sábado, 6 de julio de 2013

PRESENTO EN SOCIEDAD A MI PERRITA

Les presento a mi adorada perrita Mafi.  Una Maltès hermosa, en verano la mantengo con su pelito màs corto para que no sienta tanto calor.  Es una divina, limpita y cariñosa.  La adoro.

viernes, 5 de julio de 2013

Packing Organization: Prep Work

Packing Organization: Packing The Bag

What's In My Suitcase?

PENSANDO EN VOZ ALTA: La lluvia sigue

La lluvia continùa limpiando el cielo.  Dìa gris, en el exterior, calor y luz en el corazòn.

Disfrutar cada dìa es saber vivir.  Esperar que el mañana nos haga feliz, es sòlo ilusiòn.

Dios bendiga esta lluvia, que limpia el aire, y riega el suelo.  Gracias por este dìa.  Amèn

PENSANDO EN VOZ ALTA ; Ternura



Cada vez que contemplo esta imagen  me lleno de amor.  Los animalitos son lo màs, este gesto del perrito, que para nosotros es una caricia, me llena el alma.

THANKS. GRACIAS POR SEGUIRME

PROXIMA MISIÒN


DISFRUTANDO LA LLUVIA


BUENOS DÌAS CON LLUVA



En este dìa que amenaza lluvia, llos invito a compartir un exquisito latte, y una hermosa lectura.

Estoy disfrutando a full mis vacaciones, sin horarios, ni apuros.  Esto es vida  !!!!!

Hermoso dìa para todos.  Sigan sus sueños, cumplan sus metas, y sobre todo...      SEAN FELICES !!!!




EN UN DÌA DE LLUVIA...

En este hermoso dìa nublado, con lluvia amenazante, disfruto mis vacaciones.  No importa còmo estè el dìa o el clima, lo importante es como me siento en mi interior.  Hoy para mì es un dìa de Sol.  Sin horarios, ni apuros, Organizo mis dìas de acuerdo a mis gustos.  Què vida linda.

Una buena lectura y un exquisito latte.  Què delicia.


Comparto mis vivencias con todos.  Buena vida!!!

jueves, 4 de julio de 2013

LAUNDRY: SORT YOUR CLOTHING BY TYPE

Steps

  1. 1
    Sort your clothing by type.
    • Common categories that are used while sorting include color, fabric type, and degree of soiling. Keep whites together, dark colors together, and colors that bleed in a separate pile. Segment delicate clothing and wash especially dirty clothing in a special load. Some like to wash jeans and knits by themselves.
    • You can develop more categories to sort your clothes into if you want to. Some people divide clothing into whites, pastels, prints, solid colors, bright colors, neutral colors, medium colors, dark colors, and colors that are marketed as being colorfast.
  2. 2
    Refer to the care tags on your clothing.
    • Tags on clothing can help you determine how your clothing needs to be washed and which clothes they can be washed with. This can take the guesswork and trial-and-error out of figuring out which clothes can be safely laundered with others.
  3. 3
    Keep laundry that needs to be pretreated in a separate place.
    • Pre-treat stains and wash clothing with stains as soon as possible. Letting a stain set or washing and drying a stained article of clothing without pre-treating it first can result in a permanent stain.
  4. 4
    Consider the weight of clothing.
    • Usually, you should sort clothing of the same weight together. For example, if you have a brown camisole and a brown coat, you should generally avoid washing them together, since a coat can damage thinner and lighter material.
  5. 5
    Combine loads whenever possible. Washing compatible clothing types together can reduce the number of laundry loads you have to do and save energy.
  6. 6
    Invest in a laundry sorter.
    • Laundry sorters are great tools to help you sort out your laundry and, at the same time, keep the laundry in 1 place. Laundry sorters can come with several different compartments, which you can assign to clothes that are of a certain type. They can also cut your laundry time down by allowing you to sort your laundry while you are storing it for washing.


