jueves, 12 de noviembre de 2015

SALUD: Hàbitos saludables para realizar por las MAÑANAS


Hábitos saludables para realizar por las mañanas

 
La mañana es quizás el momento más importante del día. De cómo nos despertemos dependerá como seguirá el resto de la jornada. Existen diferentes hábitos que, si son aplicados a la rutina diaria,  pueden llegar a modificar todo nuestro día y hacer que los malestares que pueden llegar a aparecer a diario, se modifiquen por completo.

Al modificar pequeñas cosas en las actividades matutinas, podremos ayudar a reducir los dolores de cabeza y otras patologías causadas por el estrés.

Para realizar estas actividades, solo basta con levantarse al menos 45 minutos antes de lo que se está acostumbrado. Sin embargo, hacerlo no te hará sentir más cansado por haber dormido menos. ¡Lejos de eso! Te sentirás mucho más activo y lograrás conciliar todo el descanso que durmiendo no habrías podido alcanzar.

¡Desafíate a probarlo, aunque sea durante una semana y verás los resultados!

1. Duerme 8 horas: el secreto de todo hábito saludable está en dormir bien. El día comienza la noche anterior. Por eso, lo ideal es organizar tu día en vistas de estar durmiendo para la medianoche como máximo. Para asegurar una buena  calidad de sueño es recomendable acostarse dos horas y media después de haber cenado, para asegurar que el cuerpo haga una buena digestión.

2. Medita: cuando meditamos, evaluamos las situaciones de la vida. Lo mejor que puedes hacer al levantarte es organizar mentalmente tu día, visualizando qué cosas quieres que pasen y cómo deseas afrontar las situaciones que ese día sabes que se van a presentar.  Intenta ser agradecer cada mañana por todo lo que te rodea y apreciar los pequeños momentos de alegría que han sucedido en tu vida.

3. Agradece: es muy importante dedicar un rato de la mañana, aunque sea pequeño, para agradecer todo aquello que te rodea. Es muy importante ser consciente de cada una de las cosas que se tienen y destinar un poquito del tiempo a apreciar todos esos momentos de alegría que se han tenido en la vida. Esto te dará fuerzas para encarar el día de forma mucho más positiva.  

4. Escucha música: la música genera esa sensación de bienestar que pocas cosas en el mundo logran generar. Por eso es importante que tengas alguna lista de reproducción destinada a la mañana y las elijas según tu estado de ánimo. La música posee muchos beneficios para la salud tanto psíquica como física. Está comprobado que ayuda a liberar endorfinas, reduce la presión arterial y ayuda a mejorar la concentración y la atención.

5. Realiza algo de actividad física:  el ejercicio permite deshacernos de las toxinas del cuerpo y ayuda a mover las articulaciones y los músculos preparándolo para las actividades diarias. Los mejor que se puede hacer por las mañanas son ejercicios de estiramiento, ya que no llevan mucho tiempo, no cansan y ayudan a reponer energías. También es recomendable hacer algunas posturas de yoga ya que con una secuencia de 10 minutos fomenta el uso de la respiración consciente y el movimiento suave asegurando que el día comience con facilidad y alegría. 

Las mejores poses de yoga para realizar a la mañana
Existen algunas poses más favorables para realizar a la mañana y que conforman una rutina corta y completa, ideal para un estiramiento matutino.

a) Pose del niño (superior izquierdo):
A partir de las rodillas traiga su pecho sobre los muslos. Coloca la frente en el piso, alargando los brazos. Acompaña este estiramiento con una respiración lenta y completa por la nariz, observando como la parte posterior del tórax se expande y las costillas se ensanchan. Quédate en esta posición durante 7 respiraciones.

b) Pose Gato (inferior izquierdo):
 Ponte en cuatro patas con las muñecas debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas. Presiona las palmas de las manos a la colchoneta. Al inhalar hay que mirar hacia adelante alcanzando el coxis hacia el techo. Al exhalar, ir metiendo la barbilla hacia el pecho y llevando el coxis hacia el suelo. Repetir este movimiento 5 veces por lo menos.

c) Carpa (superior derecho): Pon las palmas de las manos en la colchoneta en un ancho un poco mayor al de los hombros intentando mantener apoyada las plantas de los pies en el piso. Ubica la cabeza mirando el ombligo. Intenta mantener esta postura durante cinco respiraciones. 

d) Flexión hacia adelante (superior izquierdo)
: desde la posición de la carpa, camina con las palmas de las manos hacia los pies y quedarse en esa postura durante diez respiraciones. Una vez pasado el tiempo volver a erguirse levantando el cuerpo de a poco y procurando que lo último que se levante sea la cabeza.

