viernes, 13 de mayo de 2016

PRODUCTIVIDAD PERSONAL : 10 Consejos para Mantener la Concentraciòn

Productividad personal: 10 consejos para mantener la concentración

Mientras que para algunos el “tiempo se pasa volando” para otros “el tiempo no existe”.
Lejos de entrar en debates filosóficos, tal vez la diferencia radique en el nivel de concentración que tenemos al momento de dedicar cierto tiempo a realizar ciertas tareas.
Pero ¿qué podemos hacer para lograr mayor concentración? ¿Deberíamos decir mejor concentración?
En este artículo te traemos 10 consejos para mantener la concentración y ser más productiva en tu trabajo.
Ahora sí, ¡concentrémonos en concentrarnos!

10 Consejos para mantener la concentración

La productividad no es una cuestión de echar horas. A veces, un día en el que trabajas sólo 3 ó 4 horas puede resultar mucho más productivo que otro en el que has estado 8 horas intentando trabajar. ¿Te suena esa situación?
¡Concéntrate en concentrarte!
¡Concéntrate en concentrarte!
Uno de los mayores enemigos de la productividad es la falta de concentración. Las constantes—y a menudo ineficientes—reuniones, los compañeros que interrumpen sin miramientos, las llamadas de teléfono y las distracciones de todo tipo disminuyen nuestro rendimiento y hacen que malgastemos una gran cantidad de tiempo y energía, no sólo en el trabajo, sino en cualquier actividad que realicemos.
Existen técnicas que ayudan a mejorar la capacidad de mantener voluntariamente la atención en la actividad que se está realizando, como la meditación o el yoga. No hablaré de ellas, principalmente por desconocimiento. Sin embargo, te propongo algunos consejos de sentido común que están al alcance de todo el mundo:

1. Define tus objetivos de cada día.

Es mucho más fácil concentrarse en las tareas cuando se tiene en mente el por qué de cada cosa. Utilizar una método organizativo como GTD es altamente recomendable.

2. Divide cada actividad en pequeñas tareas.

Tener un plan de acción te ayudará a empezar y completar cada tarea. Además, saber en todo momento cómo vas con respecto a tu plan te motivará para continuar concentrado.

3. Descubre cuáles son tus momentos.

Normalmente, se tiene un nivel alto de energía y concentración al principio del día, y luego éste va disminuyendo. Pero no todos funcionamos igual. Si además trabajas en casa, tus circunstancias pueden ser muy diferentes. Descubre cómo funcionas y establece tus rutinas conforme a ello. Deja las tareas repetitivas para los momentos de menor energía.

4. Cuelga el cartel de “No Molestar”.

Avisa a tus colegas de la oficina, o a tu familia y amigos, para que no te interrumpan en ciertas franjas horarias. Edúcales para que hablen contigo en el tiempo permitido, en vez de interrumpir cada 10 minutos.

5. Elimina las distracciones.

Silencia el móvil, cierra el correo electrónico y las redes sociales. Si trabajas con un ordenador, cierra todas las aplicaciones que no necesitas y trabaja a pantalla completa para no distraerte.

6. Organiza tus descansos.
Si una tarea lleva mucho tiempo, descansa de vez en cuando y recarga las pilas. Si trabajas sentado, aprovecha ese tiempo para andar y moverte.

7. Regálate una recompensa cada vez que logres uno de tus objetivos.

Dedica un tiempo a hacer cosas que te gusten, lee las noticias o tus blogs favoritos, juega a algo, vete a hablar con alguien.

8. Crea un entorno adecuado.

Mantén tu mesa de trabajo limpia y ordenada, y elimina todo aquello que pueda distraerte. Ten al alcance de la mano todo lo que puedas necesitar (incluso una botella de agua) para disminuir las posibilidades de interrumpir lo que estás haciendo. Si trabajas sentado, disponer de una buena silla es imprescindible. Si trabajas en un sitio ruidoso, ponte unos auriculares y escucha música que no te distraiga, o unos tapones para los oídos, si la música también te molesta.

9. Come de forma equilibrada.

Además de ser bueno para tu salud, comer las cantidades necesarias y suficientes te ayudarán a ser más productivo. Cuando tienes hambre es realmente difícil estar concentrado en algo (yo soy incapaz), y si comes demasiado te entrará sueño. La cafeína y el azúcar pueden ayudar (en cantidades moderadas, claro).

10. Duerme lo necesario.

Además de repercutir negativamente en la salud, la falta de descanso afecta a nuestra claridad de pensar y, por lo tanto, a la productividad.
¿Qué trucos utilizas tú para estar concentrado?