sábado, 10 de octubre de 2015

VIAJES. Los Pueblos Secretos màs Bonitos del Mundo

Los pueblos secretos más bonitos del mundo

Las grandes ciudades siempre se llevan a la mayoría de turistas. Sus grandes monumentos, el ambiente y, sobre todo, la fama que se crea alrededor de ellas hace que todos al final acabemos visitando los mismos sitios. Sin embargo, si eres de los que huye de todo eso, de los que busca la paz en sus viajes, de los que creen que otro turismo es posible; este pos te será realmente inspirador.

Son muchos los pueblos secretos o escondidos que están esperando ser visitados pero, como no podemos mostrártelos todos, estos son los que te recomendamos.

¿Conoces otros mejores?


Reine, Noruega

Islas Lofoten
Islas Lofoten

Gasadalur, Islas Feroe, Dinamarca

Amazing Places
Amazing Places

Colmar, Francia

Teloqueriadecir
Teloqueriadecir

Bled, Eslovenia

Blog AMG Viajes
Blog AMG Viajes

Manarola, Italia

Guías Viajes Trini
Guías Viajes Trini

Bibury, Inglaterra

Place to Go Around London and the Central UK
Place to Go Around London and the Central UK

Annecy, Francia

Barefoot blonde
Barefoot blonde

Chefchaouen, Marruecos

Weird World Facts
Weird World Facts

Ericeira, Portugal

O
O’porto

Pucisca, Croacia

Like Croacia

Solving the Procrastination Puzzle by Timothy A. Pychyl

The Procrastination Equation by Piers Steel

PROCRASTINACIÒN Y CIENCIA

| Por
La procrastinación es la tendencia a posponer el inicio o finalización de las tareas, que genera sentimientos de inquietud, nerviosismo o abatimiento. Según Díaz Morales, hay tres tipos de procrastinadores: “Los que procrastinan por miedo a hacerlo mal; los que retrasan sus tareas por pura indecisión; y aquellos otros que no encuentran la motivación hasta que la presión por quedarse sin tiempo les fuerza a actuar”.
El procrastinador cae en una espiral de angustia y abatimiento. Foto CC BY Trinito Tolueno.
El poeta romántico inglés Samuel Coleridge arruinó su existencia por su irresistible tendencia a dejar sus asuntos para otro momento: no contestaba las cartas, no cumplía sus plazos de entrega y se eternizaba en acabar sus obras. Uno de sus más célebres poemas, el Kubla Khan, lejos de los 200 o 300 versos que el poeta preveía, sólo tiene 54. Coleridge era un procrastinador crónico que acabó su vida triste, solo y perseguido por sus acreedores.
Francisco Díaz Morales, profesor de psicología en la Universidad Complutense, habla de la procrastinación como “la tendencia a posponer el inicio o finalización de las tareas, que genera sentimientos de inquietud, nerviosismo o abatimiento. Hasta que no se aproxima fatídicamente la fecha límite para realizar estas tareas, no nos ocupamos de ellas”.
La procrastinación no debe confundirse con la postergación, en la que cierta actividad se impone a otra más importante. Muy al contrario, el procrastinador suele distraerse en otras tareas irrelevantes pero que ofrecen una satisfacción inmediata y no a largo plazo: ver la televisión, fumar un cigarrillo, zambullirse en las redes sociales…
La ecuación de la procrastinación
La procrastinación se produce esencialmente por una falta de motivación para acometer una tarea. Para entender la falta de motivación como causante de este mal, el experto en procrastinación, Piers Steel, desarrolló una ecuación que tiene en cuenta la expectativa, valoración, impulsividad y demora de la satisfacción, en las acciones que realizamos.
Motivación = (E x V) / (I x D).
La ecuación considera primeramente la expectativa, si esperamos que terminar la tarea sea fácil o difícil, y la valoración, el placer o recompensa que obtendremos al realizar una actividad. Estos factores se oponen a la impulsividad, esto es, la tendencia a realizar acometer actividades sin reflexionarlo previamente, y la demora de la satisfacción, pues no es lo mismo saber que la tarea se concluirá rápidamente, obteniendo beneficios inmediatos, que tener que esperar un largo periodo hasta obtener los frutos de nuestro trabajo.
Más allá de resultados numéricos, lo interesante de esta ecuación es entender cómo se relacionan las diversas variantes entre sí. Podemos comprender cómo, a pesar de que hacer ejercicio es muy positivo, casi nunca se acuda al gimnasio: o bien la demora de la satisfacción es demasiado alta, ya que tener un buen físico llegará a medio-largo plazo, o somos personas demasiado impulsivas y enseguida abandonamos la actividad física por otra que veamos más interesante.
Recompensa inmediata
Piers Steel explica en su libro Procrastinación, cómo esta patología puede ser una respuesta al proceso evolutivo humano. Desde los inicios del hombre sus preocupaciones han sido siempre inmediatas: comer, dormir, escapar del depredador o reproducirse. El ser humano está programado para actuar y obtener una recompensa en ese mismo instante; proyecta su interés y esfuerzo hacia actividades que conllevan una satisfacción o recompensa inmediatas, en lugar trabajar en tareas de escasa valoración personal y satisfacción a largo plazo.
El psicólogo canadiense explica además que la procrastinación puede suponer graves pérdidas para la economía de un país como EE.UU, donde calcula que se pierde cerca de 1 billón de euros al año, debido a este problema.
Los psicólogos especializados en este mal han desarrollado diversas estrategias para que los procrastinadores planifiquen y trabajen de manera más estructurada. El primer consejo es priorizar el trabajo diariamente: saber en cada momento qué debe hacerse, y acometer dicho trabajo de manera automática, sin pensarlo dos veces. Es muy positivo también destinar 15 minutos diarios a planificar con claridad qué tareas, las más urgentes y relevantes, deberán ser realizadas al día siguiente.
Por otro lado, resulta muy eficaz estructurar la actividad de trabajo en bloques de tiempo fijos, con pequeños descansos que sirven como autorrecompensa por el esfuerzo. Así, por ejemplo, una actividad de trabajo puede extenderse durante 25 minutos para, acto seguido, descansar 5 minutos, creando bloques de trabajo-descanso de 30 minutos. Cada cuatro bloques, es decir, dos horas, habrá un descanso largo de 30 minutos y de nuevo comenzará el ciclo.
La simplificación del entorno en que se desarrolla la actividad es igualmente recomendable: mantener el entorno de trabajo siempre limpio y ordenado, además de reducir el número de estímulos que pueden llegar a interrumpir la concentración.