7.  Toma un un buen desayuno y empieza el día con toda la energía.  Estos smoothies batidos son una buena opción para acompañar con algunos cereales. También puedes probar con esta rutina desintoxicante para empezar tu día o con estos desayunos para empezar tu sía de forma saludable

miércoles, 11 de noviembre de 2015

MUSICA PARA ROMANTICOS : Cuando pienso en ti - Jose Feliciano

¿POR QUÈ POSTERGAMOS ACCIONES?

Porqué postergamos acciones Amigos aquí les dejo la segunda y última parte de mi artículo “La actitud de Posponer o Procrastinar”. Espero que sea de su agrado

Porqué postergamos accionesPorqué postergamos acciones

El por qué posponemos las cosas puede depender de nosotros y de la tarea. Pero es importante entender cuál de los dos factores es el relevante en una situación dada, para que podamos seleccionar el mejor enfoque que nos ayude a superar la resistencia a ponernos en marcha.
Una de las razones para la dilación es que a la gente le parece un trabajo en particular como desagradable, y tratan de evitarlo debido a eso. La mayoría de los trabajos tienen aspectos que pueden parecer desagradables o aburridos,  a menudo la mejor manera de tratar con eso es hacer esa parte con rapidez, de modo que así se pueda luego concentrar en los aspectos más agradables de la tarea.
Otra de las causas es que a muchas personas les cuesta organizarse. Las personas organizadas logran defenderse de la tentación de posponer ya que manejan un lista con prioridades con las cosas por hacer y los horarios para hacerlo. Donde se hace  hincapié en la importancia del trabajo por hacer y para cuando se necesita. Ellos también tienen previsto cuánto tiempo se llevará cada tarea por hacer, y cuando deben empezar a fin de evitar retrasos. Las personas organizadas también están en mejores condiciones para evitar la dilación, porque saben cómo subdividir el trabajo en diversos pasos y como estos pasos deben ejecutarse en determinada secuencia (planificación).
Aunque en el párrafo anterior he utilizado palabras tales como trabajo, tareas, pasos y planificación, creo importante indicar que lo que allí planteo tiene sentido no solo en el ambiente laboral, ya que también cualquier actividad que se desee hacer desde el punto de vista personal, la podemos dividir en pasos y plantearnos los tiempos en que pensamos ejecutar cada uno de ellos, con eso quiero decir que nuestras actividades de vida y nuestras metas personales, si las queremos realizar más eficientemente también deberían estar sujetas a una planificación y un autoseguimiento.
Incluso si eres una persona organizada, puedes sentirte abrumado por la tarea que se te presenta. Puedes dudar de que tengas las habilidades o recursos que piensas que necesitan para llevarla a cabo, por lo que buscas entonces la comodidad de hacer tareas, que sabes que eres capaz de realizar y completar. Desafortunadamente, la gran tarea no va a desaparecer, las tareas verdaderamente importantes rara vez lo hacen. También puede temer el éxito tanto como el fracaso. Por ejemplo, puedes pensar que el éxito, provocará que seas inundado con más solicitudes para hacer este tipo de trabajo, o que se te presione a realizar cosas que percibes como más allá de tus posibilidades. (Esa presión puede venir de ti mismo)
Sorprendentemente, los perfeccionistas son a menudo postergadores, ya que pueden tender a pensar “Yo no tengo las habilidades o recursos para hacer esto perfecto ahora, así que no voy a hacerlo en absoluto.”
Finalmente otra causa importante de la dilación, es no tener desarrolladas las  habilidades para tomar decisiones. Si usted simplemente no puede decidir qué hacer, es muy probable que postergue la adopción de medidas para evitar hacer las cosas mal.