Edit Tips

  • Washing bath towels, kitchen towels, and bedding linens separately can increase the effectiveness of the washing. For example, washing towels in their own load can prevent the transfer of lint onto clothes.
  • If you have to combine clothing types to make a complete load of laundry, generally, it's advised that you use the gentlest washing machine cycle to wash the combined load.
  • Remove all items from pockets before sorting clothing. If you skip this step, you might accidentally wash your clothes with the items in the pockets, which can result in the destruction of the item, washing machine damage, or the ruining of clothes.

Edit Warnings

  • Don't put too much stock into the idea of colorfastness. Colors will naturally lose their original hue after multiple washings, and they could bleed onto other clothing if they are washed with light-colored clothes.
  • To avoid damage to clothing, fasten and zip all zippers, buttons, and hooks before laundering clothes.
  • Certain types of fabrics, like polyester, can easily pick up stains. Avoid washing them with clothing that is heavily soiled.

SALUD>: Consejos para pasaar un Invierno saludable

 consejos para pasar un invierno saludable


Llegan las bajas temperaturas, la lluvia y, en varios rincones del país, la nieve. Durante el invierno, las personas son más propensas a sufrir enfermedades respiratorias, aumentar de peso y hasta sufrir depresiones y cuadros de estrés. Por eso, es recomendable adoptar algunos consejos para sobrellevar de mejor manera la temporada de frío que ya se instaló entre nosotras. 
1. Mantener y reforzar los hábitos de higiene
En invierno, los virus que causan los resfríos y la gripe circulan con mayor frecuencia y la tasa de contagio aumenta por el hecho de estar en ambientes cerrados y mal ventilados. Para ello, lavarse las manos sigue siendo una de las mejores formas de evitar el contagio. Además, es recomendable taparse la boca o cubrirse con el brazo al momento de estornudar o toser para evitar la propagación de los gérmenes. Asimismo, hay que evitar tocarse los ojos, la boca y nariz ya que de este modo es como se propagan los virus presentes en sus manos.
2. Evitar cambios bruscos de temperatura
Los extremos de temperatura son perjudiciales en esta época del año. Por eso, se debe tomar en cuenta que la temperatura de la vivienda debe estar en torno a los 22º C y es aconsejable asimismo ventilar periódicamente los ambientes.
3. Estar atentos a la protección del hogar
El invierno es la estación donde ocurren más incendios en el hogar. En este sentido, es aconsejable agudizar la atención sobre este aspecto y enseñarles a los chicos qué hacer en casos de accidentes doméstico.
Existe además el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono por combustión en el interior del hogar, por lo que se aconseja no instalar calefones en los baños, revisar las salidas al exterior de calefones y estufas y que dicho trabajo lo haga un gasista matriculado y no usar braseros para calefaccionarse además de garantizar siempre la ventilación de los ambientes.
4. No desatender la protección solar
Los rayos de sol pueden quemar la piel durante esta época del año, especialmente para aquellos que practican deportes invernales o al aire libre o en lugares con alto reflejo de los rayos del sol (como agua y nieve). Por eso, es necesario aplicar protección solar con altos índices de protección UV (ultravioleta) en las zonas de la piel que no se encuentren cubiertas por la ropa.
5. Reforzar el cuidado de la piel
Durante esta época del año, la piel lucha contra los efectos del frío y los cambios bruscos de temperatura. Para afrontar estas variables es aconsejable estar pendientes de hidratar, proteger y nutrir la piel para evitar descamaciones, paspaduras y grietas.
6. Cuidar de la alimentación
En invierno, el cuerpo necesita más calorías para afrontar el frío, lo cual suscita la probabilidad de aumentar de peso durante la temporada. Para evitar esta situación, es recomendable mantener los horarios de alimentación, modificar la temperatura de las comidas con alimentos tibios y añadir a la una variedad de frutos secos.
7. Aumentar la ingesta de vitaminas
Para combatir los malos efectos del invierno es necesario aumentar la ingesta de vitaminas A, C Y D mediante los alimentos apropiados (cítricos, verduras de hoja, lácteos, etc). La vitamina A evita la resequedad del cutis y las grietas en los labios. Por su parte, la vitamina C ayuda a aumentar las defensas y a prevenir resfríos.
8. Cuidar el estado de ánimo
Los meses de frío representan para muchos tiempos de estrés y de tristeza. De hecho, algunas personas son diagnosticadas con el denominado Trastorno Afectivo Estacional. Por eso, es importante mantener una actitud y una disposición mental positiva. Por otro lado, resulta de gran ayuda descansar y dormir en un ambiente agradable y con temperatura adecuada.
9. Persistir con el deporte, aún en tiempos de frío
Practicar ejercicio físico ayudará a entrar en calor y combatir el frío. Por eso, es ideal programar actividades físicas adecuadas para la época del año en espacios cubiertos y bien ventilados; además es aconsejable realizar una rutina de precalentamiento extensa y a conciencia.
10. Adecuar la indumentaria
El consejo más práctico es vestirse en capas (técnica "cebolla") para poder mantenerse secos y calientes. Si el clima es muy frío, es recomendable vestir ropa térmica. Asimismo, es importarte considerar que los bebés y niños deben vestirse con una capa de ropa más de la que un adulto llevaría en las mismas condiciones. Sin embargo, hay que estar atentos que el abuso de demasiado cerradas o ceñidas impide una correcta transpiración.

