jueves, 10 de octubre de 2013

Cómo guardar la ropa al cambiar la estación



Guardar las prendas de la temporada pasada y sacar las que tenemos guardadas es un problema de cada año, con el fin de que la ropa esté mejor cuidada y sin peligros de polilla, les ofrecemos algunas recomendaciones. 
 
Antes de guardar la ropa todo el verano o el invierno, hay que lavarla o llevarla a limpiar.
Hay que doblar las prendas, abrochar los botones, cerrar las cremalleras, etc. y poner una capa de papel entre cada una de ellas.
No hay que almidonar ninguna prenda que se vaya a guardar porque las arrugas podrían hacerse permanentes.

Proteger la ropa de la polilla

Hay que guardar la ropa en cajones herméticos o en cestos forrados de plástico. Otra opción es colgarla con bolsas de plástico antipolillas.
Colocar un producto contra las polillas entre la ropa.
No es recomendable utilizar aerosoles porque tienen un fuerte olor, pueden estropear algunos tejidos y algunos dañan el medio ambiente.
Un antipolillas natural es extender mondas de naranja secas entre la ropa.

Otro consejo es colocar bolsitas de gasa con espliego o plantas de la familia de la artemisa, entre la ropa o en los pliegues, está demostrado que es un excelente antipolillas.

Prendas de cuero y ante

Antes de guardar las prendas hay que sacudirlas para evitar que se quede ninguna arruga marcada.
Hay que colgarlas con una percha especial que no las deforma, y cubiertas de un plástico que las proteja del polvo.
Es importante que antes de guardar los zapatos, las botas y bolsos de cuero los unte con grasa impermeable.

Prendas de lana y camisas

Las prendas de color, hay que almacenarlas en bolsas de plástico para que no tengan polvo y no pierdan el color.
Es importante no colocar muchas prendas en el mismo cajón, ya que pueden estropearse las fibras.
Las camisas es mejor que estén colgadas en perchas que en armarios, pero si no tiene suficiente espacio, puede doblarlas y colocarlas en cajones o estantes.

Zapatos y botas 
 
Los zapatos no deben nunca amontonarse unos encima de otros, es importante guardarlos con una horma y las botas rellenarlas con papel de periódico, así durarán más tiempo. 

Las botas de calidad deben guardarse boca abajo sobre palos de madera que se colocan de forma oblicua, o si no se dispone de esos palos, junte las dos botas con una pinza y las cuelga de un gancho. 

Pequeños consejos que pueden ir bien a la hora de colgar una prenda o guardarla en el armario

Las perchas deben tener el mismo ancho que la prenda, y su parte posterior debe dar apoyo al cuello. 

Para que las prendas no se resbalen de las perchas, pegue tiras de goma en los extremos de la percha, nunca más se deslizarán. 

Si quiere mantener una falda de pliegues sin arrugas, coja una media de señora, córtele la parte del pie y quedará como un cilindro vacío, meta la falda de pliegues en el interior y después guárdela en el armario en posición horizontal. 

Para que las perneras de los pantalones no se marquen al colgarlos en las perchas, ponga un trocito de cartón o de goma espuma en la barra de la percha. 


Fuente:  Femina Actual