Adoptar estrategias de lucha contra la postergación.Porqué postergamos acciones

La dilación es un hábito, un patrón de comportamiento profundamente arraigado. Esto significa que no se puede romper simplemente de un día para otro. Los hábitos sólo dejan de ser hábitos cuando los has dejado de practicar persistentemente. así que debes utilizar la mayor cantidad posible de enfoques para maximizar tus posibilidades de vencer a la dilación. Algunos consejos funcionan mejor para algunas personas que para otras, y para algunas tareas en lugar de otras. Y, a veces, es posible que simplemente tengas que probar un nuevo enfoque para combatir la postergación. Ha veces es un camino que es preferible no transitar solo.
Estos consejos generales ayudarán a la motivación y a ponerse en movimiento:
  • Invente sus propias recompensas. Por ejemplo, la promesa a sí mismo de un rico postre en el almuerzo si has completado una tarea determinada. Y asegúrese de observar lo bien que se siente al terminar las cosas.
  • Solicite a alguien para que lo apoye haciéndole seguimiento. La presión de los amigos o compañeros puede ayudar. Este es el principio detrás de adelgazar y de los grupos de auto-ayuda, y es ampliamente reconocido como un método muy eficaz.
  • Identifique las consecuencias desagradables que se derivarían de no hacer la tarea.
Si usted está postergando porque no logra organizarse, aquí les dejo algunos consejos para organizarse.
  • Lleve consigo una lista de cosas por hacer para que no pueda “convenientemente” olvidarse de las tareas desagradables o abrumadora.
  • Utilice una matriz urgente / importante para ayudarlo a priorizar su lista de cosas por hacer, para evitar que trate de engañarse a sí mismo, diciendo que sería aceptable demorar la tarea con el argumento de que es poco importante, o que tienes muchas cosas urgentes que debes hacer en primer lugar, cuando en realidad, usted está postergando.
  • Conviértete en un maestro de la programación y planificación de proyectos, para que sepas distribuir tareas y comenzar a tiempo.
  • Fíjese metas con plazos determinados: de esa manera, usted no tiene tiempo para la dilación.
  • Concéntrese en una tarea a la vez.
Si usted está demorando el comienzo de un proyecto, ya que le resulta abrumador, es necesario adoptar un enfoque diferente. Estos son algunos consejos:
  • Divida el proyecto en un conjunto de tareas más pequeñas y manejables. Puede que le resulte útil crear un plan de acción.
  • Comience con algunas pequeñas tareas rápidas, si es posible, incluso si éstas no son las primeras acciones lógicas. Así usted sentirá que está logrando cosas, y tal vez todo el proyecto no sea tan abrumador después de todo.
Por último, si usted está postergando porque no puede decidir qué medidas tomar, y está posponiendo tomar una decisión, porque está nervioso acerca de tomar la decisión equivocada,  debe instruirse en técnicas para la toma de decisiones, pero recuerde la peor decisión es la que no se toma.

Porqué postergamos accionesPuntos clave

Para tener una buena oportunidad de conquistar la postergación, es necesario primero que nada observar de inmediato que lo estás haciendo. Luego, es necesario identificar porqué estás postergando y tomar las medidas adecuadas para superar el bloqueo.

EL POSTERGAR. Dejas todo para mañana?


Dejas todo para mañana…
¿Cuántas veces a la semana dejas las cosas para realizarlas mañana u otro día? Muchas personas suelen dejar las tareas menos importantes para terminarlas después, sin embargo, existen otras causas de por qué postergamos las cosas/ Fuente: Photos.com
Editora de Salud180.com, egresada de la UAM-X. 

¿Cuántas veces a la semana dejas las cosas para realizarlas mañana u otro día? Muchas personas suelen dejar las tareas menos importantes para terminarlas después, sin embargo, existen otras causas de por qué postergamos las cosas.
 
En entrevista para Salud180.com, el sicólogo Alejandro Silva detalla que postergar las cosas puede ser un síntoma de depresión, por lo que es importante descartar esta teoría antes iniciar un tratamiento.
 
El especialista de la Clínica de Asistencia a Pacientes de la Sociedad Sicoanalítica de México (SPM), menciona que una forma de detectarlo es si está acompañado con alteraciones en el sueño o apetito.
 
Al hacer a un lado esta excepción de la depresión, la postergación de cosas puede tener dos causas: por organización o factores emocionales.
 

¡Realiza una introspección!

 
Cuando se trata de un problema de organización, señala Alejandro Silva, se debe enfocar la atención a ese tipo de cosas que está costando trabajo realizar. Una forma de lograrlo es realizar un plan de acción, para dividir una tarea general en pasos más pequeños para llegar a la meta.
 
A nivel emocional se debe hacer una introspección para descubrir lo que está impidiendo que lleguemos a nuestra meta, como algún cambio, desprendernos de algunas cosas, es decir, aquellas situaciones que nos genera miedo o nos impide alcanzar un nivel de inspiración.
 
“Cuando hay algo que no podemos terminar y no lo podemos explicar de manera racional, no es porque no seamos inteligentes o no podamos organizarnos, simplemente hay que buscarlo en razones emocionales”, asegura el especialista.
 