ORGANIZACIÒN : 10 Claves para Ordenar tu DESPENSA

10 Claves para ordenar tu despensa

10 Claves para poner orden en la despensa


Desde que he renovado la cocina estoy feliz. La veo más luminosa más fresca y como con más "Rock&roll" (es lo que yo quería). Pero con el tema de la despensa seguía teniendo un "handicap" que la verdad veía muy difícil de superar. Sin embargo, como todo en la vida, ha sido ponerse cara a cara con el problema y pensar: a esta despensa le pongo orden ya. Hoy me apetecía mucho compartir contigo las que para mi han sido las 10 claves para lograr orden en mi despensa. 

Como visteis el otro día cuando os enseñé con detalle el proceso de reforma de la cocina (simplemente con pintura y mucho cariño) mi cocina es más bien pequeña. De planta cuadrada, se compone de dos tiras de armarios en L con poca capacidad de almacenaje. Por eso la despensa es tan importante para mi. Es ese gran armario donde metemos lo imposible...

En la parte frontal, frente a la zona de fuegos tengo el menaje que más uso, platos y vasos que continuamente andan en movimiento del estante a la mesa y de ella al lavavajillas... Allí tengo lo más básico, y reservo lo que más cuido en las grandes vitrinas del comedor.

En la despensa en cambio, entra todo lo demás, incluida la comida, y los objetos de limpieza. Total un gran armario que pide a gritos auxilio para saber qué hay y sobretodo dónde está.
despensa ordenada. 10 Claves para ponerle orden


Estas son mis claves para ordenar la despensa:

1. Cada poco tiempo saco todo lo que hay dentro. Esto  me sirve para limpiarla a fondo y ver si hay algo caducado o en mal estado. También para ver lo que apenas uso, o que ha quedado inutilizable (odio los tupper que un día dejan de cerrar, porque sí)

2. Sobre una mesa clasifico los alimentos por tipos. En un lado cajas, en otro latas y por último los alimentos abiertos que deberán ir en botes herméticos ( todos a ser posible).

3. Dentro de cada tipo los voy a agrupando por familias: pasta, lácteos, especias...
Orden en la despensa- 10 claves para poner orden en la despensa


4. Y en este punto empiezo a organizar la despensa con unas bonitas cajas de distintos tamaños. Mi "tuqui" es clasificarlos por necesidades y no por su tamaño ( que es lo que hacía antes). Es una forma muy sencilla de saber donde está cada cosa con rapidez. Por ejemplo si vas a buscar el azúcar, los cereales, o las galletas para desayunar "toooodos"los días,  lo lógico es que estén juntos o al menos muy próximos.

En mi casa las cajas se distribuyen por: desayuno, finde (con alimentos prohibidos), chocolates e infusiones, conservas, galletas, repostería... Así de un vistazo se puede saber donde está todo.

5. Dentro de cada caja de alimentos pongo delante lo que caduca primero ( que no está la vida para tirar) y detrás lo más nuevo.
10 Claves para poner orden en la despensa. Cajas de plástico, etiquetas de pintura de pizarra


6. En la parte superior de la despensa tengo lo que menos uso. Aquí puedes poner libros de cocina, botellas de vino. En fin, cosas que no necesites todos los días. En mi caso  aprovecho ese estante alto para tener todos los moldes de repostería (parece que no pero tengo un montón de cacharros).

7. Abajo siempre pongo lo que más pesa. Suele ser la leche, zumos, agua y el aceite.

8. Es muy práctico tener a mano  una lista de la compra donde ir añadiendo lo que ves que falta en ese preciso instante. Nosotros tenemos al lado la lavadora con pintura de pizarra ( pero me temo que este espacio ya lo han ocupado los peques con sus dibujos), así que tengo pendiente poner una en la misma puerta de la despensa. Os la enseñaré cuando esté lista.

9. Por último marco cada caja o clasificador con un texto descriptible ( desayunos, repostería, conservas...) palabras que nos sirvan para identificar fácilmente lo que va en cada sitio. En casa uso las etiquetas de pizarra que son súper cómodas para ir cambiando el texto sobre la marcha.

10. Es conveniente pegarle un repasito a la perfecta despensa cada 10-15 días ( en la despensas hay duendes que entran por las noches y lo desmontan todo otra vez- palabrita-)¿Y tú cómo lo haces?

viernes, 9 de octubre de 2015

SALUD: LA DIABETES Y EL EJERCICIO FISICO

La diabetes y el ejercicio físico: preguntas y respuestas

Hay mucha gente que piensa que por tener diabetes no puede hacer ejercicio físico, y se equivoca: la diabetes y el ejercicio físico son totalmente compatibles, es más, el deporte y ejercicio físico es imprescindible para que cualquier persona mejore su salud y ayuda a controlar la diabetes.

