viernes, 16 de septiembre de 2016

Trucos para Limpiar el Cabezal de la Ducha

Trucos para limpiar el cabezal de la ducha

¿Cada vez sale menos agua del cabezal de la ducha? Si los pequeños agujeros del cabezal se están tapando, será mejor que pongas en práctica estos sencillos trucos para limpiar el cabezal para que el agua vuelva a fluir libremente.

Si el cabezal no se puede sacar

El problema que puedes tener con tu ducha es que el cabezal sea fijo y que no se pueda extraer para limpiar. Pero esto no es una dificultad en realidad, porque igual se pueden destapar esos agujeros con solo usar vinagre, ese ingrediente de cocina que siempre te salva a la hora de limpiar.
Lee también: Aprende cómo limpiar la casa con vinagre
Los depósitos minerales (o sarro) que tapan la ducha, se pueden eliminar con este procedimiento: busca una bolsa de plástico resistente que sea lo suficientemente grande como para que entre el cabezal de ducha. Llénala hasta la mitad con vinagre blanco e introduce el cabezal dentro. Sostenla con una banda elástica y déjala allí unas horas o, si puedes, toda la noche.
Al otro día, retira la bolsa y deséchala junto con el vinagre. Utiliza un cepillo de dientes o similar para cepillar bien la superficie de agujeros y, por qué no, la parte superior (o campana). Una vez que cepillaste bien, abre al máximo el agua para que fluya y retire los restos que quedaron en el cabezal. Termina el proceso limpiando con un paño, ¡y listo!

Si puedes sacar el cabezal

La mayoría de los cabezales se desenroscan y se pueden sacar, ya sea para limpiar o para cambiar cuando se rompen. Si este es tu caso, retira el cabezal de la ducha, desenroscando suavemente, porque de lo contrario podrás romperlo. Para hacerlo con más seguridad, tómalo con un trapo.
Una vez que lo tengas en la mano, abre al máximo el grifo de la pileta y coloca el cabezal al revés, para que pase el agua desde los agujeros hacia adentro y arrastre cualquier depósito mineral que esté suelto. A continuación, toma un alfiler o aguja y destapa cada agujerito para sacar todo el sarro que los tape.
Vuelve a pasarlo por agua y para terminar, deja el cabezal en remojo dentro de un cuenco con vinagre blanco por unas horas o hasta el otro día. Enjuaga y colócalo en la ducha.