domingo, 9 de abril de 2017

3 RAZONES POR LO QUE LOS JAPONESES RECOGEN LA BASURA DESPUÉS DE UN PARTIDO




Una de las noticias que ha dado vuelta al mundo en este mundial (y en los anteriores también) es cómo la hinchada japonesa limpia la basura después de los partidos de fútbol. Tras haber visitado varias páginas web y los comentarios al respecto, me di cuenta de que nadie iba más allá en la explicación del porqué lo hacen y simplemente rematan la nota o el comentario con un escueto “es por su cultura” o “es por su educación”, mostrándolo como si fuera algo imposible de copiar en nuestros países.
Esta costumbre japonesa de limpiar una vez acabado un partido de fútbol se hizo conocida en 1998, en el mundial en Francia, donde los aficionados japoneses dejaron impecables sus asientos (aqui una nota de ese entonces). En aquella época, el lema de moda entre los japoneses que iban al extranjero era el siguiente:

“Dejar todo más limpio de cuando llegamos” 「来たときよりも美しく」

bluebags

Es algo que surgió, en cierta manera, de la forma de pensar acerca de la costumbre de limpiar. También ayudó mucho que las agencias de viaje japonesas en las que se compraron los pasajes para el mundial les entregaran a sus clientes unas bolsas de basura azules para que apoyaran a su equipo y a la vez la usaran para depositar en ellas sus desperdicios. Cabe aclarar que no todos los japoneses son así, aunque es algo que suscitado comentarios en cada mundial o partido internacional de otras disciplinas deportivas en los que Japón ha participado.

La educación y cultura sí son las razones de este comportamiento pero va mas profundo que eso, y eso es lo que quiero explicar en este articulo.

Razón n.º 1 la limpieza forma parte de la educación escolar

Desde primero básico hasta segundo medio (en incluso en algunas universidades), es decir, desde los 8 años de edad hasta los 16, los niños japoneses se encargan de mantener limpia su escuela. Esto incluye los baños, el patio y sus alrededores. Los estudiantes son responsables al cien por cien de qué tan limpio esté su colegio. Son los niños quienes establecen el orden en que se limpia, así como el grado de limpieza. Es una parte importante de la enseñanza de la escuela. Puede sonar casi imposible hacerlo con los niños de hoy, pero si se comienza en el primero de básico como algo que se debe hacer, los niños entenderán y se convertirá en una rutina. Lo que más se les enseña al hacer la limpieza son estos tres puntos:
  1. La limpieza de tus alrededores es responsabilidad de uno mismo.

  2. La limpieza de tus alrededores representa tu alma.

  3. La limpieza NO es un castigo, es un deber de todos.

Aqui un grafico rotativo que se usa para separar a los estudiantes en la sala para turnarse diariamente en la limpieza diaria.
Aqui un un gráfico rotativo indica los turnos de limpieza diaria a los estudiantes de cada sala.
Aqui pueden ver un Manual de limpieza que le pasan a los estudiantes en las escuelas. Está en japones, pero pueden ver como detalladamente les enseñan como limpiar de la mejor manera.

Razón n.º 2: la limpieza en la casa la hace cada dueño


A diferencia a muchos países en América Latina, en Japón no se contrata servicio doméstico para la limpieza (únicamente las personas millonarias pueden permitírselo). Esto se debe a que el servicio es muy caro (como mínimo cien dólares por día) y también porque los espacios son muy chicos para mantener a una persona viviendo en la misma casa. Por ende, las familias son las que asumen la limpieza de sus casas. El ama de casa es quien más cuida se ocupa de esta labor, pero la familia entera participa en la actividad. Lo que es interesante es que hay limpiezas diarias, pero también una limpieza al término de algún acontecimiento como una reunión familiar o una fiesta. Hay una limpieza a fondo, llamada osoji, o ‘gran limpieza’, que se hace antes de que acabe el año, para recibir el siguiente con la casa y el alma limpias. Entre toda la familia se limpia hasta el último rincón. Es común que los niños ayuden a asear el piso y arreglen sus cuartos.

Razón n.º 3: el concepto de limpieza es diferente

Por experiencia propia, siento que en america latina, la limpieza se considera como una tarea que nadie la quiere hacer, un castigo, e incluso un trabajo remunerado propio de las clases sociales más bajas.
“¿Limpiar? No, eso es trabajo del que hace el aseo”,
“¿Por qué tengo que limpiar yo? ¡No es mi culpa que esté sucio!”
“No recojas eso, le estás quitando el trabajo al que limpia”
son solo algunas frases que he escuchado varias veces.
La cultura japonesa –que suele poner mucho énfasis en la responsabilidad individual– aborda el asunto del aseo dándole más peso al hecho de limpiar un lugar que al de buscar al responsable de la suciedad. 
Para entender mejor esta actitud frente a limpieza que exhiben los japoneses, les presento las 5S de la limpieza que planteó la empresa Toyota con el fin de mantener sus oficinas y los alrededores limpios.
5shand2
整理 Seiri : Clasificación. Separar lo innecesarioEsta es la más difícil, ya que hay que pensar en cada cosa. Seiri significa ‘seleccionar lo necesario de entre lo innecesario’. Es una decisión continua que se toma para mantener las cosas en orden. Casi se trata de un modo de vida, llena de decisiones.
整頓 Seiton: Orden. Situar lo Necesario
Organizar el espacio de trabajo de forma eficaz. 
掃除 Souji: Limpieza. Suprimir la suciedad
Mejorar el nivel de limpieza de los lugares.
清潔 Seiketsu: Encontrar suciedad. Prevenir el desordenPrevenir la aparición de la suciedad y el desorden.
躾 Shitsuke: DisciplinaFomentar los esfuerzos y la acción diaria de la limpieza. 
En resumen, la cultura de la limpieza se basa en el día a día, y la forma en que se piensa sobre ella.
Reconozco que no soy una de las personas más limpias que existen, pero el pensar que la limpieza que me rodea depende de mí me ayuda a poder recoger la basura que no es mía y hacerlo sin prejuicios ni manías.

Mi gran esperanza y sueño es que algún día los colegios en Latinoamérica sean capaces de concienciar a sus estudiantes para que limpien las aulas y que los papás estén de acuerdo con eso. Creo que bastaría esa acción diaria para conseguir que nuestras ciudades, barrios y casas, y en especial nuestros estadios, sean lugares más limpios.