En este artículo voy a intentar resolver todas las dudas que podáis tener relacionadas con la diabetes y el ejercicio físico, y si os surge alguna que no esté, ponedla en los comentarios y la añadiré

ejercicio y diabetes


¿Puedo practicar deporte o ejercicio físico si tengo diabetes?

¡Claro! El deporte moderado y el ejercicio físico te ayudarán a sentirte mejor, ¡beneficia a tu salud! Además, ayuda a mejorar la circulación, ayuda a controlar nuestro colesterol y nuestro peso, y mientras practicamos deporte nuestro organismo segrega unas sustancias llamadas endorfinas, que son las responsables de nuestra felicidad. Vamos, que practicar deporte nos hace sentirnos más felices.

Sé que es difícil empezar a practicar deporte si nunca lo has hecho o hace mucho que lo hiciste por última vez, pero es como todo en esta vida, todo es ponerse, y eres totalmente capaz de hacerlo.

Antes de empezar a hacer deporte o ejercicio físico, es importante que tengas en cuenta que cada persona es distinta, y que tienes que empezar poco a poco, no de golpe, teniendo siempre en cuenta tus necesidades por la diabetes, si tienes alguna complicación con ella, etc. Lo importante es que no te fuerces en exceso, y que si tienes dudas consultes con tu médico. Puedes ver algunas rutinas de ejemplo de ejercicio físico para personas con diabetes aquí.

¿Y si soy insulinodependiente?

Si tienes diabetes tipo I, puede ser que el ejercicio aumente tu sensibilidad a la insulina, pero esto no quiere decir que no puedas practicar deporte.

Simplemente, inyecta la insulina en músculos que no vayas a ejercitar, toma una pequeña ración de hidratos antes de empezar a realizar ejercicio, evita hacer ejercicio en el pico de máxima acción de la insulina, e intenta planificar el ejercicio para practicarlo siempre a la misma hora del día, preferiblemente por la mañana.

¿El ejercicio tiene algún impacto en mis niveles de glucosa en sangre?

Nuestro cuerpo transforma el azúcar (o la glucosa, vaya), en energía, y por tanto, cada vez que movemos un músculo éste se “alimenta” de glucosa. Es decir, que practicar deporte disminuirá nuestros niveles de glucosa en sangre y nos ayudará a controlar la diabetes.

Pero no te preocupes, esto no significa que te vaya a dar un bajón si practicas deporte, sólo tienes que controlar el tiempo y la intensidad con que lo practicas.

¿Qué tipo de ejercicio físico puedo realizar?

Actividad aeróbica intensa: correr, jugar a tenis, nadar, patinar, hacer aerobic, bailar…

Actividad aeróbica moderada: caminar, ir en bicicleta por una zona lisa/llana…

Ejercicios de flexibilidad: yoga, tai-chi, gomas, pelotas…

Ejercicios de fortalecimiento: levantar pesas, subir escaleras, abdominales, flexiones…

Una buena manera de acostumbrarte al ejercicio físico es llevar un estilo de vida activo:

Utiliza las escaleras en lugar del ascensor/elevador

Ve caminando a los sitios, en lugar de ir en coche

Si trabajas sentado, levántate de vez en cuando para hacer estiramientos (puedes ir al aseo, no hace falta que lo hagas delante de todo el mundo )

Prepara planes activos, en lugar de estar todo el día delante de la televisión

¿Durante cuánto tiempo puedo practicar deporte?

Lo ideal, según los expertos, es realizar ejercicio físico entre 3 y 5 veces por semana. Yo creo que si eres una persona con diabetes que no realiza actividad física, con tres días por semana ya vas bien, lo importante es ser constante.

¿Y durante cuánto tiempo cada día? Pues esto depende del ejercicio que vayas a realizar y la intensidad del mismo. Por ejemplo, si vas a correr 2km puedes estar 15min, si vas a patinar puedes estar 30min, caminar 35min…

Lo fundamental, como te comentaba, es la constancia. Es mejor hacer 15min 5 veces a la semana, que una hora un sólo día. Cuanto más constante seas, menos te costará practicar deporte, y verás que cada vez te cuesta menos (sólo cuesta un poquito las primeras dos semanas, ¡pero tú puedes!).

¿Hay alguna recomendación que deba seguir si voy a realizar ejercicio físico?

Mide tu nivel de azúcar antes y después de realizar ejercicio físico, para poder enseñárselo a tu médico si hiciera falta y llevar un mejor control.

Ten a mano siempre unos 30gr de hidratos de carbono cuando vayas a hacer deporte.

Bebe agua, un poquito antes del ejercicio (un vaso), y bastante cuando acabes. Es importante estar bien hidratado.

Ten en cuenta los síntomas de un nivel bajo de azúcar (glucosa por debajo de 70mg/dl): sudoración, mareo, aumento del pulso, dolor de cabeza, visión borrosa, hambre… Si presentas alguno de estos síntomas, para de hacer deporte y toma unos 15gr de hidratos rápidamente, antes de encontrarte peor.

Si ya has tenido bajones de azúcar anteriormente, es probable que te den si practicas deporte. En ese caso, actúa como te comentaba antes y para de hacer deporte. Disminuye la duración del ejercicio físico, ¡pero no lo elimines!

