar metas de peso. El perfeccionamiento puede ser auto destructivo cuando el perfeccionismo está demasiado concentrado en lo que otros perciben como imperfección
  5. Control Perfectionism Step 05.jpg
    5
    Aprende de los juicios/críticas. Lograr la aceptación menudo es sólo un paso para resultados verdaderamente deseados. No coloques prejuicios para ser perfecto. Espera aprender de las opiniones sabias. Haz que los juicios te ayuden a mejorar, no ha darte una simple aprobación.
  6. Control Perfectionism Step 06.jpg
    6
    Empieza. Incluso si no estás seguro de lo que harás, inténtalo. Puede que seas mejor de lo que te imaginas, tal vez sepas que hacer o sepas a quién preguntarle para realizar un buen trabajo. O quizás descubras qué es lo que no debes hacer. Muchas veces te darás cuenta que las barreras que imaginaste eran más grandes de lo que en realidad son.
  7. Control Perfectionism Step 07.jpg
    7
    Fija un tiempo límite..
    • Algunas cosas, como limpiar la casa. Nunca terminan en realidad. No importa cuánto limpies hoy, siempre se ensuciará mañana cuando alguien olvide limpiar sus zapatos. En lugar de pasar horas limpiando fija un tiempo razonable y limpia por este tiempo determinado. El lugar estará limpio y trabajarás más rápido sin obsesionarte sobre los detalles. Mantén este mantenimiento regularmente pero brevemente y las cosas se mantendrán a un nivel aceptable.
    • En un proyecto que requiera de más tiempo o sea más detallado, un tiempo límite, incluso uno fijado por ti mismo, puede hacer que te mantengas en movimiento sin preocuparte tanto por los detalles. Trata de realizar cosas paso a paso si la meta es demasiado grande.
  8. Control Perfectionism Step 08.jpg
    8
    Crea un ambiente seguro para adquirir aprendizaje , uno en dónde tengas permiso de cometer errores, Práctica, experimenta, ponte a prueba a ti mismo antes del examen, escribe un borrador. Durante este proceso di a tu crítico interno que se tome un tiempo libre, dejándote libre para que puedas aprender y experimentar sin preocuparte de cometer errores.
  9. Control Perfectionism Step 09.jpg
    9
    Realiza cosas nuevas. Un método aceptable no simpre es la mejor manera de trabajar. Ya sea que estés inventando algo o aprendiendo un nuevo idioma. Tendrás algunos comienzos falsos. De hecho las actividades más inusuales harán que aprendas más al actuar sobre una base de prueba y error. Entonces asegúrate de aprender de tus errores.br>
  10. Control Perfectionism Step 10 Version 2.jpg
    10
    Reconoce que al realizar muchas actividades, especialmente las que tienen algún elemento de creatividad, no una manera 'correcta' o una respuesta 'correcta'. Si eres evaluado, será subjetivamente. No es posible darles gusto a todas las personas que leen tu composición o que admiran tu pintura por ejemplo. Aunque tomar en cuenta a la audiencia puede ayudarte a darle una dirección a tu trabajo, también debes permitirte expresarte personalmente.
  11. Control Perfectionism Step 11 Version 2.jpg
    11
    Reconoce la belleza y beneficios de la imperfección. Las armonías disonantes en la música puede crear tensión en un drama. Las hojas dejadas en el suelo pueden aislar las raíces de las plantas y descomponer para nutrir el suelo.
  12. Control Perfectionism Step 12 Version 2.jpg
    12
    Refléjate en tus fracasos. Los fracasos son relativos. Tal vez pensaste que cocinaste demasiado tus galletas, pero todos los demás las adoraron. Siendo la persona que las hizo, tú sabes más de cómo fueron cocinadas que nadie más. Sin embargo, los que se beneficiaron de tu trabajo se preocuparon más del resultado y tal vez nunca noten el proceso. Además considera que puedes aprender de tus errores, y como te puede ayudar a mejorar la próxima vez. No puedes aprender si no cometes errores.
  13. Control Perfectionism Step 13 Version 2.jpg
    13
    El fracaso es una oportunidad, una oportunidad para ser mejor, para descubrirte a ti mismo e inspirar a otros a ser mejores. Muchas veces vivimos con el sentimiento de “no soy lo suficientemente bueno” pero no hay tal cosa siempre hay algo bueno en todos y sobresalimos en algo, simplemente debemos escuchar a nuestro corazón, tu eres “suficiente” tal y como eres.
  14. Control Perfectionism Step 14 Version 2.jpg
    14
    Sé el reflejo de tu éxito. Piensa en algo que has hecho que te haya hecho exitoso. Tal vez no haya sido perfecto, pero de todas maneras alcanzaste tu meta, tu objetivo. Probablemente experimentaste algo de incertidumbre mientras alcanzabas el éxito. Tal vez tus reservas y preocupaciones te mantuvieron fuera de problemas, pero no dejes que te impidan entrar en acción. En lugar de hacer algunas cosas perfectas, alcanza muchos éxitos.

ADIOS AGOSTO.. SEPTIEMBRE TE ESPERO

BIENVENIDO SEPTIEMBRE !!!