viernes, 7 de abril de 2017

JARDINEANDO. CÓMO PLANIFICAR TU JARDIN

Cómo empezar un jardín

¿Anhelas tener vegetales frescos en tu plato cada noche? ¿O te gustaría acercarte a la ventana y ver una fila de flores coloridas? No importa lo grande o pequeño que sea tu patio, puedes tener un jardín que se ajuste a tus necesidades. Sigue leyendo para tener más información sobre cómo planificar y empezar un jardín.

1
Planificar tu jardín

  1. Imagen titulada Start a Garden Step 1
    1
    Debes decidir qué tipo de jardín quieres tener. ¿Qué propósito tiene tu jardín? Algunos jardines son funcionales y producen fruta y vegetales que pueden usar tu familia o vecinos. Otros tienen un propósito más ornamental, dándole belleza a tu propiedad y dando una vista hermosa a las personas que pasan cerca. Si no estás seguro del tipo de jardín que deseas, considera las siguientes opciones:
    • Los jardines con vegetales incluyen, pimientos, tomates, coles, lechugas, papas, calabaza, zanahorias y otros vegetales. Si es posible sembrar vegetales en el lugar dónde vives, puedes encontrar una manera de cultivarlos en tu patio.
    • En los jardines de flores, encontramos diferentes tipos de flores que pueden ser sembradas estratégicamente para que florezcan todo el año. Algunos jardines de flores son estructurados, con flores cultivadas en filas y siguiendo un patrón, otros son más amplios en apariencia. Tu gusto personal determinará qué tipo de flores cultivarás.
    • Los jardines de hierbas usualmente complementan a ambos tipos de jardines tanto los florales como los vegetales, a que tienden a florecer hermosamente y tienen un propósito funcional dando saber a tu comida. Los jardines de hierbas pueden incluir romero, tomillo, eneldo, cilantro, y una variedad de hierbas que desearás usar para condimentar y para usar como té.
  2. Imagen titulada Start a Garden Step 2
    2
    Decide qué plantas específicamente quieres incluir en tu jardín. Averigua qué plantas crecen bien en tu región usando zone finder para determinar en qué zona te encuentras, luego investiga qué plantas crecen bien en tu área. Mientras más conoces sobre tus opciones, haz una lista de las plantas que quieres comprar.
    • Algunas plantas no crecen bien en algunas zonas. Si vives en un lugar con inviernos muy leves y veranos muy calurosos, es posible que las plantas que necesiten un clima frío no crezcan adecuadamente.
    • A menos qué planees hacer un jardín relativamente grande, trata de seleccionar plantas que necesiten condiciones de crecimiento similares. ¿Necesitan el mismo tipo de suelo y exposición al solar? Si no es así, es posible que debas crear un jardín con diferentes tipos de condiciones para que crezcan adecuadamente, esto puede ser complicado para un jardín pequeño.
  3. Imagen titulada Start a Garden Step 3
    3
    Selecciona un lugar en tu jardín. Analiza los alrededores de tu patio y evalúa el lugar dónde quieres que tu jardín se encuentre. La ubicación que selecciones debe ayudar tanto para ayudar al jardín a servir la función que deseas como hacer que las plantas crezcan saludablemente.
    • No importa el tipo de jardín que desees, la mayoría de las plantas crecen mejor en un suelo bien drenado y rico en nutrientes. Evita los lugares del patio dónde el agua se estanca luego de una lluvia, ya que esto puede indicar que el suelo es muy esponjoso o con mucha arcilla.
    • La mayoría de los vegetales crece mejor con luz solar, así que si vas a cultivar un jardín con vegetales selecciona un lugar que no sea ensombrecido por los árboles o por tu casa. Las flores son más versátiles, y si quieres cultivar flores cerca de tu casa puedes seleccionar flores que crecen mejor en la sombra.
    • Si tu suelo no es de la mejor calidad, puedes crear un lecho elevado, y cultivar flores y vegetales ahí. Los lechos elevados son lugares para cultivar que son construidos sobre el suelo con marcos de madres y se rellenan con tierra.
    • Si no tienes patio, puedes tener un jardín. Cultivar flores, hierbas y algunos vegetales en macetas grandes en un lugar de tu casa. Puedes moverlas de acuerdo a la cantidad de sol que necesiten.
  4. Imagen titulada Start a Garden Step 4
    4
    Realiza el diseño de tu jardín. Haz un mapa para saber en dónde quieres colocar tus plantas. Adapta tu diseño de acuerdo a las necesidades de las plantas, asegurándote que las plantas que necesiten sombra, se encuentren en la sombra y las que necesiten luz solar la reciban durante el día.
    • Toma en cuenta el espacio que cada planta necesitará, tanto al cultivarla así como cuando empiece a madurar. Asegúrate de que todo lo que quieras cultivar encaje en tu jardín y que tengas espacio suficiente.
    • Ten en cuenta el tiempo. Muchas plantas necesitan cultivarse a diferentes momentos de acuerdo al lugar dónde vives. Por ejemplo, si vives en una región de inviernos leves y veranos calurosos, es posible que debas cultivar tus flores antes que si vivieras en un lugar con inviernos fríos y veranos cortos.
    • Si estas cultivando un jardín de vegetales, diseña uno que sea conveniente para que camines en él y puedas recolectar la cosecha. Tal vez sea aconsejable que hagas un camino en tu jardín para este propósito.
    • Las flores del jardín deben ser diseñados pensando en la estética. Selecciona colores que se vean bonitos juntos, y crea patrones que sean agradables a la vista. Ten en mente cuando las flores empiecen a florecer.