Asesoró: División OTC Sanofi-Aventis

Sabìas que...? Un poco de Historia


lavadoDe todos es sabido que no siempre existieron las comodidades de las que hoy disfrutamos para lavar la ropa. Antaño, esta larga, cansada, incómoda y tediosa tarea se realizaba en el río golpeando la ropa contra las piedras, restregándola y frotándola con arena para arrancar la suciedad. La mente humana, ingeniosa ella, desde siempre ideó mecanismos que facilitaran esta labor. Se sabe, por ejemplo, que los antiguos egipcios ya usaban unos batidores de madera con los que golpeaban las ropas contra las piedras.
En la época en la que transcurren muchas de nuestras novelas esta labor era algo muy trabajoso, pues hasta que no aparecieron las primeras lavadoras toda la ropa había que lavarla a mano. Esta tarea suponía un trabajo tan agotador que se consideraba causa de numerosas enfermedades.
Hasta el siglo XVIII, incluso en los hogares ricos, se lavaba la ropa cada cuatro o seis semanas. El mal olor de las ropas se paliaba con perfumes y colonias. Pero para algunos esto no significaba suciedad, dejadez o falta de higiene, pues las clases socialmente altas tenían suficiente ropa como para poder cambiarse tan a menudo como quisieran.
El día de lavado en una noble casa victoriana era un acontecimiento importante. La mano de obra que para tal efecto era necesaria era una de las razones de hacerlo con tan poca frecuencia y para que así fuera económicamente más viable.
lavado10Las casas grandes y pudientes tenían su propio espacio dedicado al lavado de ropa, mientras que los hogares más pequeños debían contentarse con usar sus cocinas o los patios para tal efecto. Antes de que las casas tuvieran agua corriente, esta, a menudo, debía ser traída desde cierta distancia. Se intentaba almacenar el agua de lluvia y las comunidades rurales usaban el agua de ríos y arroyos para el lavado.
Las familias con buenos ingresos económicos tenían una criada específicamente para hacer frente al lavado doméstico, pero el resto de casas tenían que valerse por sí mismas o emplear para la ocasión los servicios de una lavandera. Las lavanderas, a veces, iban a las casas a lavar la ropa, sin embargo, lo que a menudo hacían era llevarse la colada y lavarla en sus propios hogares. Esta, para una mujer casada, era una forma inestimable de conseguir unos ingresos extras para su familia, y para una mujer soltera o viuda, algo que podía ser crucial para sobrevivir. Sin embargo, fue siempre fue un trabajo agotador y difícil. Las mujeres trabajaban seis días a la semana y en muchos casos era el trabajo de toda su vida.
El proceso de lavado se prolongaba durante la mayor parte del día, habitualmente los lunes, y había que comenzar muy temprano. Se lavaba en tinas hechas por lo general de madera. El lavado se hacía con un palo con un extremo en forma de cono o terminado en un pequeño taburete de tres patas. La ropa se sumergía en agua hirviendo y con el palo se agitaba la ropa.
lavado1El jabón estaba elaborado con grasa animal y hervido con lejía y restregaban y frotaban las prendas sobre una tabla. A la ropa blanca también se le añadía blanqueadores y añil. Para preservar los tejidos y sus colores usaban, por ejemplo, sal para la lana y para mantener el color azul, y alumbre o vinagre para los verdes oscuros. Las sábanas y la ropa de cama se cubrían con agua tibia y un poco de soda y luego se dejaban en remojo durante la noche. La ropa grasienta se sumergía en una solución de media libra de cal viva por cada seis litros de agua. La ropa manchada de cera de velas y del aceite de las lámparas se limpiaba con trementina mezclada con tierra de batán. La tinta se quitaba con jugo de limón, y las manchas de fruta con leche caliente. Se lavaban primero las mejores prendas de vestir, después la ropa íntima y para el final se dejaban las cosas más mundanas, tales como los paños de cocina, bayetas y, finalmente, los trapos utilizados para limpiar los orinales.
Para la ropa de cama, delantales, cuellos y las camisas de los hombres se utilizaba almidón de patata o de harina de arroz, y las prendas con volantes se sumergían en agua a fuego lento en una especie de gelatina formada por una mezcla de almidón, bórax fundido y cera diluida.
