jueves, 28 de agosto de 2014

WHY PUNCTUALITY MATTERS

Why Punctuality Matters – and How to Be On Time

Woman checking time 
Do you often find yourself running late? Perhaps it’s been a life-long problem – at college, you were always sloping into class five minutes after the professor had begun. It might not have mattered too much then … but in the working world, punctuality is crucial.
If you’re habitually late for meetings, if you miss deadlines, if you’re often late for work, then you’re going to be killing your chances of promotion – and even putting yourself in line for dismissal.
You might be an intelligent, creative person with a ton of skills and experience. And in some countries, where time-keeping isn’t seen as very significant, your lateness wouldn’t matter at all.
But if you live in the West (or work with a number of Western clients), it’s really important. Because if you’re always late, you’re giving people the impression that:
  • You’re disorganized and careless – you can’t get yourself together to set off on time.
  • You’re self-centered – you’re keeping people waiting for you.
  • You’re a liar. You said, “I’ll email you by Wednesday” – and you didn’t get in touch until Friday, not even to explain the delay.
  • You’re stupid (or, at best, far too optimistic). If “traffic was bad” is your excuse every morning, people will wonder why the heck you can’t just plan for it.
Now, these things might all seem very harsh and unfair. Chances are, they’re not true of you at all. You probably have good intentions, but end up being late because you have poor time-management habits. But your bosses and clients are inevitably going to judge you on appearances. If the first impression they have is that you can’t even show up on time, will they really trust you with an important project?
So, punctuality matters. A lot. And once you realize that, it’s an easy thing to get right.
Being On Time (Always)
There are plenty of little tricks that you can use to show up on time. Try these six for starters:
    • Aim to arrive ten minutes early
      Take a book or some work with you, so that you’ve got something to do before the meeting (or whatever) begins. It’s much better to be early and relaxed than late and stressed! 
  • Allow for delays
    If you’re traveling in rush hour, you know that traffic’s going to be bad. If you’re taking the kids to grandma’s, you know it will take a while to get them all into the car. Don’t be hopelessly optimistic; just give yourself an extra half hour. 
  • Cut yourself some slack
    When you’re agreeing to a deadline or giving an estimate, build in a bit of slack. You might be fully confident that you can complete that report in two days, but what if something unexpected crops up? Ask for three days (and, if you can, make yourself look good by finishing a day early.) 
  • Be more organized
    How often have you been late because you forgot your keys and had to hunt the house for them? Or because you had to turn back and get that vital document which you left sitting on the coffee table? Keep your keys, phone and wallet in a consistent place. Get your meeting materials together the day before. 
  • Don’t get distracted at the last minute
    Have you ever checked your emails right before heading to a meeting, “just in case”? It’s far too easy to get distracted and leave it too late to get there on time. 
  • Set an alarm to remind you when to stop working
    If you have a meeting at 11am and it’s a half-hour drive to get there, set an alarm or reminder for 10.15 so that you’ve got time to stop work, grab your stuff and get there with a few minutes to spare.
  • You’ll probably have some of your own favorite ways to be on time – some people swear by putting their watch forwards 10 minutes, for instance. Even if you’re habitually late, I’ll bet that you can be prompt when you need to. How do you do it? Share your tips in the comments…
Written on 3/4/2011 by Ali Luke. Ali writes a blog, Aliventures, about leading a productive and purposeful life (get the RSS feed here). As well as blogging, she writes fiction, and is studying for an MA in Creative Writing. Photo Credit: manwithface
.

HUMOR : Clever dog steals food and soda

FRASE. TU FUTURO...

ORGANIZACIÒN: 7 formas de ser un PERSONA ORGANIZADA

Creado por Alhen

Si la desorganización está complicando tu vida y como consecuencia te sientes perdido y frustrado, es tiempo de que te organices. Para alcanzar la organización ante los demás, necesitarás seguir estos pasos desde adentro, aclarando prioridades, objetivos y estableciendo cómo quieres ordenar tus pertenencias y tu estilo de vida. Procura mantener las cosas en el lugar al que pertenecen. Ten conciencia de lo que debes o quieres hacer con ellas, cuándo lo harás y evita la situación de no saber qué es lo que debes hacer. Organizarse lleva tiempo pero cuando adquieres el hábito, la vida se vuelve mucho más simple.