Consulta con tu médico si alguno de los medicamentos que tomas pueden hacer que no sientas los síntomas de un bajón de azúcar, para poder identificarlos siempre.

Avisa a tu médico inmediatamente si después de hacer deporte te encuentras débil, tienes los pies entumecidos, sientes dolor torácico o tienes dificultades para respirar.

Evita el deporte en las horas de máxima exposición solar (entre las 12 y las 16h aprox), y lleva protección para el sol, sobre todo para la cabeza (una gorra por ejemplo).

Usa ropa cómoda y ligera, ¡nada de hacer deporte en tejanos/jeans!

De la misma manera, usa un calzado cómodo y transpirante.

Ten a mano un teléfono móvil, y si puedes lleva un brazalete o collar donde ponga que tienes diabetes, por si las moscas. Si vas con alguien (amigos, entrenadores…) explícales que tienes diabetes, si tienes alguna necesidad especial, qué pueden hacer para ayudarte si pasa algo, etc.

Revisa bien tus pies antes y después del ejercicio, y avisa a tu médico si ves alguna ampolla o úlcera extraña.

Evita realizar ejercicio si tienes la glucosa por encima de 250mg/dl y tienes cetonas (cetosis), o por encima de 300mg/dl si no tienes cetosis.

¿Esto es igual para todo el mundo?

No, por supuesto que no. El ejercicio físico recomendado para cada persona es diferente en función de su edad, sexo, peso/IMC (índice de masa corporal), tipo de diabetes… Ante la duda, lo mejor es que le preguntes a tu médico, ya que te conoce mejor y podrá ofrecerte un plan de ejercicio totalmente personalizado.

ORGANIZACIÒNN : PROCRASTINAR. Què es y còmo evitarlo.

Procrastinar, que es y como evitarlo.

¿Qué es Procrastinar?
En pocas palabras procrastinar, es postergar actividades o situaciones que uno debe atender rápidamente, por otras situaciones más irrelevantes y agradables.
Este término proviene del latín pro- (adelante) y crastinus (relacionado con el mañana).
"Si no fuera por el último minuto, nada se haría" (corolario de la ley de Murphy).
"No dejes para mañana, lo que puedes postergar indefinidamente".
Todos lo hacemos, incluso usted. Usted tiene cosas que hacer, cosas importantes y cosas mundanas o menos importantes, y que pospone para hacerlas hasta el último minuto.
Si Procrastinar fuera una competencia Olímpica usted podría ganarse una medalla de oro, usted es bueno en eso. Hasta bromea con sus amigos acerca de ser un gran procrastinador, diciéndoles que sin ningún problema, usted podría terminar ese proyecto de negocios ahora mismo si quisiera, pero (bosteza) que mejor lo va a dejar para mañana.
Procrastinar es dejar cualquier cosa para después, ya sea debido a la negligencia o a la habitual pereza. Es posponer las cosas hasta mañana cuando podría fácilmente terminarlas hoy mismo.
El procrastinador posterga o retrasa innecesariamente una actividad sin razón aparente.
Los estudiantes son famosos por este comportamiento; Están conscientes de que deben investigar y escribir esos reportes o tareas, hay que estudiar para el examen pero, nada de esto se hace o ni siquiera se intenta, hasta el último minuto.
Los estudiantes que posponen lo importante por lo ordinario, luego deben compensarlo gastando tiempo y energía, desvelándose y estresándose para ponerse al día o preparándose para el examen de mañana por la mañana.
Una persona que habitualmente llega tarde a todo, desde citas informales hasta citas de negocios importantes, es alguien que pospone arreglarse o prepararse para salir a tiempo. No empieza a prepararse hasta que casi es la hora de salir o se mueve tan lentamente que para cuando debe ya estar listo, apenas va a la mitad.
¿Por qué dejamos que el tiempo que tenemos disponible para hacer las cosas verdaderamente importantes se nos escape hasta que la fecha límite se acerque y para entonces ni siquiera hemos empezado, cuando ya podríamos haber terminado? ¿Por qué procrastinamos?
¿Por qué lo hacemos?
Procrastinar afecta a casi todo el mundo en un momento u otro de la vida. Para algunos es un hábito, aunque no es un atributo muy deseable o admirable. Para otros puede ser algo circunstancial.
Por la razón que sea, las personas simplemente posponen las cosas que no quieren hacer.....
Por que tienen miedo
A nadie le gusta admitir que le teme a algo, pero el miedo puede ser la razón por la que pospone hacer lo que usted sabe que debe hacer.
Ya sea miedo al fracaso o el temor de éxito, sigue siendo miedo. El miedo puede ser una emoción paralizante. Tiene la capacidad de literalmente detenernos en nuestro camino.
Algunos autores temen al fracaso por lo que nunca escriben la novela épica que llevan cargando dentro de ellos hasta morir; algunos temen al éxito y el resultado es el mismo. Si usted procrastina compulsivamente, ¿y quién no lo disfruta?, entonces es posible que tenga temor de que si alguna vez tiene éxito en algo entonces va a sufrir la compulsión de ser continuamente exitoso, pero para que esto suceda es necesario que termine el trabajo que está haciendo y entonces hay un conflicto entre su subconsciente y su mente consciente que termina en posponerlo indefinidamente. Se trata de un círculo vicioso. El miedo puede hacerlo procrastinar su éxito.
Por que no cree que sea lo suficientemente importante
No le da prioridad a la tarea, no es algo vital y por lo tanto no es digno de que usted la haga. Usted sabe que debe hacerse y es posible que ya haya decidido que es el único que debe hacerla. Sin embargo, siempre hay otra cosa más importante en su la lista de tareas que manda ese trabajo en particular hasta el final.
Digamos que que esta consciente de que hay que lavar la ropa por que ya no tiene nada que ponerse, pero lo deja para más tarde, después de comprar los comestibles. Salir a la tienda es más importante, porque si no tiene comida puede morir de hambre.
Por otro lado, tiene la ropa que trae puesta. Después de ir a la tienda a comprar la comida que necesita lo que sigue es hacer de comer, porque ya tiene hambre. Además, mañana puede usar la misma ropa, lavar la ropa sucia no es una prioridad y es por eso que lo pospone.
Aún no tiene la información suficiente para hacer el trabajo
Usted puede posponer un proyecto simplemente porque no sabe todo lo que necesita saber para completar la tarea. Es posible que no pueda conscientemente admitirlo, pero en el fondo tiene una aversión a iniciar el proyecto. Usted necesita determinar si verdaderamente esto es debido a que no ha recopilado todos los datos necesarios para lo que tiene que hacer, o simplemente busca un pretexto para posponerlo.
Por que está muy ocupado
La vida es una ocupación. Tenemos puestos de trabajo y compromisos y a veces, sólo a veces, no podemos completar una determinada tarea, porque no nos alcanzó el tiempo.
Por desgracia, procrastinar se puede reforzar. Si queremos evitar algo que no queremos hacer (como limpiar la casa) optamos por buscar algo que sí queremos hacer (como salir con los amigos) y dejamos la limpieza para más tarde, podemos decir luego que no fue mala idea después de todo. Y además, nos divertimos al procrastinar.
No se ha comprometido con el trabajo
Usted puede pensar que el trabajo le corresponde a otra persona y por lo tanto es una pérdida de tiempo. Si así está viendo esta tarea en particular, entonces necesita preguntarse qué pasará con usted si no completa ese trabajo.
Simplemente no quiere hacerlo
Todo el mundo se enfrenta a actividades en el trabajo que simplemente no quiere hacer. Ya sea por que son repugnantes, como tener que limpiar los retretes, o que son peligrosos, como subir a la azotea para hacer la limpieza de las canaletas de lluvia. Estamos postergando hacer la tarea en cuestión, ya que simplemente no queremos hacerlo. Punto. No hay ninguna razón subyacente psicológica para justificarlo. Es ese berrinche del niño que llevamos dentro, que sale a decir "no quiero y no me da la gana". 

