miércoles, 25 de mayo de 2016

Leer. Un Placer. "En Un Rincòn del Alma."

Posted: 23 May 2016 10:00 PM PDT
Hace unos dos años leí “As de corazones;” un libro que me gustó muchísimo. Tras él, tuve la intención de seguir leyendo otras novelas de la autora; de hecho, tenía éste que hoy reseño en el kindle desde hacía tiempo pero, ya sabéis cómo es esto: listas larguísimas de pendientes, compromisos por todas partes y, en mi caso, que le doy prioridad al libro en papel. Por suerte, ahora que se ha publicado en papel la continuación de “En un rincón del alma” (“Mujeres de agua”), me he hecho con ambos libros y, nada más tenerlos en mis manos, me puse con el primero -que acabé al día siguiente-. Ya os adelanto que me ha gustado muchísimo

Éstas son mis impresiones


Antonia J. Corrales

Antonia J. Corrales, tras años ejerciendo su profesión —administración y dirección de empresas— decidió dedicarse de lleno a su pasión: el mundo de las letras y la escritura.

Desde entonces ha trabajado como correctora, columnista en periódicos locales, articulista en revistas culturales, entrevistadora en publicaciones científicas y jurado en certámenes literarios.

Es autora de las novelas:

.- 'Epitafio de un asesino' (2005),

.-'La décima clave' (2008)

.- 'En un rincón del alma' (2011).

.- ‘As de corazones’ (2013)

.- “Mujeres de agua”





Datos técnicos


Título: “En un rincón del alma”

Autora: Antonia J. Corrales

Editorial: B de Books (Ediciones B)

Edición: tapa dura, tamaño bolsillo, edición especial

Páginas: 205

ISBN: 978-84-9872-986-3

Precio: 6,95 €



Argumento

Cuando goza de lo que para muchas personas sería una situación privilegiada (buen estatus económico y social, hijos mayores e independientes), Jimena, se siente más sola que nunca.

Su vida ha pasado como un destello de luz ante sus ojos, sin darle tiempo a vivir, a sentir o ser la persona que en realidad es. Es entonces cuando toma consciencia de que es una desconocida para los suyos, que ha pasado lo mejor de su vida viviendo la vida de los que amaba, sin vivir la suya propia.

La infidelidad de su marido, la pérdida de una de sus amigas y la«marcha» de su amante, la llevarán a replantearse muchos valores e ideales y retomar las riendas de su presente.




Impresiones


Jimena se encuentra en un avión rumbo al Cairo. Es una mujer de mediana edad, casada, con dos hijos mayores, con una vida económicamente resulta, con unas buenas amigas. Y, de pronto, lo abandona todo y se marcha a cumplir uno de sus sueños: vivir en Egipto. En el avión comienza a escribir una larga carta dirigida a su madre, en la que desnuda su alma y le cuenta cómo es, lo que siente y por qué ha hecho lo que ha hecho.
“Madre, soy Jimena. Sé que apenas me recuerda. Siempre pasé por su lado como una sombra parlante a la que nunca logró prestar atención. En casa éramos demasiados y a usted siempre le faltó tiempo. Lo entiendo, entiendo su falta de tiempo , pero jamás pude comprender la carencia de justicia en al repartición del mismo”.

Tras un corto prólogo (que cuando lo lees no acabas de entender pero que, una vez terminada la novela, cuando lo relees, cobra todo el sentido), nos metemos de lleno en la historia de Jimena. Y de una forma que de primeras nos da una gran bofetada porque, ¿cómo una mujer puede decirle a su madre que cree que apenas la recuerda? ¿Cómo puede una hija sentirse tan abandonada por su madre? ¿por la persona que, se supone, siempre debería estar ahí para nosotros? Ese primero párrafo ya suscita nuestra curiosidad. Pero cuando empezamos a conocer las circunstancias de Jimena, la curiosidad va en aumento. Y es que, aparentemente, Antonia lo tiene todo: un matrimonio (supuestamente) feliz, dos hijos ya crecidos, una buena casa, un trabajo que le satisface, amigas del alma… Y, sin embargo, viaja rumbo al Cairo dispuesta a no volver. ¿Qué le ha podido pasar para tomar tan drástica decisión? Obviamente, ella misma nos lo va a contar: no a nosotros directamente, Jimena no se dirige al lector, sino que se lo cuenta a su madre; pero el lector tendrá la oportunidad de leer esa emotiva carta –el libro es como una larga carta- en la que no sólo sabremos cómo es Jimena y la gente que la rodea sino que conoceremos su pasado y qué ha ocurrido recientemente para que haya decidido cortar con todo.

Conoceremos así a una mujer que parece que tiene todo lo que la vida puede ofrecer pero que, no obstante, siempre ha carecido de lo esencial: cariño. El primero, el más básico: el cariño de una madre. Porque, sea cuáles sean las circunstancias, aunque seamos la peor persona del mundo, creo que casi todos podemos confiar en algo: en el amor incondicional de nuestra madre. Ni la falta de tiempo a la que alude Jimena al principio puede justificar esa dejadez de su madre; máximo cuando, por lo que parece, la distribución del poco tiempo de que disponía no se hacía de forma equitativa entre todos sus hijos. Pero no es sólo ése el cariño que le falta: también el de su marido. Marido con el que formó una bonita familia, con el que creció material pero no personalmente. Las infidelidades de él han dejado un gran vacío en Jimena. Vacío que, por suerte, sólo sus dos amigas han sabido llenar: Sheela y Remedios.