2
Prepárate para cultivar

  1. Imagen titulada Start a Garden Step 5
    1
    Compra utensilios de jardinería. Requiere de mucho equipo para cultivar un jardín, pero una vez que compres todos los utensilios necesarios te durarán por muchas temporadas. Encontrarás la mejor selección en una tienda de jardinería o en un vivero. Compra los siguientes utensilios:
    • Semillas o plantas jóvenes. Puedes decidir si quieres empezar tu jardín desde las semillas o comprar plantas jóvenes que acaban de florecer. Revisa la lista de plantas que quieres sembrar y compra las semillas necesarias o las plantas jóvenes que necesites para los diferentes componentes de tu jardín.
    • Fertilizante y tierra vegetal. Los fertilizantes como hueso molido, harina de sangre y otros ayudan a tus plantas a crecer saludablemente, y un poco de tierra vegetal es útil en caso de que quieras una protección extra.
    • Mantillo o composta. Muchas plantas requieren de una capa de mantillo o composta para protegerlas de las inclemencias del clima y las temperaturas extremas cuando se encuentran en las primeras etapas de su crecimiento. Puedes comprar la composta o el mantillo o puedes hacerlo tú mismo.
    • Equipo para mover la tierra. Si planeas hacer un jardín grande, es posible que quieras comprar o rentar una motocultor, que es una carretilla con ruedas que separa el suelo y lo hace suave para sembrar. Para lugares más pequeños, un rastrillo de jardinería es suficiente.
    • Una pala de jardinería o pala puntiaguda. Esto hace más excavar en la tierra haciendo agujeros adecuados para las semillas o plantas jóvenes.
    • Una manguera de jardinería. Compra una manguera que te permite regar de diferente manera, ya sea rociar un poco de agua o regar con potencia las plantas, dependiendo de lo que necesites.
    • Materiales para hacer cercas. Si planeas hacer un jardín de vegetales, es posible que quieras hacer cercas alrededor para mantener a los conejos, ardillas y mascotas de vecinos alejados de tus vegetales.
  2. Imagen titulada Start a Garden Step 6
    2
    Prepara el suelo. Usa la motocultor para preparar el suelo en el área que has designado para tu jardín. Trabaja el suelo a una profundidad de 12 pulgadas, asegurándote de que esté lo suficiente blando y no tenga grandes cúmulos. Quita las piedras, raíces y otros objetos sólidos del jardín, luego fertilízalos.
    • Cómo crezcan tus plantas dependerá de la calidad de la tierra. Puedes comprar un equipo para probar el suelo para saber cuánto material orgánico hay en él, la cantidad de nutrientes y nivel de pH. Usa los resultados para determinar cuánto fertilizantes y otros ingredientes necesitas.
    • No agregues más fertilizantes de lo que necesitas. Agregar fertilizante extra puede ser tóxico para las plantas. Debes tener en cuenta que no todas las plantas les gustan los suelos fertilizados; algunas se benefician de los suelos con pocos nutrientes, así que recuerda averiguar las preferencias de tus plantas.
    • Si tu examen demuestra un nivel de pH ácido, agrega caliza para aumentar el pH. Si tu suelo es alcalino, puedes agregar semillas de algodón, azufre, corteza de pino, abono o agujas de pino para que sea más ácido.

