sábado, 1 de octubre de 2016

¿PROCRASTINACIÓN CRÓNICA?

¿Procrastinación Crónica? – Descubre Cómo Vencerla Usando La Técnica de los “10 Minutos”

¿Cuántas veces te ha pasado?
¿Cuántas veces te ha pasado?
Una conducta muy asociada al Déficit de Atención del Adulto es la bien conocida Procrastinación.
¿Cuántas veces te ha pasado que ante una tarea demasiado compleja o larga (o aburrida) tu primera reacción sea posponerla para mañana y luego para pasado mañana… y así sucesivamente?
Yo sé que por lo menos a mí me ha pasado más de una vez (¡incluso este post es un buen ejemplo de ello ya que llevaba varias semanas en estado de borrador!).
Lo que muchos no saben es que, dada su naturaleza conductual, la Procrastinación es un hábito que se puede modificar si se aplican los principios que gobiernan la conducta (y estos principios han sido tradicionalmente el objeto de estudio de mi disciplina favorita en psicología: el Análisis Conductual)
De eso se trata este post, vamos a ver algunas de las causas de la Procrastinación y una técnica simple pero poderosa que he diseñado específicamente para revertir sus efectos.

El Demonio de la Evitación

La Procrastinación suele tener consecuencias MUY negativas:
  • Atrasos y entrega de los proyectos fuera de plazo.
  • Pérdida de credibilidad ante jefes y profesores.
  • Estrés y angustia que aumentan a medida que el tiempo transcurre y no hay avance alguno.
  • Malas notas y peores evaluaciones de desempeño.
  • Oportunidades perdidas.
  • Y un laaaaaargo etcétera…
¿Temor al fracaso?
Temor al fracaso: una de las causas ocultas de la Procrastinación
Lo que muchos no saben es que hay distintos tipos de motivación detrás de la conducta de posponer y posponer indefinidamente las tareas y proyectos.
Por ejemplo, en algunas personas existe la tendencia a buscar la perfección en todos los proyectos, cosa que puede demorar su inicio debido al temor de que el resultado no esté a la altura de sus estándares habituales.
Otra motivación para procrastinar es que la tarea en sí se presenta como un desafío demasiado complejo y la persona no sabe por dónde empezar (para este tipo de Procrastinación ya hemos compartido una técnica que puedes revisar pinchando este link).
También puede ser que el miedo al fracaso se manifieste bajo la forma de pensamientos negativos y dudas acerca de la capacidad de llevar la tarea a buen término.
Finalmente, puede ocurrir simplemente que lo que hay que hacer no es muy entretenido y prefieres hacer algo que te gusta más como mirar Facebook o leer este blog 😉
¿List@ para cambiar esta situación?
¿List@ para cambiar esta situación?
Desde un punto de vista puramente conductual, la Procrastinación es una forma de evitación (simplemente evitas hacer aquello que sabes que tienes que hacer y, en su lugar, haces cualquier otra cosa). Es decir se trata de un patrón de conducta que se repite ante ciertas situaciones, y por lo tanto puede ser identificado y modificado con las técnicas apropiadas.
Lo primero que debes hacer es fijarte en las situaciones que comúnmente te suscitan ganas de postergar el inicio de una tarea y determinar con la mayor precisión posible qué clase de situaciones son. La idea es identificar el tipo de motivación que puede estar detrás. ¿Se trata de alguna de las motivaciones que revisamos más arriba?

La Técnica De Los 10 Minutos Para Vencer A La Procrastinación

Ya. Ahora te presento la que he bautizado como “la técnica de los 10 minutos”
  1. Elige una tarea pendiente que hayas estado postergando y consigue un reloj con alarma.
  2. Programa la alarma para que suene en 10 minutos. Vas a trabajar solamente durante esos 10 minutos, ni un segundo más…
  3. Comienza a trabajar y cuando suene la alarma detente. Descansa un par de minutos, anda a buscar un café…
  4. Fíjate si quieres seguir trabajando otros 10 minutos y repite el proceso.
  5. Si no, no importa, haz otra cosa y programa otros 10 minutos de trabajo para un rato más.
– nota: el café es opcional…
Ahí está. Los principios conductuales sobre los que está construida esta técnica son muy potentes así que ¡adelante!

fuente:  Vivir mejor con TDAH