“En un rincón del alma” es una historia de mujeres (que no para mujeres). Son los personajes femeninos los mejor dibujados y los que, sin duda, se llevan la palma a la hora de desarrollar la trama, siendo los pocos personajes masculinos casi meros acompañantes. La protagonista, obviamente, es Jimena quien, para enfatizar esto, nos lo cuenta todo en primera persona. He de decir que el personaje de Jimena me ha encantado y que en muchas ocasiones me he puesto en su lugar y me he visto reflejada en algunos de sus pensamientos, de sus anhelos y deseos (así que no os extrañe si algún día cojo el petate y me marcho para Egipto que, como Jimena, también es mi sueño). Y es que creo que casi cualquier mujer se puede sentir identificada con ella porque, ante todo y sobre todo, Jimena es una mujer muy normal y muy real. Hecha con trocitos míos y trocitos tuyos, trocitos de todas. Por eso, es fácil empatizar con ella y verse reflejada en algunas de sus vivencias (y en las que no, porque no las hemos vivido o no las hemos vivido aún, seguro que veremos reflejadas a mujeres de nuestro entorno).

"En un rincón del alma” es la historia de una mujer que ha de huir para encontrarse a sí misma. Una mujer a la que un matrimonio, una familia y una vida convencional no le permiten desarrollarse ni mostrarse tal cual es. Es también una historia de amistad entre mujeres, una amistad que cambia la vida y que llena las necesidades afectivas de las tres implicadas. Mucho se ha hablado de la amistad entre mujeres y normalmente mal. Seguramente porque la mayoría de los que han hablando de ella son hombres que piensan que somos medio brujas siempre en lucha entre nosotras por ver quién es más guapa, más delgada, tiene más éxito social o mejores bolsos. Pero vosotras sabéis que esto normalmente no es así y que, normalmente, la amistad entre dos o más mujeres es una maravilla que colma nuestras necesidades afectivas. Y es que la mujer, por regla general, tiene un mundo interior muy rico que hace que no sólo pueda repartir amor a su pareja y a sus hijos, sino que también pueda mantener amistades que la complementan como persona. Todo esto queda perfectamente reflejado en el libro

Los personajes son muy cercanos y reales. Es realmente una historia de personajes donde Jimena lleva todo el peso de la historia pero donde los personajes secundarios también tienen un papel importante y son, de la misma manera, personajes de esos que encontramos todos los días por la calle. Ello es posible porque la autora ha diseñado unos personajes creíbles, cercanos, que nos abren su corazón para mostrarnos lo que hay dentro.

La historia está narrada de forma lineal a partir del momento en el que Jimena se encuentra en al autobús rumbo al aeropuerto para coger un avión con destino a Egipto pero, al hilo de los acontecimientos, irá retrotrayéndose constantemente al pasado según le va contando toda la historia a su madre. La autora va tejiendo, poco a poco, una historia de emociones intensas, de dolor y sufrimiento, de amor y desamor y, sobre todo, de amistad. Y lo hace añadiéndole un poco de intriga: pronto sabremos que ha pasado algo, algo que no se nos cuenta y que tendremos que llegar al final para descubrirlo. La intriga no es lo importante de la novela; lo importante son los sentimientos de los personajes y el modo en cómo viven su historia y se relacionan entre ello pero no cabe duda de que le añade un punto de interés

Es posible que penséis que la historia no es muy original; es verdad, no lo es: novelas sobre personas en crisis que deciden dar un cambio radical a su vida hay muchísimas. Lo que la hace especial es el personaje de Jimena y la forma tan bonita que tiene la autora de contarnos su historia.

La prosa de Antonia Corrales es una maravilla. Con un lenguaje muy cuidado, que muchas veces roza lo poético, Antonia te envuelve en tus redes y, lo más importante, consigue que su historia te llegue. Es un libro que implica, probablemente por la forma en la que está narrado. Considero un acierto que Jimena sea la narradora pero la receptora sea la madre y no el lector a quien, sin embargo, se le permite leer una carta muy personal. Es una forma original de contarlo todo y que suscita nuestra vena cotilla por lo que, como cuando nos cuentan un secreto, leemos calladitos y muy atentos, no sea que se nos vaya a escapar algo.

También es un libro emotivo: porque Jimena tiene las sensaciones a flor de piel y porque, a pesar de que por un lado ves que es una mujer fuerte, por otro se muestra como esa niña a la que su madre no hacía caso y te dan ganas de abrazarla y consolarla. Y porque, como te metes tanto en la historia, cuando pasan cosas tristes se te contagia esa tristeza.




Conclusión final

“No quería publicar simples historias de ficción, quería dar a los lectores un pedazo de alma, un puñado de ilusión, cobijo y ganas de seguir adelante. Historias en las que sus personajes estuvieran llenos de vida” . Con esta frase –que no es mía, obviamente, sino de Antonia- terminaba mi reseña de “As de corazones”. La he vuelto a traer a colación porque es válida también para esta novela y creo que la resume perfectamente

Como seguramente sabréis, esta novela tiene continuidad en “Mujeres de agua”. Novela que pronto leeré pero que, si os digo la verdad, no me imagino cómo va a ser porque la verdad es que la historia que nos cuenta Jimena queda perfectamente cerrada. No sé si es que nos la va a contar desde otro punto de vista o si recupera algún personaje, o… No sé, por lo que tendré que leerla para averiguarlo ¿no os parece?

Podéis comprarla en Popular libros

 1/2