3
Cultivar el jardín

  1. Imagen titulada Start a Garden Step 7
    1
    Cultiva semillas o plantas jóvenes de acuerdo a tu diseño. Usa la pala para cavar agujeros espaciados a unas pulgadas de separación, o como se indique en el empaque de las semillas o plantas que compraste. Asegúrate de que los agujeros sean lo suficientemente profundos. Coloca las semillas o plantas en los agujeros y cúbrelos con la tierra. Da palmaditas suaves para colocar la tierra en el lugar.
  2. Imagen titulada Start a Garden Step 8
    2
    Agrega fertilizante si es necesario. Dependiendo de las plantas que hayas seleccionado, es posible que necesites fertilizar el jardín luego de haber sembrado las plantas o semillas. Algunas necesitarán más fertilizante que otras, así que asegúrate de usar fertilizante en las áreas que se necesite.
  3. Imagen titulada Start a Garden Step 9
    3
    Agrega composta, tierra vegetal o mantillo si es necesario. Algunas plantas requieren de una capa fina de composta, mantillo o tierra vegetal para protegerlas durante la germinación y mientras las plantas son pequeñas y frágiles. Esparce el material a mano, o usa un esparcidor para cubrir un área grande.
    • Algunos tipos de composta o mantillo no son apropiados para ciertas plantas. Realiza una investigación sobre las plantas que vas a sembrar para asegurarte de que tengas el adecuado.
    • Una capa muy gruesa puede impedir el crecimiento, así que asegúrate de agregar solamente lo necesario.

  4. 4
    Riega el jardín. Cuando termines de sembrar o tratar el suelo, usa una manguera de jardín, para regar el jardín. Continúa regando todos los días, agrega más o menos agua de acuerdo a las necesidades de las plantas, durante las primeras semanas luego de haberlas sembrado.
    • Saturar en exceso el suelo puede ahogar las semillas y evitar que crezcan. No rocíes al punto en que se formen ríos de agua en el jardín.
    • Nunca dejes que el suelo se seque completamente. Regarlo una vez al día debe ser suficiente, pero está bien agregar un leve rocío de agua más de una vez al día para mantenerlo húmedo.
    • Una vez que las plantas hayan florecido, riégalas por la mañana, en lugar de la noche. El agua que queda reposada durante la noche crea lodo y otras enfermedades en las plantas.

  5. 5
    Quita la mala hierba del jardín. La mala hierba le quita nutrientes del suelo, dejando menos nutrientes para tus vegetales y flores. Quita la mala hierba cada cierto tiempo para asegurarte de que tus plantas obtengan los nutrientes necesarios, solo ten cuidado de sacar la planta.

  6. 6
    Considera colocar una pequeña cerca. Si ves pequeños animales como conejos, ardillas, y topillos o roedores en tu jardín o en el vecindario, es recomendable que coloques una cerca alrededor de tu jardín para protegerlo. Una cerca de dos o tres pies de alto es suficiente para mantener afuera a las criaturas pequeñas.