domingo, 5 de febrero de 2017

¿POR QUÉ NOS ABURREN LAS RUTINAS DEL HOGAR?'


madre trabajadora:  



Dicen que los niños sólo molestan cuando están aburridos.  Con los adultos no es tan diferente. No molestan a otros, pero sí se molestan consigo mismos,  que es bastante peor.    Si tratamos de encontrarle la vuelta, a las actividades que no nos gustan, lo más probable es que  encontrarán que son entretenidas, o al menos gratificantes y en realidad no cuestan tanto.



A la mayoría de las Amas de Casa les aburre la rutina diaria,  hacer todos los días lo mismo,  no sentir agradecimiento o reconocimiento de la familia, las cansa el “tener que”,  ´porque eso  implica una obligación, algo que no agrada tanto.   Recuerdan en el colegio, seguro no les gustaba leer los libros que les indicaba el profesor, y a él se lo exigía el programa curricular.  Sin embargo, es muy probable, que de adultos, hayan tomado el mismo libro, y lo hayan disfrutado mucho.  Por qué, pues simplemente porque ya no era una obligación, era algo que eligieron por opción propia.



¿Qué podríamos hacer para cambiar esa sensación de cansancio o aburrimiento?



Hacer que cada día sea diferente  ¿Cómo?   Eso depende de la creatividad de cada una, no hay fórmulas mágicas, ni una sola alternativa para todos.  Volvamos al comienzo de este post, si buscamos que las tareas sean agradables, seguro nos sentiremos más contentos. Por eso es muy efectivo buscar un compañero/a para realizar las actividades, pertenecer a algún grupo en Facebook, en que se realicen tareas en conjunto, alguien que nos motive a seguir, y a sentirnos bien.  Una vez que encontremos esa motivación, verán que todo es más aliviado, las tareas que hacíamos arrastrando los pies, y con desgano, ahora fluirán como por encanto.



Habitualmente les comento alguna experiencia personal.  A mí no me gustaba nada cocinar, tuve la suerte a lo largo de mi vida de contar con ayuda en casa que lo hiciera por mí, por lo tanto no era algo que me preocupara.  Hasta que un día me dije, ¿por qué no aprender yo a cocinar, y hacer cosas ricas para mi familia también?  Es así como me inscribí en un curso de Cocina, mi profesora  y compañeros eran divinos, típico de la primera clase la pregunta, por qué te inscribiste, por qué estás acá.  Todos decían porque me encanta la cocina, quiero aprender platos más sofisticados o variados etc.  Cuando llegó mi turno, dije la verdad, en mi caso, es porque no me gusta cocinar, pero quiero aprender para ver la sonrisa en la cara de mis hijos y de mi marido, aclaro que mi familia es lo que más amo en la vida.  Todos quedaron un poco sorprendidos, la profesora con su amabilidad característica, me dijo, verás como ahora aprenderás a Amar la Cocina. Y así fue;estuve dos años con ellos, y no seguí porque lamentablemente la profesora se dedicó a sus eventos particulares y no le daban los tiempos. Por mí hubiera seguido feliz.



Fue una gran experiencia , y una vez más me convencí, que todo lo que hacemos con Amor y Motivación, nos gratifica y hace feliz.


Buena Organización
Annissa