lunes, 13 de noviembre de 2017

LAVAR MUÑECOS DE PELUCHE EN EL LAVARROPAS


¿Cómo lavar un muñeco de peluche en tu lavadora?


Todo sobre:
Ese conejo rayado, ese suave ratón, ese oso sonriente o ese Nemo de peluche, necesitan a veces lavarse. Tu hijo duerme con su muñeco de felpa todos los días, pero también lo lleva al parque, lo tira al suelo, se lo pasa por la boca o le derrama a veces encima su vaso con jugo. Es importante que los mantengamos limpios, sin bacterias ni hongos. Estos consejos van a ayudarte.

Lee la etiqueta del peluche

Muchos peluches traen etiquetas con instrucciones de lavado. Antes de meterlo en tu lavadora, asegúrate de que el muñeco sea de un material lavable.

Cose las partes del muñeco que estén sueltas

Si el peluche es viejo, puedes haber manitos u orejas que estén sueltas y que requieran ser reforzadas antes de someterlo a un ciclo de lavado.

Mete el peluche dentro de una bolsa de lavado

Tal como lo haces con tu ropa delicada, es importante lavar al muñeco dentro de una bolsa de lavado, para que no se dañe. Si no cuentas con una, puedes usar una funda de almohada sujeta con ganchos.

Remoja al peluche en una mezcla de vinagre y agua

Antes de lavar, mezcla en un recipiente una parte de vinagre y dos de agua tibia con un chorro de limón o lavavajillas. Remoja allí al muñeco dentro de su bolsa, para eliminar las manchas más visibles.

Mete al peluche dentro de tu lavadora

Utiliza una pequeña cantidad de detergente, ojalá hipoalergénico. Ideal si puedes agregar suavizante o un chorrito de vinagre blanco. Recuerda que las lavadoras LGcuentan con la tecnología True Steam, que, mediante el lavado a vapor, ayuda a quitar malos olores y hongos.

Inicia un ciclo de agua fría

Como cualquier prenda delicada, es mejor lavar los peluches con agua fría. Utiliza el ciclo más suave de tu lavadora.

Dale forma al peluche con tus manos

Cuando saques al muñeco de la lavadora, dale forma con tus manos, como a un cojín que intentas inflar. Estíralo y procura que no quede lleno de bultos de relleno.

Cuélgalo para secarlo

Con ayuda de un “perro” o gancho para la ropa, cuelga al muñeco en el tendedero para que se seque, idealmente al sol.

Últimos retoques y a las manos de tu hijo

Con una cepillo, arregla el pelo del peluche para que quede fragante y reluciente. Verifica que todas sus partes estén firmes y bien cocidas y devuélveselo limpio a tu hijo.

KEN FOLLET. MI ÚLTIMO REGALO