Sencillamente usted es perezoso
Sí, eso es lo que he dicho. Sé que no es una cosa fácil de escuchar acerca de usted, pero a veces enfrentar la verdad sobre nosotros mismos nos puede ayudar a superar los malos hábitos y tener éxito donde otros pueden haber fracasado. Usted necesita encontrar una manera de motivarse a si mismo para eliminar su hábito de ser perezoso y poner fin a la procrastinación.

jueves, 8 de octubre de 2015

MÀS SOBRE PROCRASTINACIÒN : El "truco de los 10 Minutos"







{jcomments on}Afrontar proyectos que merecen la pena pero que exigen esfuerzo y perseverancia no es algo fácil, ya que va en contra de nuestra natural tendencia a la procrastinación, a sentir esa intenciòn de empezar a hacerlo, y derivarnos hacia otras actividades menos productivas pero que nos satisfacen instantáneamente.
El autor David Kadavy explica en este artículo original su método "de los 10 minutos", que según él, le permitió sacar tiempo y ganas para escribir un libro que llego a estar entre los 20 más vendidos de Amazon.
¿En qué consiste su regla de los diez minutos?

 
Básicamente, en dedicarse a una tarea habitual, sea cual sea, los 10 minutos posteriores a levantarse de la cama por la mañana. Antes de desayunar, tomar un baño, checar el correo, etc.
Su hipótesis, según su experiencia, es que este pequeño hábito, fácil de adoptar ya que son solo 10 minutos (y luego ya nos espera el café, la ducha y el correo) pero que al final nos fuerzan a ese patrón de repetición que nos desvía de la ruta alternativa perezosa. Esos diez minutos se acaban convirtiendo en veinte, treinta... luego incluso una hora, etc. De este modo podremos llegar a finalizar la tarea o proyecto que nos hemos impuesto.
Según Kadavy, esta técnica está basada en el llamado Efecto Zeigarnik, según el cual las tareas inacabadas nos producen una sensación de desasosiego que hacen que sean más fáciles de recordar.

martes, 6 de octubre de 2015

ORGANIZACIÒN : La PROCRASTINACIÒN: una Epidemia de nuestros dìas (I)


