viernes, 3 de enero de 2014

BELLEZA . Cuidados del cabello en verano


pelo_dest

Cuidados que tu pelo necesita en verano

Algunos factores como la temperatura y el sol provocan deshidratación de nuestro pelo durante esta temporada. Aprende lo que debes hacer para evitar estos daños.
Por Javiera Arrate /@javiarrate 13 diciembre, 2013





Compartir

19
Cuidar el pelo durante el verano es algo esencial para asegurar un cabello brillante e hidratado para el resto del año.
Cristián Delgado, director artístico de Peluquerías Palumbo, nos explicó que los daños se producen porque “en la época de verano nuestro cabello, así como la piel, está expuesto a altas temperaturas y a los dañinos rayos UV, lo que provoca una mayor deshidratación con posibilidades de que la fibra se quiebre, provocando un aspecto de cabello seco y sin brillo”.
¿A quiénes se les puede dañar más el pelo durante el verano?
“Generalmente los cabellos que más se dañan son los de textura fina, ya que las capas de escamas o cutícula que poseen, es menos densa y esto hace que sean más frágiles, quedando expuestos a las inclemencias del medio ambiente”, dice el experto.

Tips para cuidar nuestro pelo

Cristián Delgado nos dios varios consejos para evitar que nuestro cabello se dañe:
1pelo. 
En el caso de los cabellos con coloración, es de vital importancia que eviten la oxidación o aclaración excesiva de estos. Deben usar shampoos y acondicionadores con vitaminas antioxidantes y con proteínas hidrolizadas.
2. Acudir al salón de belleza para que los estilistas nos den tratamientos capilares adecuados a cada una de nosotras, tanto para cada tipo de cabello como para nuestro tipo de coloración.
3. Usar productos con filtro UV, esto para evitar la deshidratación y el excesivo aclarado del cabello.
4. Ponerse un sombrero o pañuelo, para que de esta forma el sol no llegue tan directamente a nuestro pelo.

FITNESS, Què es

¿Qué es el fitness?

Es un concepto americano asociado principalmente a un tema estético. En términos simples, a través de una serie de ejercicios y hábitos de vida, la gente que practica el fitness busca conseguir un cuerpo armónico, definido y con poca cantidad de grasa. Lo mejor es que esta disciplina permite:
-Mejorar la resistencia aeróbica
-Obtener una resistencia muscular localizada
-Conseguir fuerza muscular
-Tener mayor flexibilidad corporal
-Lograr un equilibrio armonioso de la estructura corporal
-Conseguir bienestar físico y subir la autoestima

Pasos para ser una “chica fitness”

Antes de partir en esto tienes que pensar que todo lo que hagas en tu vida tendrá una consecuencia en tus resultados físicos y por lo mismo es necesario que cambies tu mentalidad y que privilegies la vida sana, tomando en cuenta aspectos como la alimentación, el descanso y el estilo de vida.

1. Ejercicios y constancia

fitnessTonificación y definición son los principales objetivos que una persona busca a través de esta disciplina. Y para conseguirlos, lo mejor es seguir rutinas de ejercicios que combinen dinámicas cardiovasculares -como trotar, caminar, andar en bicicleta, correr, hacer una clase de spinnig-, con algo de resistencia muscular o sobrecarga, como levantamiento de pesas o máquinas.
Sin embargo el secreto no está sólo en ser constantes con las rutinas, sino en realizarlas con intensidad alta. “La combinación entre estos dos tipos de ejercicios, realizados en un nivel de intensidad elevado, es decir, exigiéndole más resistencia a nuestro cuerpo, harán que la persona consiga mejores resultados, si es que entrena de forma seguida, idealmente seis veces a la semana, durante una hora seguida“, cuenta Fernando Latorre, jefe de sede del gimnasio Sportlife de Chicureo. De hecho, una persona que toda su vida ha sido sedentaria, si se pone las pilas, podría ver los primeros cambios en seis meses.