Hasta mediados del siglo XIX las tablas, las tinas y los demás útiles para la colada eran principalmente de madera. Para que fueran resistentes al agua, la madera se dejaba secar durante 18 meses antes de usarse. Posteriormente, las nuevas tablas de lavar, de zinc, hierro o vidrio, tuvieron una excelente acogida.
lavado12
Hacia el siglo XIX las lavanderías privadas tenían el suelo de piedra, pilones de ladrillo y un canal de desagüe. La colada se hacía en tinas de madera, algunas con grifos de agua caliente y fría. Durante el invierno, la ropa se colgaba en tendederos de madera y se dejaba secar en una habitación calentada por un horno. En las zonas rurales podía verse la ropa colgada en los campos segados.
Los lunes se clasificaba la ropa en montones de blanco, color y lana. Los lazos, encajes y botones, demasiado delicados para sobrevivir al lavado, eran retirados por las doncellas. Posteriormente, se frotaban las manchas de grasa con lejía y se dejaba la ropa a remojo en agua tibia con sosa.
Los martes se encendían las calderas. La ropa blanca se lavaba al menos tres veces por separado, con jabón y en agua muy caliente, todo lo caliente que las manos pudieran soportar; la ropa de color y la de lana se lavaban en agua fría para evitar que destiñera o encogiera.
Las mujeres escurrían la colada con sus propias manos. Una vez escurrida, la ropa se colgaba en tendederos.
George Jee, en 1779, diseñó la escurridora. La ropa pasaba entre dos rodillos accionados por una manivela. Los rodillos eliminaban el exceso de agua y daban a la ropa un primer estirado. En 1850 estas máquinas se vendían en todas partes. Cuando la ropa estaba casi seca se planchaba sobre una superficie cubierta con una manta, con planchas de hierro calentadas al fuego.
lavado16Los primeros inventos para aliviar esta dura tarea aparecieron en 1691, cuando en Inglaterra se patentó la primera máquina de lavar. Sin embargo no se sabe si alguna vez llegó a fabricarse. Sí hay constancia, sin embargo, de diversos diseños de lavadoras manuales a lo largo de todo el siglo XVIII. Estas máquinas constaban básicamente de un tonel con paletas en su interior. El tonel se llenaba de ropa y una manivela hacía girar las paletas. Sin embargo, estas máquinas se estropeaban enseguida y destrozaban frecuentemente la ropa.
A finales del siglo XVIII, al bajar el precio de la tela con la Revolución Industrial, la gente corriente pudo entonces cambiarse de ropa más a menudo, lo que también hizo que aumentase el volumen de la colada. Las mujeres usaban como mínimo tres capas de ropa interior y lo normal era lavarlas una vez a la semana. Resultaba más económico hacer la colada en casa, si bien las lavanderías siguieron floreciendo en las grandes ciudades.
La agotadora tarea de lavar la ropa apenas cambió durante mucho tiempo hasta que aparecieron las primeras lavadoras eléctricas. Sin embargo, la proximidad del agua y la electricidad hizo que en un principio resultasen peligrosas y fueran miradas con prevención por sus usuarias.
-Robinson de Lancashire en 1780, patento una máquina para lavar y escurrir la ropa.
lavado13
-Henry Sidgier en 1782, creo una lavadora para utilizar manualmente. Estaba compuesta por un tonel de madera y una manivela.
-Hamilton Smith en 1858, le agregó un tambor de engranaje que permitía que rotara en ambos sentidos. 
-En 1880, en Ucrania, con el fin de lavar la ropa en los hospitales, se creó una maquina que además de cumplir su misión de lavado también secaba la ropa.
-La primera lavadora eléctrica fue creada por Alva J. Fisher en el año1901, aunque hasta 1910 no patentó su invento. Su uso se generalizó cuando la electricidad ya no era un privilegio. Esta lavadora tenía un motor que hacia rodar un tambor metálico.
Dos empresas se disputan la lavadora automática que conocemos hoy: Bendix Corporation (1937) y General Electric (1947). Recién creadas estas máquinas tenían un costo muy alto y su seguridad era mínima, había que sacar las prendas a través de dos rodillos que se hallaban en la parte superior. Solamente después de la Segunda Guerra Mundial despegó la venta de lavadoras.
En los años 60 se empezó a innovar con este artefacto tan amado por las amas de casa puesto que tanto facilitó su trabajo a la hora de realizar la colada. Se incorporó un tambor mecánico, se añadió el centrifugado y un control temporizador. Mucho después, con los sistemas informáticos, se le agregó un microprocesador que es el que da las diferentes opciones de lavado.

