martes, 18 de julio de 2017

PENSANDO EN VOZ ALTA. Después de la Gran Nevada

Valle Nevado, Chile



Pasaron 4 días desde las intensas nevadas que hubo en Santiago de Chile.  Una de las más grandes en muchos años.  Yo amo la nieve,  los paisajes son realmente mágicos.  Esta vez lamentablemente, tuvimos un gran inconveniente que perjudicó a casi todos los habitantes de esta bella ciudad. - Cortes de luz generalizados-   Sabemos que con los temporales, suele cortarse la luz, a veces ratos largos, horas, pero días...  no había pasado.  El tema, es que en Santiago, casi todo funciona con energía eléctrica,  contamina menos, por  varias razones, lo que no significa que sea más barato, para nada.

Esta vez, en mi caso, pasé tres interminables días sin calefacción, no les puedo contar lo insoportable que es, estar con temperaturas bajo cero. ( siempre son más bajas que lo que se dice, por la sensación térmica).  Nos abrigamos mucho.  Increible, estar en casa, con guantes de lana,  bufandas, gorro, dos o tres pares de medias muy gruesas, en fin, todo para poder aguantar el frio.   Y yo me engripé mal.


Con el tema de Mari Kondo, regalé muchas cosas, una suele mimetizarse con el sistema, y vamos regalando.  Felizmente, tenía algunas frazadas, lo que nos vino muy bien, a la noche el frio era horroroso.  Les había comprado mantitas nuevas a mis perritas, les vino bárbaro. Aclaro que usamos Scaldassono, es una especie de calientacamas, eléctrico, razón por la que no usamos frazadas. Sólo el cubrecamas. 

La parte positiva; gracias a que tengo todo bastante Organizado, la casa siguió funcionando bien.  Mi heladera y freezer resistieron, sólo se descongeló un cajón del freezer, lo que cociné enseguida.    Tenía comida preparada con anticipación, nos  vino de maravillas.  Mis hornos son eléctricos,  mi encimera de cocina es lo único  a gas,  Tengo una pava de repuesto, para cualquier eventualidad, también me vino bárbaro. Qué bueno que la conservé.  Igualmente feliz, porque lo regalado fue para gente que necesitaba más.

Cada una debe armar su método de Organización de acuerdo  a sus propias y personales necesidades.  No hay un único método para todas.  Lo repito siempre en mis grupos.  La experiencia fue fea,  no lo puedo negar, sí, aprendimos mucho de estos momentos difíciles.
Annissa.