¡Supéralo y termina satisfactoriamente tus tareas!

 
Una forma para reducir la postergación de las cosas es realizar una división arbitraria de dejar a un lado las razones prácticas de las emocionales y analizar el resultado de lo que va a pasar después de terminar la tarea.
 
Además, puedes platicar con alguien cuyo objetivo obtener un punto de vista diferente sobre la situación, si no se trata de un impacto en la organización, entonces se debe analizar lo emocional.
 
Para ello, debemos ser sinceros con nosotros mismos para obtener la respuesta correcta y la solución que resolverá el conflicto. Y tú, ¿postergas las cosas?

ORGANIZACIÒN : Orden en casa: ¿por dónde empezar?

Casa Perfecta: Orden en casa: ¿por dónde empezar?: Nuestra casa luce perfecta (o casi), cuando tenemos invitados o hacemos limpieza a fondo. Pocos días después, sin rutinas ni hábitos, vu...

ORDEN Y DESORDEN: Manual de supervivencia en PAREJA


Manual de superviviencia en pareja: orden y desorden



 Supervivencia en pareja


Hay obsesivos del control y desordenados crónicos. Pero, ¿cuál es su nivel de compatibilidad en pareja? Estas son algunas combinaciones posibles y algunos consejos para amarse y…. ¡sobrevivir!