*Artículo realizado con la colaboración de Rociodc

LAVADO DE LA ROPA.: PASOS ANTES DE LAVAR LA ROPA

Pasos antes de lavar la ropa


Paso a paso como lavar la ropa:
- Clasificar la ropa: Separar las prendas delicadas junto con las que puedan desteñir. Algunas prendas cambian el color del agua durante el primer lavado. Pero en los siguientes lavado no pierden color.
- Separar la ropa según los colores, suciedad y tipo de tejido: Primero seleccione la ropa que puede ser lavada en lavadora. Separar la ropa en función a su color (blanco y colores claros de los más oscuros), según la suciedad de la ropa (sucia o muy sucia) y al tipo de tejido (lana., algodón, sintético, mezcla, etc.); este último para la selección del programa de lavado. Si la ropa esta muy sucia es conveniente utilizar un programa con prelavado. Respetar las instrucciones de las etiquetas, hay prendas que tiene limitaciones con la temperatura del agua.

- Calcetines, medias y prendas pequeñas: Lavar las medias y prendas pequeñas dentro de una bolsa o una funda de almohada.
- Bolsillos, cierres y botones: Vaciar los bolsillos (los objetos pequeños pueden meterse dentro del tambor de lavado y trabar su lavadora), poner las prendas del revés, abrochar botones y ganchos y subir los cierres. Retira todos los accesorios que se puedan desmontar y dar vuelta del revés.
- Tratar las manchas: Tratar las prendas con manchas antes del lavado, como la ropa manchada con fruta, chocolate, oxido, etc. Ver tratamiento según tipos de manchas.
- Los productos para el lavado: Escoger la temperatura del agua, determinar la cantidad y tipo de detergente como el uso de suavizante y blanqueadores en función a la composición mayoritaria de las prendas ha lavar.
- Sobrecargar de la lavadora: No sobrecargar lavadora, si lo llena demasiado la ropa quedara sucia o con restos de jabón.
- Filtros y cal en lavadora: Limpiar filtros de la lavadora con frecuencia, realice una vez por mes un lavado sin ropa con un antical.
- Programas de lavado: Los programas utilizados con más frecuencia son para prendas de algodón u otras telas que soportan muy bien los lavados intensos. Recuerde que puede selección un programa para lanas, sintéticos o prendas delicadas.
- Lejía: Algunas tejidos admiten el uso de lejía, muy conveniente para las manchas rebeldes o para blanquear la ropa. Pero la lejía con los sucesivos lavados va desgastando los tejidos, reemplace la lejía por los blanqueadores.
- Secadora: Otros tejidos no toleran el uso de secadora, por que pueden encoger.
- Planchar: La temperatura de la plancha también es importan, algunas telas con altas temperatura se arrugan o sacan brillo.
- Consultar: En caso de dudas consulte con el fabricante o el vendedor de la prenda o con el fabricante del producto que desea utilizar para realizar el lavado.
- Pretratamiento: Algunas veces es conveniente realizar una prueba en la parte menos visible.
- Prendas delicadas son las más susceptibles de sufrir roturas por fricción dentro de la lavadora, hay que respetar las etiquetas de lavado a mano.

PREPARANDO LA PROXIMA MISIÒN: EL LAVADO

A Streamlined Laundry RoomLaundry room
A Streamlined Laundry RoomTight-Space Laundry

martes, 2 de julio de 2013

PAISAJES

Se vino el invierno.  Amo la nieve.