Método 1 de 7: Todo en su lugar

Ser Organizado Paso 1.jpg
1
Organiza tu espacio. Ya sea tu hogar, tu habitación, la cocina, el escritorio desde el que trabajas en tu casa, el ordenador (computadora), tu guardarropas o un armario, necesitas saber qué es lo que tienen dentro, deshacerte de lo que no usas (o guardarlo debidamente), y dar a cada cosa un espacio determinado.
  • Ser organizado no sólo significa ser ordenado. El propósito de la organización es poder encontrar, intercambiar y evaluar elementos con rapidez. Sin embargo, la organización puede ayudar a mantenerlos ordenados y aportar una forma rápida y lógica de incorporar y quitar cosas de grupos fácilmente clasificables y de alguna forma uniformes, evitando la compra de cosas ubicadas fuera de lugar.
    • Ejemplo: Si tienes muchos libros y los ordenas en tu biblioteca por tamaño, se verán muy bien, pero deberás revisar uno por uno cada vez que busques alguno en particular que no recuerdes dónde estaba. Incluso podrías verte en necesidad de mover algunos que hayas puesto al frente y reorganizar el estante cada vez que agregues un libro nuevo. Si das a cada género su propio estante o su propia parte del estante y dejas algún espacio libre entre género y género, podrás encontrar el libro que busques rápidamente, recurriendo al género que buscas y rastreándolo dentro de ese conjunto más pequeño de libros. También será más sencillo agregar o quitar libros aquí y allá sin alterar la disposición general.
    • Los ingenieros en informática son personas inteligentes que ayudan a las tontas máquinas a hacer miles y miles de cosas rápidamente. Ellos han inventado los "árboles-B" para buscar rápidamente, agregar o quitar elementos de bases de datos enormes, por lo que este sistema debería funcionar perfectamente aplicado a tu humilde desorden. No intentes seguir estas reglas de programación al pie de la letra, rescata los principios y adáptalos a tu realidad.
      • Si organizas tus cosas jerárquicamente, tendrás menos decisiones qué tomar, ya que a medida que te desplazas cuesta abajo en las jerarquías hacia categorías menores y la búsqueda resulta mucho más sencilla que si la búsqueda fuera intuitiva. Por ejemplo, podrías poner todo lo que tenga que ver con deportes sobre uno de los estantes y un canasto para cada deporte al mismo tiempo que cosas más pequeñas (como podrían ser pelotas de tenis) las pones en una bolsa en la caja del golf. Algunas cosas de mayor tamaño, como un par de esquíes encontrarán lugar en cualquier parte. En otro estante podrías poner productos de limpieza, clasificados según la superficie que limpian.
      • No abuses de estos niveles de clasificación porque es mucho más rápido buscar entre unos pocos elementos que estar abriendo y cerrando pequeños recipientes. Dos o tres niveles serán suficientes. Organiza piezas de electricidad, computación o electrónica y otros elementos similares de pequeño tamaño o de formas extrañas que suelen perderse en el fondo de las cajas o enredarse en lugares más accesibles o guardándolas en bolsas de plástico con cierre deslizante.
      • Deja algo de espacio libre en cada uno de los sectores de archivo para agregar cosas luego sin alterar el orden. Deja a tu alcance un "espacio buffer" o un "espacio de almacenamiento" como por ejemplo una mesa pequeña o un estante para las cosas que necesitas hacer a un lado para luego ubicar en su lugar correspondiente sin demorarte en localizar cada una de ellas individualmente sino más bien ubicarlas a todas juntas cuando hayan quedado definidas las categorías.
    • Algunos elementos necesitan un orden externo más que un simple agrupamiento. Aquellos utilizados con frecuencia y de carácter único deben quedar a la mano en un lugar visible y accesible, próximas a aquello con los cuales están relacionados. Los alimentos perecederos deben ser consumidos siguiendo la regla "primero en entrar, primero en salir". Puedes apilarlas desde abajo o formar filas por detrás, dejando el menos nuevo delante o arriba. Los artículos intercambiables pero no idénticos, como por ejemplo la ropa, deben seguir una regla similar para que ninguna quede en el fondo de la pila sin ser usada. Es posible que artículos muy grandes, problemáticos o peligrosos deban ser apilados aparte.
  • Despeja el área antes de comenzar a organizarte y no al revés. Sólo sabrás con precisión con cuánto espacio cuentas cuando hayas limpiado el sector. Si no prestas atención a las cosas con las que ocuparás tus espacios, desperdiciarás tiempo y dinero en guardar cosas que no necesitas en absoluto.
  • Piensa en cómo usas tus cosas y luego decido cómo aprovecharás el espacio de la mejor manera. Si es poco práctico, es probable que tu sistema de organización falle. Simplifica el acceso a las cosas que utilizas con mayor frecuencia. Lleva los sobres a tu escritorio, la lavandina al lavadero y cuelga las llaves en el llavero. (Suena obvio pero te sorprenderías de saber cuántas personas dejan las cosas en cualquier parte y luego se sorprenden al notar que cualquier movimiento es un trastorno.)
  • ¿Tienes cosas en tu casa que solamente ocupan espacio? Asegúrate de ordenar con frecuencia. Algunas preguntas para ayudarte a decidir en esos momentos: ¿Necesito esto? ¿Lo necesitaré este año? ¿Lo he usado el último año? ¿Le tengo cariño/Me encanta? ¿A alguien podría servirle más que a mí? ¿Tengo más de lo que podría aprovechar en el futuro cercano? ¿Extrañaré esto si dejo de tenerlo? ¿Si alguna vez vuelvo a necesitarlo, podré reemplazarlo con otro semejante?
  • Aprende qué significa ser organizado. Los espacios organizados son fáciles de usar. Tienen suficiente espacio para guardar cosas. Tiene sentido, porque cada cosa en tu hogar tiene un lugar. Los espacios organizados también se sienten tranquilos y receptivos.
  • Utiliza contadores de tiempo. Asigna determinada cantidad de tiempo que creas que debería llevarte organizar tus cosas y activa un contador de tiempo para comprobar si puedes hacerlo dentro del tiempo estipulado.
  • Decide un lugar accesible y cómodo para poner todas las cuentas a pagar. Abre todo el correo al mismo tiempo y deshazte de todo papel que no sea relevante