La procrastinación: una epidemia de nuestros días

por Panama, publicado el
La procrastinación es un complejo transtorno del comportamiento que a todo el mundo nos afecta en mayor o menor medida. Consiste en postergar de forma sistemática aquellas tareas que debemos hacer, que son cruciales para nuestro desarrollo y que son reemplazadas por otras más irrelevantes pero más placenteras de llevar a cabo. Es asumida popularmente como simple "pereza". Afecta a multitud de perfiles (el ejecutivo que aplaza una y otra vez una reunión porque la prevee conflictiva, el estudiante que aplaza indefinidamente el estudiar para sus exámenes,etc.) y cada vez más se está convirtiendo en un serio de problema que afecta a al salud psicológica de los individuos y, por ende, a la salud social de una comunidad. La procrastinación es un fenómeno que se ha descubierto de tal complejidad que resulta difícil analizarlo, por las complicaciones que presenta en identificar sus orígenes así como las muchas relaciones causa-efecto que se realimentan entre sí. Todo esto dibuja un cuadro polifacético que resulta muy complejo de analizar. En este artículo sin embargo voy a intentar al menos "darle una puntilla" al asunto, con la ayuda de algunas referencias que existen dentro de la literatura científica sobre el tema. La procrastinación se manifiesta ante todo como una pésima gestión del tiempo. El "procrastinador" suele o bien sobrestimar el tiempo que le queda para realizar una tarea, o bien subestimar el tiempo necesario -según sus recursos propios- para realizarla. Éstos son solamente un par de los muchos autoengaños en los que el procrastinador incurre. Como veremos más adelante, una de las actitudes típicas de un perfil determinado de procrastinador es la excesiva autoconfianza., una falsa sensación de autocontrol y seguridad. Por ejemplo, imaginen que se nos da 15 días para presentar un informe. En nuestro fuero interno estamos convencidos que solo necesitaremos 5 días para hacerlo, incluso menos. En ese momento pensamos "hay tiempo de sobra, no es necesario ni siquiera empezar a hacerlo!". Y se posterga día tras otro una tarea que no solamente no nos ilusiona hacer, si no que, en cierta manera "ya hemos terminado" en nuestra mente confiada cuando ni siquiera hemos movido un dedo por ella. Al acercarse el plazo de entrega de forma peligrosa, de repente, nos damos cuenta de que no seremos capaces de cumplir con la tarea que se nos ha asignado. Entonces pensamos "No tengo esto bajo control, no tendré tiempo!!" y comenzamos a trabajar en ello de forma atropellada, con una gran carga de estrés. En ese momento aparece en escena otro autoengaño, y es el aquél de "Solo bajo presión trabajo bien". Lógicamente, porque realmente no hay otra opción en ese punto!. Frecuentemente esta actitud y manera de proceder es típica de personas que confían mucho en sus posibilidades. Si, además, es realmente así -la persona tiene realmente esas capacidades- es posible que el final de la historia sea que aquella tarea se entregue en el plazo y con unos resultados óptimos. Esto envía un mensaje aparentemente erróneo al procrastinador ("mira qué nota he sacado a fin de cuentas!") que observa como ha obtenido una recompensa a su forma estresada de trabajar; por lo que reiterará en su conducta, aunque ésta siempre le traiga ansiedad y problemas en general. Los causas o motivos que pueden llevar a una persona a padecer de procrastinación son tan diversos y complejos que resultaría muy correoso plasmarlos en un solo artículo. Hay personas que "procrastinean" de resultas de un estado depresivo (la depresión conduce a estados de letargo). Otras en cambio son amantes del perfeccionismo, y ésto las priva de empezar a realizar proyectos porque temen que no podrán hacerlo tan perfecto como ellas desean, y por lo tanto pierden la motivación. También una baja tolerancia a la frustración ayuda a "dejar las cosas de lado", por miedo a que nos desborden y por tanto por miedo a cómo nos sentiremos entonces. Otro perfil muy distinto sería el de aquellas personas muy activas que disfrutan gestando ideas, pero que no pueden finalizarlas porque enseguida se distraen generando ya la siguiente; y postergan así decenas de tareas que obviamente no tienen tiempo para completar. Y eso solo mencionando una minúscula porción de los muchos perfiles de procrastinador que se pueden encontrar. Seguramente usted que está leyendo estas líneas se haya visto identificado en alguna de las frases de este artículo. Se habrá recordado a sí mismo leyendo el diario en la oficina con una lista de tareas por hacer, yendo a la cafeteria justo en el instante en que se propuso empezar un proyecto, navegando por internet mientras su teléfono sonaba con un cliente/jefe incómodo al otro lado llamando... etc. El hecho de que sea un mal muy extendido y que se trate de un fenómeno de por sí fascinante por su complejidad y riqueza de matices, hace que merezca la pena su estudio, tanto a nivel académico -que ya se viene realizando- como a nivel individual y colectivo. Si así lo cree, le agradecería que invirtiera unos segundos en dejar un comentario a este artículo con sus reflexiones y peticiones de continuidad de este tema en Society of 2000. Con la venia de su propia procrastinación, por supuesto