 Norwegian Winter

SIEMPRE SEXY

7 SECRETOS DE UNA PERSONA SUPER ORGANIZADA

7 Secretos del Súper Organizado

foto:irum
Unos años atrás, mi vida era un desastre. Así eran mi casa, mi escritorio y mi mente. Luego aprendí, uno a uno, unos cuantos hábitos que me llevaron a organizarme por completo.
¿Que si soy perfecto? Claro que no, y no planeo serlo. Pero se donde está todo, se que tengo que hacer hoy, rara vez olvido algo y mi casa está en orden y relativamente limpia (bueno, tan limpia como se puede cuando se tienen niños corriendo por ahí).
Entonces ¿Cuál es el secreto? La verdad, no hay secretos. Sólo unos simples hábitos que usted puede desarrollar con el tiempo y que lo llevarán a donde quiere llegar. Estos son hábitos que usted puede aplicar a su trabajo, a su hogar, a sus hijos, a sus pasatiempos, a su vida. En cambio de decirle específicamente cómo organizar algo, como su escritorio o su guardarropa, le proveo de principios que usted puede usar una y otra vez en todas las situaciones.
¿Son estos principios obvios? Seguro, si lo piensa detenidamente. Los ha le&íacute;do en otros lugares. Pero puede no estar aplicándolos a su vida diaria y ahí es donde reside el problema. Yo simplemente le proveo de una guía paso-a-paso de lo que realmente funciona, basado en mi experiencia y en la de otros.
Si su vida es un desastre, como lo era la mía, no recomiendo tratar de organizar todo de una sola vez. Es abrumador. Empiece con el primer hábito, y siga de ahí en adelante. Hágalo de a un poco cada vez, un área de su vida a la vez, un área de su hogar o su oficina a la vez. Trabaje sobre un hábito por un mes o más, luego pase al siguiente. O adopte dos o tres si cree que lo puede manejar, pero no los haga todos a la vez. Recomiendo también que separe un tiempo cada día (30 o 60 minutos) para ordenar, al menos en un principio, hasta que esté bastante organizado y tenga su sistema a punto. Luego, necesitará 10 minutos al día, sólo para mantener las cosas andando sin problemas y de cada vez en cuando necesitará una sesión de purga (cada 6 meses o más) para librarse de lo acumulado.
Aquí están los 7 hábitos:
  1. Reduzca antes de organizar. El error que la mayoría de la gente comete cuando trata de ordenar sus cosas, sus tareas o sus proyectos es que tienen un gran desorden de cosas para organizar y es muy complicado. Si tiene un guardarropa abarrotado de cosas, claro, puede ir y comprarse un montón de organizadores pero al final, aún tendrá un guardarropa abarrotado de cosas. Lo mismo con el manejo del tiempo: puede organizar su horario pero aún estará lleno de tareas. La solución: reducir, eliminar y simplificar. Si usted toma un guardarropa lleno de 100 cosas y bota todo menos 10 cosas que usa y quiere, no necesitará ya un organizador. Lo mismo con el manejo del tiempo: si tiene 20 cosas para hacer hoy y las reduce a solo las tres tareas más importantes, ya no necesitará un horario. Como se reduce: saque todo de su guardarropa o cajón o cualquier otro contenedor (incluso su horario), límpielo y vuelva a poner, únicamente, aquellos artículos que usted realmente ama y usa regularmente. Esto lo dejará con una pila de otras cosas – deshágase de ellas tirándolas, donándolas, vendiéndolas o regalándoselas a un ser querido. Si no soporta deshacerse de algunas cosas, póngalas en una caja marcada “tal vez” y guárdelas en su ático, en su sótano o en cualquier otro lugar con espacio para almacenar. Escríbale una descripción y fecha y, seis meses después cuando no lo haya necesitado, tírelo.