ORGANIZACIÒN: Por què no puedo tener mi CASA ORGANIZADA?

Por qué no puedo tener mi casa organizada


Por qué no puedo tener mi casa organizada
Retira los bloqueos y organiza tu casa.
Ryan McVay/Lifesize/Getty Images
La organización de su hogar puede ser una tarea desalentadora. Mientras que las resoluciones de Año Nuevo o la limpieza de primavera pueden darte el incentivo, hay baches a tener en cuenta. Dependiendo de la profundidad de tu desorden desorganizado, puedes empezar con muchas ganas de ordenar y pronto experimentar una disminución repentina en el impulso. Te has golpeado con un control de carretera. Si se trata de una gran montaña de "nunca acabar" o una pared que tiene "demasiadas cosas" escritas en ella, puedes derrotar a las dudas y organizar tu casa con un poco de trabajo concentrado y una mentalidad paso a paso.


¡Hay mucho que hacer!

Si apenas estás comenzando tu nueva vida organizada, uno de los principales obstáculos que tienes que superar es la sensación de estar abrumado. Si bien puede parecer ser demasiado para ti para poder resolver, si haces un plan que indique exactamente cómo vas a trabajar en tu proyecto de organización, la tarea será mucho más fácil. Toma un cuaderno y pasa por cada habitación, etiquetando una página con cada tarea que veas. Haz una lista de todo lo necesario para completar cada proyecto y cuánto tiempo te tardarás en hacerlo. Si tienes familiares, asigna otros proyectos también. Simplificar hará que todo sea más fácil para trabajar.

¡No hay tiempo suficiente!

La organización de tu casa no es algo que se puede hacer todo en un día o incluso en un fin de semana. Reconoce el hecho de que necesitas tiempo para completar cada proyecto. Programa el tiempo en tu agenda, asegurándote de poner el par de horas que pasarás durante un tiempo del día que es bueno para ti. Por ejemplo, no programes el tiempo al final del día, si trabajas un turno de 12 horas en tu trabajo y estás cansado por la noche. Busca una hora por la mañana temprano que puedas pasar organizando documentos o limpiando un cajón. Hacer pequeños pasos cuando puedas, realizados diariamente, harán una gran diferencia.

¡Hay demasiadas cosas!

Desatorar una casa es una de las partes más importantes de la organización de tu espacio. A medida que trabajes cada tarea, deshazte de cosas que no necesites o que sólo ocupen espacio. Pon los recibos en los archivos inmediatamente. Elimina la ropa que no cabe en los armarios. Dona los juguetes que no se utilicen a la caridad. Si no lo has usado o estudiado durante más de un año, es probable que no necesite estar en tu hogar.

¡No hay lugar para poner nada!