ORGANIZACIÒN : LA PROCRASTINACIÒN


La procrastinación (II): cómo afrontarla

por Pan_ama,  

En un anterior artículo sobre la Procrastinación, se definió el síndrome de forma sucinta. Seguramente, más de un lector se habrá sentido identificado con los síntomas o con el perfil del procrastinador, y eso haya hecho saltar alguna que otra alarma en su conciencia. O cuanto menos, una necesidad de, una vez reconocido el problema, intentar encontrar soluciones. En este artículo pretendo seguir abordando los posibles orígenes que puede tener la procrastinación, así como qué se puede hacer para intentar o bien superarla, o bien mitigar sus efectos. Como ya se dijo en la primera parte, se puede llegar a la actitud de procrastinar a partir de caminos variados, a saber: La Depresión: la depresión es una enfermedad de la mente que tiene consecuencias terribles en la persona que la padece. Anula casi por completo las capacidades de la misma para poder pensar con claridad, relacionarse, y en definitiva, vivir la vida. Uno de los síntomas clave de la depresión es el estado letárgico que induce. La persona depresiva no quiere saber nada del mundo, siempre busca la cama para dormir, para huir de una realidad que le duele y quizás hallar la paz en la inconsciencia que supone el sueño. La actividad, el llevar a cabo proyectos, implica de algún modo engancharse a esa vida, a esa realidad, y por eso una depresiva aplaza de forma consciente e inconsciente las tareas que debe hacer y se dedica a sustituirlas por otras irrelevantes pero que le proporcionan un placer más instantáneo y superficial. En estos casos, como la procrastinación está tan ligada a la depresión, obviamente la cura de ésta debería implicar la de aquella. El exceso de autoconfianza: las personas que se sienten muy seguras de sí mismas -tengan motivos para ello o no- distorsionan de forma aguda y permanente su percepción del tiempo, y por lo tanto hacen una pésima gestión del mismo. Una persona que durante su vida ha visto recompensada su inteligencia (cognitiva) de forma reiterada, puede dejar inactiva la sección de ésta que se encarga de realizar previsiones temporales con eficacia. Por ejemplo, si una sola vez, alguien realiza una tarea compleja en menos tiempo del previsto, se le felicitará por ello. Ese estímulo de reacción puede provocar que el individuo inconscientemente extrapole ese suceso a otros órdenes de su vida, y caiga en una autoconfianza desmesurada. Así, cada nueva tarea que le sea encargada será subestimada en su contenido, y en consecuencia se sobrestimará el tiempo necesario para llevarla a cabo. Como la mayoría de tareas suelen encomendarse con plazos de entrega estándar, promediados, el procrastinador por autoconfianza encuentra que tiene tiempo de sobra para hacerla, así que decide él mismo que está aburrido, y pasa a ocuparse de otras tareas que no son prioritarias y quizás ni siquiera útiles para su vida, pero que le proporcionan placer. Éste es claramente un caramelo envenedado, ya que las tareas "accesorias" de este perfil de procrastinador, aunque superfluas, suelen ser grandes consumidoras de tiempo y de recursos, con lo que al final, la persona que se entrega a esta actitud acaba "metiéndose en un jardín" del que no sabe salir. Este posible final es importante tenerlo en cuenta ya que las situaciones desesperadas, cuando son sostenidas en el tiempo, pueden conducir al stress y la depresión, que como se ha mencionado antes, es otra fuente adicional de procrastinación. La solución a este perfil no es fácil. Una técnica que puede llegar a ser útil es "falsear" de forma consciente y aún a contracorriente nuestras propias previsiones. Por ejemplo, si creemos que tardaremos una semana en hacer algo, pues sistemáticamente duplicar o incluso triplicar ese tiempo en nuestra agenda. Así al menos, podemos evitar defraudar a nuestros amigos, clientes, etc. Otra técnica que puede ser útil es desglosar una tarea en casi todas sus partes componentes, para hacer previsiones de tiempo lo más honestas posibles. La "mente voladora": cada mente es un universo, y cada inteligencia tiene sus propios matices. Hay personas cuya inteligencia les dicta sobre todo actuar, actuar con tesón y perseverancia. Este tipo de mentes suelen llegar lejos en la vida, con el handicap de que solamente lo harán en un campo de especialización. Otras mentes, que me tomo la libertad de bautizar como "mentes voladoras" suelen dejar en un segundo plano la consecución de ideas, el llevarlas hasta el plano de la realidad. En este caso, la simple generación de ideas es una tarea permanente que consume todo el tiempo y energías de este tipo de inteligencias. El ser un manantial de ideas que jamás pueden pasar de la fase de proyecto es su destino. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que durante la implementación de una de estas ideas, surje otra enseguida que instantáneamente -al ser más novedosa- toma el primer lugar en la preferencias y por lo tanto se abandona la ejecución de la anterior. Esto obviamente conduce a otra forma de procrastinación, muy común entre las personas especialmente creativas. ¿Qué hacer en este caso?. Es difícil saberlo, quizás el trabajar coordinadamente con otras personas en las que domine la inteligencia ejecutiva podría ser una solución

FITNESS. 5 Hàbitos para despuès del Ejercicio

Hábitos para después del ejercicio

hábitos para después del ejercicio


Hábitos para después del ejercicio

De la misma forma que te preocupas por estirar y calentar cada uno de tus músculos antes de entrenar, así mismo debes ocuparte por darle un cuidado importante luego de que culmines tu jornada aeróbica.

Luego de unas horas intensas de ejercicio es vital que tu organismo se reponga de la manera más adecuada. Claro está que el tiempo de recuperación que le tengas que dar a tus músculos dependerá en gran forma de la dieta que lleves, tu edad, sexo, experiencia entrenando y la cantidad de horas que duermas a diario.

Un estudio aprobado por la Universidad Federal de Juiz de Fora de Minas Gerais en Brasil y citado en enforma. salud180.com, resalta como dato importante que una recuperación inadecuada disminuye el rendimiento y eleva la vulnerabilidad a las lesiones corporales. En este sentido, te recomendamos algunos hábitos que puedes incorporar después de tu rutina de ejercicio.

Así que no hagas nada de esto después de entrenar:

No comer: Aunque lo sabes, no está demás repetírtelo. No puedes dejar de ingerir alimentos, más que nada, proteínas y líquidos, en un lapso de tiempo menor a 30 minutos después de que culminas tu rutina. ¿Por qué? Porque si esperas más tiempo tu organismo ya habrá generado cortisol que detona la acumulación de grasa y atrofia el músculo que acabas de trabajar.

Nada, nada de chocolates: Este es uno de los errores más grandes que puedes cometer, no solo por su ingesta calórica, también porque la grasa de este dulce ocasionará que tengas una digestión lenta y un posible estreñimiento.