'Contigo pan y cebolla...' y calcetines sucios, montañas de periódicos, armarios que revientan al abrirlos y vasos de yogur sobre el brazo del sofá... El amor sobrevive a esto y mucho más. Pero, ¿y la convivencia? Eso es otra cosa: orden y desorden y las diferentes maneras de entenderlos son un clásico en los reproches de la vida a dos. 
Hasta Michelle Obama hace chistes sobre los calcetines que el presidente norteamericano deja por ahí. Lo cual indica que solo el sentido del humor ayuda sobrellevar la cuestión. La paciencia, no. Tal vez no vendría mal efectuar un test de convivencia en algunas parejas, ya que su antagonismo puede llegar a convertir su vida en un infierno. 
Lee este catálogo de casos perdidos... Algunos pueden tener solución. 
Caso 1
Obseso del control frente a razonable amante del orden
-Él. Sin duda es un maniaco, pero no puede evitarlo. Si no organiza los botes de especias por colores, los tomos de la biblioteca por orden alfabético y los zapatos guardando la misma distancia unos de otros, le parece que el caos terminará con la civilización. 
-Ella. Coloca cada cosa en su sitio, pero sin perfeccionismos. Eso sí, puede amontonar en su mesa varias multas impagadas y guardar sus zapatos (y los de él) sin fijarse si izquierdo y derecho están correctamente emparejados. ¿Qué importancia tiene si Tolstói está colocado en la estantería después de Turgueniev? Los dos son rusos, ¿no? Eso es lo importante. 
-El problema. Un obsesivo del orden vive su necesidad de control con tal exigencia que cualquier mínima transgresión de las normas establecidas (por él, claro) puede causarle una grave desestabilización: es fácil verle realineando las revistas almacenadas encima del aparador, tras el paso, plumero en mano, de la persona que está limpiando, o colocando los frascos de mermelada y mostaza por tamaños. 
Seguramente es capaz de montar en cólera si alguien, por error, roza el cable de una de sus maquinitas, algo casi imposible de evitar puesto que están por todas partes. Es lógico que la otra persona se sienta agredida en algún momento, sobre todo cuando estos ataques de orden ocurren en mitad de una conversación o cuando él toma la decisión de reorganizar el armario del cuarto de baño sin contar con su opinión. Él espera, encima, que se lo agradezcan, mientras que ella lo considera una injerencia intolerable… y encima no encuentra nada.
Una posible solución  -Quizá el quid esté en dejar a él que “controle” su propensión al control: es decir, convertirlo en un arma positiva para los dos, que además aplaque periódicamente sus ataques de ordenitis. Que se ocupe de recolocar de vez en cuando el contenido de los espacios comunes, de pensar nuevos métodos de organización de armarios y cajones y de comprar (y montar) los útiles necesarios, como estanterías, cajas, etc. Esto le mantendrá ocupado, y además se sentirá respetado y valorado, porque desde luego talento para organizar cosas y sacar sitio dónde no lo hay tiene. Y puede que no le parezca tan terrible que esa taza de café lleve toda la tarde en el fregadero…
Caso 2
Maniaca del orden frente a la personificación del caos
-Ella. Es la reina del orden, la emperatriz de la armonía de los objetos, los colores, los tamaños… Pobre, vive permanentemente atacada, entre chaquetas, zapatos y tuppers fuera de su sitio (por culpa de él). 
-Él. El anticristo doméstico y emperador… del caos absoluto. Cualquier lugar es bueno para albergar su ropa interior –limpia o usada–, junto con las llaves del garaje, el cepillo de dientes que desapareció hace un mes, el suplemento de libros y una pizza que abandonó cuando sonó un teléfono. Su desorden ralla inevitablemente con la falta de higiene, no hace falta dar detalles. 
-El problema. La pregunta es: ¿cómo es posible que una pareja así haya podido ni siquiera nacer? Sin embargo, esta combinación es más frecuente de lo que parece. Al principio de su relación, ella se sintió liberada de sus obsesiones y encontraba casi poético el desastre de él. Mientras que él pensó que su chica podría aportarle tranquilidad y ayuda en su vida cotidiana. Pero la magia de este tipo de mezclas no puede durar, y la relación de pareja acaba pareciéndose más a la de unos padres con sus hijos adolescentes. 
-Una posible solución
Quizá pueda dar resultado la regla de respetar las zonas comunes a cambio de disponer de un “agujero” propio donde reine el desorden sin medida. Pero solo si el caótico de la pareja acepta, sin sentirse ofendido, el paternalismo que supone ir ordenando detrás de él las cosas (y, por supuesto, la parte afectada hace lo propio sin culpabilizar al otro) este tipo de parejas puede funcionar. 
Caso 3 
Dos caóticos asociados 
-Ella y él. Ambos tienen la misma concepción del orden (o del desorden): una gran operación limpieza de vez en cuando y, mientras tanto, un caos controlado. Saben bien dónde localizar las recetas de antihistamínicos del hijo pequeño, entre un cúmulo de llaves, hojas de propaganda que nadie se ocupó de tirar a la basura y las instrucciones del último juego de la Nintendo que papá dejó sobre su mesilla antes de quedarse dormido hace ya varios meses (exactamente el día después de Reyes). Golosinas abandonadas, resguardos de taxi y algún bote vacío de crema de manos conviven con soltura aquí y allá. Pero cada uno sabe localizar (aparentemente) sus cosas. 
-El problema. El desastre puede ir acumulándose sin medida, a pesar de que ambos parecen sentirse a gusto en él. Un elemento de discordia añadido es que la gente desordenada suele coger las cosas de los demás, sin darle mucha importancia. Con lo que el impermeable de cualquiera de los dos acaba sobre un radiador, tieso y sucio y, a la hora de utilizarlo de nuevo, no solo es difícil localizarlo, sino ponérselo. Cuando empieza a ser imposible encontrar nada, el mal rollo crece y devora el glamour de una vida sin reglas burguesas. Y qué decir de las operaciones de orden general, ambos con el chándal puesto un día entero.
Una posible solución 
Algunas personas necesitan una pequeña terapia psicológica. Si esto suena demasiado brusco, siempre pueden recurrir a los métodos de coaching. Un especialista que nos enseña a ordenar o un experto que, directamente, visita nuestra casa y se encarga de aconsejarnos la mejor manera de encajar cada cosa. Más económico es proteger algunas zonas de la casa del desorden, para impedir que se produzca una situación sin retorno. 
La mirada psicológica, por Mariela Michelena (psicoanalista). 
● El orden –o el desorden exterior– está íntimamente relacionado con el orden –o el desorden– interno. Quien puede mantener bajo control sentimientos, pensamientos o impulsos, suele tener una relación cómoda con sus objetos externos, de manera que siempre sabe dónde están las tijeras, pero no se angustia si el vestido que usó el fin de semana pasado todavía está fuera de lugar. 
● Suele ser más cómodo moverse en una casa ordenada, hasta que el orden se convierte en obsesión y parece que, más que vivir, estamos en un museo. La extrema necesidad de control, es la otra cara del terror a perder las riendas por completo. La fuerza de los impulsos sexuales y agresivos suele ser proporcional a la necesidad de mantenerlos a raya. 
● Por otra parte, los acumuladores, sumidos en su caos, ocultan una terrible sensación de vacío: “¡Estoy llena, como mi casa! ¡No me falta de nada!”. La mayoría toleramos nuestras carencias y mantenemos más o menos bajo control nuestros impulsos. Cualquiera de los extremos es síntoma de una patologí