Una parte de la organización de tu casa es en realidad guardar las cosas donde deben estar. Considera comenzar con armarios y cajones. A medida que organices y elimines elementos no necesarios, crearás espacio. Ordena y guarda en recipientes de plástico de almacenamiento cualquier artículo de temporada o vacacional. Coloca los elementos similares juntos y etiqueta los contenedores adecuadamente. Organiza los cajones con carpetas de archivos. Obtén un escáner y escanea todos los recibos y documentos importantes directamente en tu computadora. El exceso de papel causa un gran desorden. Su eliminación ayuda a crear un espacio que puede ser utilizado para almacenar otra cosa.

miércoles, 27 de agosto de 2014

COCINA DULCE . Lemon Pie

Lemon pie

Chef:

Programa: Siempre dulce


Ingredientes:

Crema de limón
Jugo de Limón 1 Taza
Ralladura de limón 2 Unidad
Huevos 6 Unidades
Azúcar 2 Tazas
Manteca 100 g

Masa
Yemas 2 Unidades
Cognac 1 cda.
Manteca 150 g
Esencia de vainilla 1 cdita.
Harina 300 grs.
Azúcar 80 grs.

Merengue italiano
Azúcar 400 grs.
Claras 200 grs.
Agua Cantidad necesaria
Procedimiento: Masa

- Cernir la harina en un bowl y agregarle la manteca cortada en trozos.
- Trabajarlo con la punta de los dedos hasta formar un arenado, incorporar las yemas, el azúcar, la vainilla y el cognac hasta formar la masa. Forrar un molde desmontable de 28 cm, enmantecado y reservar en la heladera por lo menos ½ hora.
- Luego cubrir los bordes del molde con papel aluminio y pinchar el fondo con un tenedor.
- Cocinar en horno caliente 20 minutos.

Crema de limón

- Mezclar en un bowl los huevos, con la manteca, el azúcar y el jugo de limón, perfumar con la ralladura y cocinar a baño María hasta que tome consistencia.
- Dejar que todo enfríe y luego rellenar la tarta con la crema de limón y por encima el merengue italiano formando picos (se pueden ayudar con una espátula o cuchara sopera).

VISITANDO OTROS BLOGS. En el camino de vivir: Islas de paz

En el camino de vivir: Islas de paz: Cuando nos proponemos ciertos cambios con el propósito de incrementar nuestra satisfacción personal, con frecuencia establecemos como prio...

BUENOS DÌAS

http://media-cache-ec0.pinimg.com/736x/78/36/29/783629941e7e44d2aeb5f81010a818b5.jpg

GOOD MORNING FRIENDS

Good Monday morning start your day with a prayer to keep the worry away and fill your day with hope.  Have a positive and stress free day and week! Many blessings, Cherokee Billie

lunes, 25 de agosto de 2014

LIMPIADORES COMPULSIVOS


LIMPIADORES COMPULSIVOS


)



LIMPIADORES COMPULSIVOS

EL PROGRAMA

International Networks
Los Limpiadores compulsivos enfrentan la suciedad de casas… y sus dueños, resultando en polvaredas y llamaradas de temperamento cuando los limpiadores y los descuidados se conocen.  Los limpiadores extremos también acondicionan espacios públicos tan sucios que los vecinos se niegan a usarlos.  ¿Podrán cambiar las costumbres de la gente con la misma facilidad con que limpian?
¿Sabías que medio millón de británicos cambian su ropa de cama tan sólo tres veces al año?, si embargo, hay un grupo de británicos que mantienen una constante guerra contra la suciedad y el orden. Esta nueva serie ” Limpiadores compulsivos” sigue a un grupo de británicos, que por su propia desición viven obsesionados con la limpieza y no han encontrado la manera de sentirse relajados.
Linda Dykes, de 47 años, se considera una limpiadora compulsiva la cual mantiene una terrible obsesión con “el brillo” tanto que asegura que utiliza un mes de cada año para mantener brillantes todos los grifos de su casa, además debido a su obesión, ella decidió abrir su propia agencia de limpieza.
Linda piensa que los limpiadores compulsivos manejan un conjunto de habilidades especiales para la limpieza los cuales incluso podrían ayudar a cambiar los hábitos de toda una nación, por eso ha decidido unirse a un grupo de limpiadores, como ella, para ayudar a los hogares de Gran Bretaña incluyendo los espacios públicos de su mismo país.
En cada uno de los 6 episodios, este equipo de limpiadores serán cuidadosamente emparejados con un contribuyente el cual tiene su casa en una necesaria “Limpieza de primavera”.
750.000 personas en Gran Bretaña sufren de transtorno obsesivo compulsivo y muchos de ellos siguen los rituales de limpieza en un intento de controlar su estrés y sus mismos niveles de ansiedad.