Evita las bebidas energéticas: Los componentes de estas bebidas pueden ser un detonante maligno en tu organismo. Al contener cafeína, ginseng, taurina, entre otros estimulantes, causan nerviosismo, ansiedad y hasta problemas cardíacos. Por esto te recomendamos que después de una jornada intensa consumas el mejor de los líquidos: el agua.

Duerme completo: El descanso de tu cuerpo es fundamental. Lo recomendable es entre siete y ocho horas, menos es un error que puede costarte una lesión muscular, debido a que mientras duermes produces la hormona del crecimiento la cual permite la reparación de los músculos.

Espera un poco para bañarte: Cuando terminas de ejercitarte tu cuerpo se encuentra a una temperatura aproximada a los 39°, por lo cual si optas por bañarte de inmediato podrías ocasionar una descompensación por el brusco cambio de temperatura, trayendo problemas a nivel circulatorio.

 Estos son los hábitos para después del ejercicio que recomendamos. Y tu, qué hábitos tienes ?

ORGANIZACIÒN: 10 Trucos para Ahorrar Tiempo en la Limpieza del Hogar

10 trucos para ahorrar tiempo en la limpieza


Cuando hablamos de limpieza en el hogar suele darnos mucha pereza, especialmente si hablamos de ello en términos generales, lo que puede significar abarcar toda la casa. Pero la gran mayoría de cosas que tenemos en casa pueden limpiarse de manera rápida y sencilla, sin complicarnos la vida. Para esto precisamente os traigo hoy una serie de trucos caseros que harán que el poco tiempo que tenemos para limpiar, hagamos que sea lo más efectivo posible.

1- Empezaremos por el baño, una de las zonas más conflictivas de la casa por ser de las más transitadas. Con el paso del tiempo, sus muebles pierden brillo, algo normal con tantas manos tocándolos a diario, así que para recuperar el colorido inicial, basta con calentar una taza de vinagre blanco y aplicarlo con un paño seco sobre las paredes de estos muebles. El resultado será casi instantáneo y muy efectivo. Limpiar el baño tiene mil posibilidades.


Imagen 0


2- Vamos ahora con las habitaciones, aunque el primero de estos trucos sirve para toda la casa. Si quieres que tu casa huela siempre perfecta, rocía las bombillas o lámparas con tu perfume favorito y verás que cuando se caliente, desprenderá tu olor preferido por todos los rincones.

3- Seguimos con la habitación y ahora hablamos de las camas, un lugar que cuando hace frío, puede llegar a ser desagradable si no nos aporta el calor necesario. Para ello, lo mejor es colocar una manta bajo la sábana inferior y veremos que la temperatura aumenta considerablemente. ¡Corremos el riego de no querer salir de ella! 

4- Un producto que nos da muchos problemas en la limpieza es el óxido, pero es fácil acabar con él. Si el óxido está en los utensilios de cocina como tijeras o cuchillos, el truco es frotar media cebolla sobre estas manchas y también dirás adiós a estas feas marcas en los objetos de metal.

5- Si tenemos manchas en la ropa, vale con aplicar unas gotas de limón exprimido sobre ellas y dejar la prenda al sol durante unas horas. ¡No quedará rastro de ellas! Comprueba el éxito de este truco en el siguiente vídeo:



6- Seguimos con la ropa, aunque en este truco nos centramos en esos molestos brillos que salen en algunas prendas tras ser planchadas. La solución es frotar la prenda con una esponja empapada en vinagre, posteriormente colocar un trapo humedecido con agua sobre la ropa y planchar sobre el propio trapo. Ya no habrá más brillos anti estéticos.

7- Es turno ahora de los cristales, también de cualquier zona de la casa. Para llevar a cabo una limpieza perfecta, calentamos un poco de agua y la mezclamos con vinagre blanco. El resultado lo aplicamos sobre los cristales con un trapo limpio y los cristales lucirán resplandecientes. En este vídeo podemos ver el resultado de este truco:





8- Nos centramos en la cocina, en dos de sus objetos más utilizados. El primero es el horno, que suele presentarnos problemas para limpiarlo del todo. Un buen truco es aplicar bicarbonato sobre toda la superficie, estando un poco caliente y por tanto utilizando protección para no quemarnos. Este producto eliminará la suciedad, aunque debemos pasar un trapo limpio pasadas unas horas para retirar las manchas.

9- Otro objeto utilizado a diario es la cafetera, que sobre todo a primera hora de la mañana se queda muy sucia con tanto uso en el desayuno. Para que luzca como nueva, lo mejor es meter todas sus piezas en una olla con agua hirviendo y echar un chorro de nuestro amigo el vinagre. Dejar pasar unas horas para que se enfríe todo y al retirar las piezas verás que están relucientes.


Imagen 1


Foto: Flickr - Iago A.R.

10- El último es el que más raro puede sonar pero tanto se ha hablado de él, que con la curiosidad de probarlo, mucha gente ha acabado encantada con el resultado. Es para limpiar las joyas, y aunque sea difícil de creer, el refresco de cola es la solución. Introduce las joyas que quieras limpiar en un recipiente con este producto y deja pasar 20 minutos. A continuación, enjuaga con agua y tus joyas brillarán de n
uevo.

REFLEXIONES. Hay palabras.....

domingo, 4 de octubre de 2015

ORGANIZATION : Fall 2015 Workbag Organization

SALUD EMOCIONAL. Còmo nos afecta el cambio de estaciòn Emocionalmente?