BUENOS DÌAS

martes, 10 de noviembre de 2015

TIPS: Trucos para aguantar los tacones| facilisimo.com

MODA. Guardarropas bàsico para MUJER


Cómo crear un guardarropa de mujer clásico: una guía paso a paso hacia lo esencial del estilo chic


Escrito por lorna hordos Google

Cómo crear un guardarropa de mujer clásico: una guía paso a paso hacia lo esencial del estilo chic
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

El truco para armar un guardarropa clásico es reunir una colección de mezcla-y-combinación de ropa y atemporales que sirven el doble, triple e incluso el cuádruple. Mediante la construcción de un chic de 20 a 25 piezas a medida y versátiles, tendrás un atuendo listo y a tu alcance para llevar de la oficina a una . Prepárate para gastar algo de tiempo y unos pocos dólares para encontrar tops que desafían la edad, faldas, pantalones, , chaquetas, calzado y accesorios que se ajustan y complementan tu tipo de cuerpo.



Instrucciones


  1. 1

    Comstock Images/Comstock/Getty Images

    Prueba con tops ajustados que te halaguen. La parte más estrecha de una figura más curvilínea puede ser justo debajo del busto; elige blusas y suéteres con una cintura imperial de alta costura o costuras bien estructuradas que permitan caer con gracia al resto del top, haciendo que tus piernas luzcan como si continuaran por días. Una persona delgada puede usar ropa más ajustada, agregar volados en el pecho y una cintura peplos que otorgue una figura con más forma.
  2. 2
    Ve a comprar pantalones de calidad, vaqueros y faldas sin pliegues que aumentan el volumen innecesariamente. Un pantalón suave y ajustado debe fluir naturalmente por la línea de la pierna desde la parte más ancha de la cadera. Una figura alta y delgada se ajusta a vaqueros estrechos, faldas tubo y pantalones Capri, mientras que una figura de reloj de arena va con pantalones rectos, pantalones vaqueros y faldas línea A. Casi todas pueden usar un pantalón corto recto con un dobladillo arriba de la rodilla.
  3. 3

    Jack Hollingsworth/Digital Vision/Getty Images

    Encuentra vestidos clásicos hasta la rodilla que hablen de quien eres. Los estampados añaden interés y te dan la oportunidad de expresar tu parte salvaje. Toda mujer necesita un vestido negro para el romance de una cita o para salir en el pueblo. Los vestidos de estilo envolvente, tipo camisa y formales con clase tienen un cierto "je ne sais quoi" que nunca pasa de moda.
  4. 4

    Digital Vision./Photodisc/Getty Images

    Muestra o crea una mitad superior bien formada agregando un par de chaquetas imprescindibles a tu guardarropa. Para una línea en forma, escoge abrigos bien cosidos con textura, como un tweed, con el botón cómodamente debajo del busto y no te sientes por encima de la parte más ancha de la cadera. Un cárdigan básico y bien hecho sustituye a una chaqueta en una noche de verano sofocante.
  5. 5

    Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

    Ostenta un poco de color. Compra trajes de estructura neutral y hazlos informales con tacones rojos o verdes, bombas en punta para el trabajo. Para un estilo arriesgado, ponte unas botas altas y esbeltas y un vestido en tubo. No uses pantalones cortos con tacos de piel o sandalias de diamantes de imitación para ir de compras o a la reunión de PTA. Añade un par de carteras de moda a tu colección para variedad, pero nunca combines tus zapatos con tus carteras; sino piensa en ellos como "van bien juntos".
  6. 6
    Dale glamour a tus atuendos con joyas. Un vestido básico de verano cobra vida con una pulsera ancha. Los collares agregan un factor "guau" a un vestido de traje tradicional. Llena el espacio que un escote en punta abre con una cadena de perlas para llamar la atención, pero mantén tu cuello libre de piedras preciosas cuando el top es brilloso.
  7. 7
    Mezcla las piezas clásicas para aprovechar mejor tu guardarropa. Por ejemplo, divide un traje formal y haz la chaqueta de un estilo más informal con una camiseta, un vaquero y tacos o usa los pantalones con un abrigo informal, blusa y estiletes.

MODA. Cómo parecer más delgada usando el monocromatismo.

Organizing Made Fun: 3 Simple Steps to Staying Organized

Organizing Made Fun: 3 Simple Steps to Staying Organized: Why is it so difficult to stay organized?   It felt great to have an area of your home organized and clutter-free but have yet to discover...