  2. Escríbalo, siempre. Nuestras mentes son algo maravilloso, pero dejan pasar cosas como un tamiz. No recordamos las cosas cuando las necesitamos recordar y continuamente las recordamos cuando no las necesitamos. En cambio de usar su mente como un depósito de cosas que necesita recordar, escríbalas. Yo cargo una pequeña libreta de bolsillo a todas partes donde voy y escribo las cosas inmediatamente. Luego proceso las ideas y las tareas en el calendario o en mi lista de tareas, así no olvido las cosas.
  3. Mantenga un buzón y procéselo. Bueno, realmente necesita dos buzones – uno para la casa y otro para el trabajo. Sin embargo mucha gente tiene más que eso. El papel llega a los escritorios y termina en varios lugares. Los mensajes telefónicos quedan por todas partes, lo mismo que nuestras notas. En cambio, tenga un solo buzón y ponga todo lo que llega allí. Luego, una vez al día (o una vez a la semana en la casa si lo prefiere), procese su buzón hasta vaciarlo. Tome un ítem de la caja y decida que hacer con el, ahí mismo: botarlo, delegarlo, archivarlo, ponerlo es su lista de tareas o hacerlo inmediatamente. Haga lo mismo con el siguiente ítem hasta que su buzón esté vacío. No deje estas decisiones para después.
  4. Un lugar para todo. Relacionado con el anterior consejo está aquel de tener un lugar para cada ítem en su vida. ¿Dónde van sus llaves? Debería tener un lugar para ellas (cerca de la puerta es el mejor sitio) y nunca las perderá de nuevo. ¿Dónde van sus lapiceros? ¿Qué tal las revistas? Yo le enseńo a mis hijos a tener un ‘”lugar” para cada juguete o cualquier otro artículo en sus habitaciones (aún así, sus juguetes son en su mayoría errantes sin hogar, pero son niños) y ese es un concepto que funciona con adultos también: cada ítem debe tener un lugar, y si no lo tiene, necesitamos escogerle uno. Las etiquetas pueden ayudarle a recordar dónde están esos lugares. Ahora, si usted encuentra algo es su mesa, en su cama o en su escritorio, sabrá que no pertenece allí. Encuéntrele su lugar – no es simplemente tirarlo en cualquier parte. El mismo concepto aplica para la información: ¿Tiene usted un lugar para donde poner toda su información? Si no, ensaye con un ‘wiki’ personal – es accesible desde la casa y el trabajo y puede crear páginas para cada tipo de información en su vida – horarios, metas, tareas, películas a ver, libros a leer, notas sobre proyectos, etc.