2. Alimentación saludable

fitnessGran parte de los resultados que se ven gracias al fitness se consiguen gracias a los cambios que las personas hacen en sus dietas personales. “Idealmente son bajas en grasas, con pocos carbohidratos y con un alto contenido de proteínas. Hay que ser muy estrictos con las comidas, porque un 70% de los resultados que se obtienen en el fitness se consiguen por la alimentación y el resto se hace a través del ejercicio y la genética de cada uno”, explica Latorre.



3. Dormir bien y dejar los vicios

fitness 
Para que nuestro cuerpo tenga una mayor capacidad y rendimeinto fisico, debe descansar al menos ocho horas diarias y estar libre de sustancias que puedan interferir en ello, como drogas, comida chatarra y cigarrillo. Por lo mismo, si pretendes iniciarte en esta forma de vida, lo mejor es que dejes a un lado estas cosas y privilegies lo natural.

BEAUTIFUL PLACES

Plitvice Lakes National Park, Croatia

QUOTE BY MARILYN

MOTIVACIÒN. Las Metas

¿Por qué son importantes las metas?

Tener metas en la vida es tan importante como la vida misma. Ellas hacen que la vida valga la pena, te aportan entusiasmo, te permiten obtener logros cuando las alcanzas y enorgullecerte de ello, dan sentido a tu vida, hacen que ocupes tu tiempo de manera productiva en vez de malgastarlo con pasatiempos que no te aportan nada.
Las metas aumentan el interés en lo que haces, aumentan el entusiasmo, aportan un sentido de dirección, motivación y esperanza, además de promover claridad y estimular la planificación. Si, por ejemplo, haces tu trabajo teniendo en mente la meta de ascender, trabajarás más y mejor, prestarás atención a las oportunidades y las aprovecharás mejor, tendrás más entusiasmo en tu trabajo y tendrá más sentido todo lo que haces. Si no tienes ninguna meta, tu trabajo puede convertirse con el tiempo en una pesada carga rutinaria que te aburre.
La persona que carece de metas en su vida permanece inmóvil en un estatus quo que puede que le aporte tranquilidad y ausencia de estrés, pero que también puede llegar a convertir su vida en una rutina que le acaba aburriendo y frustrando, porque cada día es igual que ayer e igual que mañana. Si tienes una meta, no te afectará tanto que ahora tus días sean un tanto rutinarios, porque estás trabajando para el cambio y sabes que cuando lo consigas tu vida será diferente. Y una vez conseguido, trazarás otra meta y luego otra, que mantendrán tu vida en movimiento, que harán que tu vida sea un tren en marcha y no uno que se detuvo hace años en un tramo de la vía y se quedó ahí, inmóvil, para siempre.
Necesitamos metas en todas las áreas de nuestra vida
No es necesario que tengas grandes metas, pueden ser metas pequeñas. Lo importante es que tengan sentido para ti y sean tuyas, tus deseos, tus anhelos, te ayuden a solucionar problemas y a hacer que tu vida sea más satisfactoria.
Por eso necesitamos metas en todas las áreas de nuestra vida. Por ejemplo, a nivel laboral puedes tener como meta crear tu propia empresa, o ascender, y en tu relación de pareja puedes plantearte como meta recuperar la complicidad que teníais al principio y que fue menguando con el tiempo y la rutina. A nivel personal, puedes tener la meta de superar algún miedo determinado, dejar de fumar, tener más amigos, o cualquier otra cosa. Lo ideal es tener cuatro o cinco metas a la vez, en diversas áreas de tu vida, para no dejar ningún aspecto de tu vida abandonado.
Cómo alcanzar las metas
Una vez que determines cuál es tu meta, debes trazar el plan de acción para alcanzarla; es decir, los pasos que vas a dar para conseguir tu objetivo. Si te paras a pensarlo, todo lo que has alcanzado en tu vida ha empezado siendo una idea en tu mente, que luego has convertido en objetivo o meta, por pequeño que sea, desde tomar el desayuno hasta licenciarte en una universidad. Una vez trazada la meta, planificas cómo alcanzarla paso a paso. Estos son los ingredientes básicos para conseguir cualquier cosa (idea, meta, planificación), aunque no los únicos.
Esto significa que primero hay que pararse a pensar, para idear tus metas y planificar. Si te limitas a pasar los días "haciendo" pero no "pensando", entonces irás por la vida sin meta alguna, viviendo solo el día a día. Tal vez algunos piensen, ¿y qué hay de malo en eso? Nada, en realidad, si te sientes feliz, pero si no es así, entonces significa que necesitas metas.
Una vez que conozcas tu meta, descomponla en una serie de pequeños pasos, comenzando por los más fáciles. Por ejemplo, si tu meta es ponerte en forma, no te propongas acudir al gimnasio tres horas al día; comienza por hacer unas pocas flexiones o correr cinco minutos o cualquier otra cosa que sea sencilla y te guste. Luego vas aumentando la cantidad de tiempo que dedicas al ejercicio. Es decir, los primeros pasos hacia una meta deben ser lo bastante fáciles como para que el fracaso sea imposible. Luego aumenta el grado de dificultad poco a poco.
Sé perseverante pero no tengas una actitud rígida. Las metas pueden cambiarse si dejan de tener sentido. Deben ser tuyas, no de los demás, fijadas por ti, por tus propios deseos y valores y no lo que otros desean para ti. Por tanto, es importante que tengas claro qué es lo que valoras en la vida.
No tengas en cuenta los fracasos. Cuantas más metas te propongas, más probabilidades tendrás de fracasar en alguna. Si has fracasado trata de descubrir por qué, aprender del fracaso y mejorar a la hora de trazar tus metas y los pasos para conseguirlas. A veces, quizás no alcances una meta en su totalidad, pero sí una parte y es importante que valores eso. Recuerda que las metas no las fijas para frústrate y presionarte sino para dar sentido a tu vida, mejorarla y generar entusiasmo.

