Cómo almacenar alimentos


Aprender a almacenar alimentos correctamente es esencial para ahorrar dinero y para tu seguridad y la de tu familia. Puedes aprender a distinguir fácilmente entre los alimentos que se pueden guardar en la alacena, los que se deben refrigerar y los que hay que congelar. Deja de tirar comida y comienza a guardarla adecuadamente.


Almacena alimentos a temperatura ambiente

  1. Imagen titulada Store Food Step 1
    1
    Usa el sistema FIFO (siglas en inglés de "Primero adentro, primero afuera"). El sistema "el primero de la fila es el primero en salir", también conocido como FIFO, es un método común que se usa en las cocinas de los restaurantes para asegurarse de que la comida se conserve fresca, sin importar dónde esté almacenada. Los restaurantes manejan tantos productos que cada entrega generalmente significa que habrá solo uno o dos artículos sobrantes del pedido anterior que deberán ser pasados hacia adelante. La cocinera casera deberá etiquetar con la fecha de compra a todos los productos enlatados, en caja y a otros alimentos no perecederos. Esto asegurará que no se abran primero los que sean más nuevos.
    • Mantén organizados los gabinetes, el refrigerador y todos los espacios en los que guardes comida, a fin de asegurarte de saber dónde está todo y qué es lo más fresco. Considera que si tienes tres frascos de crema de cacahuate abiertos, seguramente alguno echará a perder.
  2. Imagen titulada Store Food Step 2
    2
    Almacena las frutas y verduras sobre la barra de la cocina si tienen que madurar. La fruta debe madurar sobre la mesa o la barra de la cocina, ya sea al aire o guardada suelta dentro de una bolsa de plástico abierta, para promover su maduración. Una vez que la fruta haya alcanzado el punto deseado, guárdala en el refrigerador a fin de prolongar su vida.
    • Los plátanos producen etileno, lo que acelera el proceso de maduración de otras frutas, así que puedes aprovechar esta propiedad y guardarlos en una bolsa de plástico junto con otra fruta que quieras que madure. Esta también es una técnica excelente para los aguacates.
    • Nunca guardes la fruta en contenedores herméticos fuera del refrigerador, porque se echará a perder rápidamente. Revisa si tiene señales de magulladuras o de estar demasiado madura y retira la que se haya echado a perder para que el resto no se arruine.
    • Ten cuidado con las moscas de la fruta que son atraídas por la fruta echada a perder o demasiado madura. Debes desechar rápidamente todos los restos. Si detectas un problema con las moscas de las frutas, comienza a guardar toda la fruta en el refrigerador.
  3. Imagen titulada Store Food Step 3
    3
    Guarda el arroz y otros granos en contenedores herméticos. Puedes almacenar el arroz, la avena, la quinua y otros granos secos dentro de contenedores herméticos en los gabinetes de la cocina. Los frascos de vidrio, los recipientes de plástico o cualquier otro contenedor con tapa, es perfecto para guardar estos productos a granel en los gabinetes o sobre la barra de la cocina. Esto también aplica para los frijoles secos.
    • Si guardas arroz y otros granos en bolsas de plástico, ten cuidado con los gorgojos. Las bolsas pueden ser una manera fantástica de guardar el arroz, pero los gorgojos y las polillas podrían meterse por los agujeros diminutos que haya en ellas para reproducirse. Siempre es mejor almacenar los granos en frascos herméticos.
  4. Imagen titulada Store Food Step 4
    4
    Guarda las verduras de raíz en bolsas de papel. Si crece debajo de la tierra, no necesita estar en el refrigerador. Las papas, las cebollas y el ajo deben conservarse en un lugar fresco, oscuro y seco, no en el refrigerador. Si quieres guardarlos adentro de algo, una bolsa de papel suelta sería muy adecuada.
  5. Imagen titulada Store Food Step 5
    5
    Guarda el pan fresco en bolsas de papel sobre la barra de la cocina. Si compraste pan recién horneado y crocante, guárdalo en una bolsa de papel sobre la barra de la cocina, a fin de conservarlo lo más fresco posible. El pan adecuadamente guardado, te durará entre 3 y 5 días sobre la barra de la cocina, o entre 7 y 14 días adentro del refrigerador.
    • También puedes refrigerar o congelar el pan, especialmente el pan suave para sándwiches, a fin de prolongar su vida. Si vives en un lugar muy húmedo, los panes suaves se llenarán de moho rápidamente si no los guardas en el refrigerador; además, considera que puedes descongelar el pan fácilmente en la tostadora.
    • Si guardas el pan sobre la barra de la cocina, nunca lo introduzcas en una bolsa de plástico, hacerlo promueve la formación de moho.