  5. Guárdelo inmediatamente. La mayoría de la gente tiene el hábito de poner algo en la mesa o en su escritorio con la intención de “guardarlo luego”. Bueno, así es como las cosas se tornan sucias y desorganizadas. En cambio, guárdelo inmediatamente, en su lugar. Sólo toma unos pocos segundos, y este hábito le ahorrará un montón de tiempo de limpiar, clasificar y ordenar luego. Cuando se vea dejando algo en cualquier parte, pare, y fuércese a guardarlo inmediatamente. Luego de un tiempo, se convierte en algo natural.
  6. Limpie mientras lo hace. Muy relacionado con el hábito 5, este hábito es efectivo porque es mucho más fácil limpiar las cosas mientras trabaja o mientras avanza su día que dejarlas apilar y luego hacer una sesión de limpieza después. Entonces, si está cocinando, trate de lavar los platos al irlos usando, luego limpie todo, en vez de dejar un gran desorden. El mismo principio aplica a todo lo que hacemos. Si es más fácil hacerlo en pequeños pasos, más probablemente lo haremos. Si hay un gran desorden por limpiar, más fácilmente nos intimidará o abrumará la tarea y la dejaremos para después.
  7. Desarrolle rutinas y sistemas. Si ya tiene todo limpio y organizado, se podrá sentar y disfrutar del placer que ello brinda. Ser organizado y tener un ambiente de trabajo o un hogar simplificado es tremendamente satisfactorio. Pero el problema es que luego de un tiempo, las cosas tienden a desorganizarse y revolverse otra vez. Las cosas tienden a gravitar hacia el caos. La solución: necesita desarrollar sistemas para mantener el orden. Por ejemplo, el procesamiento del buzón mencionado antes es un sistema: usted tiene procedimientos específicos para procesar todos los papeles entrantes, y tiene una rutina para hacerlo (una vez al día). Todos los sistemas siguen los mismos lineamientos – procedimientos específicos y una rutina que se hace a intervalos determinados (tres veces al día, una vez al día, una vez a la semana, una vez al mes, etc.). Es importante que usted identifique los sistemas que tiene en su vida (y existen, aún sin que usted lo sepa – pero tal vez son complicados y caóticos) y los escriba para que así los pueda hacer eficientes, simples y organizados. Desarrolle sistemas para tratar con el papeleo y el ‘email’, con los niños, con sus horarios, con los mandados, la lavandería, las tareas, el ejercicio y todo lo demás. Una vez esos sistemas están implementados, necesitará estar pendiente de mantenerlos andando, luego sus cosas se mantendrán organizadas.
- Leo Babuata

PENSANDO EN VOZ ALTA

HOY comienzo mi descanso invernal.  Tengo unos viajes pendientes, serìa el momento para aprovecharlos.

Igualmente invernarè bastante, està muy frio por aquì,  disfruto mucho de mi casa, de mi Organizaciòn, de mis perritos, y todo lo que  incluya a la familia.

HOY tambièn es momento de dar gracias a  DIOS por  tanto que me ha dado..  Padres maravillosos, hijos  hermosos y  buenìsimos , un marido  excelente y paciente, unos nietos divinos y sanos..  Mi nuera una dulce, y mi futura nuera lo mismo.  Buena salud en general, què màs puedo pedir.

Soy muy bendecida, y dìa a dìa agradezco a Dios por cada momento que me permite vivir.



Ahora sòlo a disfrutar donde me lleve el camino.

Home Office: Desk Drawer Organization

Home Office: Desktop Organization