Ana Muñoz
About.com Motivación

lunes, 30 de diciembre de 2013

BIENESTAR : Balance de fin de año...

En búsqueda del equilibrio

Balance de fin de año: reencontrarse con uno mismo

Para repensar nuestra vida es tan importante pensar en aquello que falta como en todo lo que se logró. Es necesario ser justos y objetivos al mirarnos en el espejo para poder proyectar objetivos a futuro. Conocé ejercicios sencillos y prácticos para lograr un mayor bienestar.
  • por  Nora Chimirri
A medida que se acerca fin de año, los balances y las planificaciones se ponen a la orden del día, generalmente, influenciados por el cambio de calendario. La tendencia a la crítica es muy fuerte en los argentinos, se juzga todo lo que no se consiguió y, muchas veces, se olvidan los logros. Por eso, es muy importante el sentido de justicia con uno mismo, lo que permite mirar la realidad con mayor objetividad y equilibrio, permitiendo llegar a un balance auténtico y útil para pensar en el futuro.
Un ejercicio sencillo que puede ayudar en el proceso de balance es escribir lo que se quería y se logró, lo que se consiguió sin pretenderlo (gracias a los “imprevistos”) y lo que no se puedo concretar. Una vez que se tiene la lista, se puede ver claramente dónde se está, qué debilidades y habilidades se tienen, qué se necesita y qué se quiere y de ahí empezar a pensar en el futuro.
También, hay que diferenciar qué es lo urgente y lo importante para llevar a cabo en el próximo año y darle tiempo real todos los días a lo que se considera importante. La batalla de la cotidianeidad muchas veces provoca que se olviden los objetivos y distrae del camino.
Otro ejercicio útil para no olvidarse los objetivos con el tiempo es, durante diciembre, escribir en una libreta lo que se quiere lograr en el 2014. A fin de año, con todo lo que se anotó se debe hacer una evaluación: ver profundamente lo que se quiere lograr y cómo se tendría que implementar desde lo físico, lo mental, lo energético y lo espiritual. Como segunda parte del ejercicio, se pueden armar carteles con los objetivos y esconderlos en lugares que nos puedan sorprender al encontrarlos, como una solapa que no se usa mucho de la billetera, el botiquín, una caja de zapatos, por ejemplo.
Finalmente, hay que evitar las excusas o justificaciones que nos hacen sufrir de antemano y ponen obstáculos en el camino. Somos humanamente divinos y divinamente humanos. Entonces, hay que ayudar a la parte humana para que cada vez sea más divina y permitir que la parte divina intervenga en lo humano.
Nora Chimirri, psicóloga especialista en terapias transpersonales y directora del Centro de Terapias Al Uno.

fuente:  Entre Mujeres

domingo, 29 de diciembre de 2013

SABÌAS QUE.... ?

¿Que son los Alimentos Transgénicos?

Los alimentos transgénicos (modificados genéticamente) surgieron a mediados de la década de 1990 y fueron tan rápidamente adoptados por los productores que, hoy en día, se estima que el 70% de los alimentos producidos contienen al menos un ingrediente que ha sido modificado genéticamente.
Vegetales resistentes a las plagas, tomates que no se pudren tan rápidamente, semillas de arroz enriquecidas con vitaminas, carne de animales y aves modificados genéticamente y huevos con aditivos, son solo algunos ejemplos de alimentos transgénicos que consumimos diariamente.
Seguramente nos ha pasado de ir a un gran almacén y notamos frutas y verduras que parecen sacados de una película o un anuncio de publicidad, ¿Son estos productos mejores?
Uno de los alimentos básicos en nuestra pirámide nutricional es la leche. Lo que posiblemente ignoremos es que la mayoría de la producción mundial de leche es transgénica. Los bovinos son inyectados con una hormona de crecimiento llamada rBGH, que es propiedad de la compañía Monsanto y que les hace producir hasta el doble de leche.
Esta hormona es una de las principales preocupaciones por parte de los detractores de los alimentos transgénicos, ya que existe una correlación bastante establecida entre sus efectos y el desarrollo y crecimiento de cáncer. Se ha vinculado al cáncer de mama, próstata y colon.
El trigo también ha sido modificado genéticamente para hacerlo resistente a las sequías, las plagas e insectos, y en la actualidad cada día son más las personas que se han vuelto intolerantes a este alimento, principalmente los celíacos.
La soja y el maíz son de los alimentos sobre los cuales más se ha trabajado genéticamente produciendo mutaciones resistentes a casi todo, pero que cuando son procesados y consumidos tienen “efectos colaterales” sobre nuestro organismo.
El arroz genéticamente modificado para que contenga mayores proporciones de vitaminas ha sido rechazado por países como Japón por ejemplo, dado que todavía no se conocen las consecuencias que pueden ocasionar en nuestro organismo su consumo cotidiano y masivo.
Las grandes corporaciones aseguran que es necesario este tipo de manipulaciones genéticas en los alimentos para poder producir la cantidad necesaria, a un costo bajo para alimentar a toda la población mundial, justificándose, mientras que los ecologistas plantean que la cantidad de alimento que se produce en el mundo es suficiente para todos sus habitantes, pero que está mal repartido.
De todas maneras, el consenso científico en la actualidad es que los alimentos transgénicos en el mercado no poseen mayores riesgos para la salud que los alimentos tradicionales y, además, no se ha documentado ningún caso de enfermedad producida por este tipo de alimentos.
Otros grupos ecologistas, en cambio, cuestionan la objetividad de la mayoría de los estudios en el tema y consideran que los alimentos transgénicos no han sido debidamente identificados y manejados, y abogan porque estos alimentos sean etiquetados como tales.

GOOD MORNING and have a Hug

Coffee is a Hug in a Mug ~ Why not be a part of the Coffee Connoisseur Club ~ http://creatextremes.com

BEAUTIFUL PLACES / New York

Snow in Central Park