sábado, 26 de septiembre de 2015

DESARROLLO PERSONAL: Còmo comprometerte con tus Metas y callar a Chucky

Cómo comprometerte con tus metas y callar a Chucky

Cuando se trata de programas de desarrollo personal, muchas personas toman más de uno. Estos cursos, talleres o seminarios no todos son iguales, cada uno entrega distintos beneficios y cada empresa y entrenador tiene su propio sello y experiencia. Así que no es nada raro que muchas personas hagan más de uno, aunque sean de temas relacionados.


Por desgracia, lo que también es común es la FALTA DE ACCIÓN! Algunas personas no hacen demasiado por lograr el objetivo que los motivó a tomar el primer entrenamiento, y esa energía inicial, la información recibida y la emoción experimentada, a menudo se esfuma en una semana, un mes, o un par de meses, si es que no se toma acción, pues una cosa es tomar una decisión y la otra es administrar esa decisión para efectivamente realizarla. Me explico, puedo decidir bajar de peso, cualquiera decide eso! sin embargo necesito administrar esa decisión para hacer lo que haya que hacer, como ir al gimnasio, comer sano o hacer ejercicios. Volviendo al tema de los seminarios de desarrollo personal, veo que sucede todo el tiempo, y es más, a mí también me ha pasado cuando he participado como estudiante.  

¡La culpa es de Chucky!

Quienes han asistido a nuestros seminarios saben a qué me refiero, y quienes han asistido al entrenamiento de inteligencia financiera “El Juego del Dinero” logran ver de frente y dominar a Chucky a través de un ejercicio impactante e inolvidable. Llamamos Chucky (sí, ese Chucky, el muñeco diabólico) a esa voz interior que no deja de molestarnos, asustarnos, ridiculizarnos, limitarnos, etc, etc. Así es como funciona nuestra mente! Una parte dice: “Este curso va a ser buenísimo para mí, necesito ésto, ufff que buen aprendizaje tuve”, pero luego deja que la voz de Chucky se haga cargo y luego… más de lo mismo! 
disciplina, inteligencia financiera

Tu ser superior debe controlar a Chucky.

La mayoría de la gente puede hacer esto. No necesitas ser un psicólogo, Coach o maestro de artes marciales para realizarlo con éxito. 
¿Cuáles son algunas cosas simples que podemos hacer para dominar a Chucky y lograr las cosas que decimos que más queremos lograr?
  1. Confía en ti mismo. La confianza se relaciona con la integridad. Cuando no haces lo que dices que vas a hacer, se pierde la confianza de otros, y lo que es peor, la confianza en ti mismo. Luego el ciclo se repite y se convierte en un patrón. Cuando alguien no hace lo que dice que va a hacer, se pierde la confianza en ellos, no es cierto? Por el contrario, una vez que comenzamos a hacer todo lo necesario para mantener nuestra palabra, nos sentimos bien con nosotros mismos. Eso sucede en cualquier otra parte de nuestra vida y los participantes a nuestros entrenamientos lo escuchan todo el tiempo: “Como juegas aquí juegas afuera”. 
disciplina
Comienza con este ejercicio. Quiero que te sientas cómodo, tomando tres respiraciones profundas. Inhala y exhala profundamente. Toma tantas respiraciones como necesites para lograr estar totalmente relajado. Cuando lo estés, cierra los ojos y piensa en una sola cosa que has postergado este año. ¿Un proyecto personal? ¿Algún trabajo en el hogar? ¿Gimnasio o hacer ejercicio? ¿El primer capítulo de un libro que has estado pensando escribir? La inscripción para el seminario que podría ayudarte a resucitar un sueño latente? Sea lo que sea.
Ahora pregúntate: “¿Es esto algo que realmente quiero concretar?” Si es así, entonces escribe eso y define una sola acción hacia la conclusión de este objetivo. Ni 5 ni 10 acciones, 1 acción. ¿Por qué sólo una? Porque cuando complicamos las cosas, tendemos a no hacerlas. Simple es práctico, complicado es sexy (pero no práctico).

Así que vamos a empezar con algo simple y práctico, y luego utiliza el poder del impulso para seguir empujando hacia adelante.

  1. Priorizar. Para continuar con el desarrollo de la disciplina, hay que enderezar las prioridades.
Haz una lista de tus hábitos diarios. De ellos, ¿Qué hábitos no son realmente útiles? ¿Estás leyendo Emails tan pronto como te levantas de la cama? ¿Incluso antes de ir al baño y cepillarte los dientes? Miras tu teléfono cada cinco segundos a ver si tienes un nuevo mensaje, mientras comes? ¿Gastas dinero y tiempo en cosas inútiles para tus objetivos, en vez de utilizar ese tiempo de manera productiva?
malos-habitos-dinero
Si eres humano, un mortal común y corriente y… honesto, habrá una lista larga de cosas que debes replantearte hacer. En mi caso, cada vez que reviso ésto elimino algo nuevo que se había alojado silenciosamente en mis rutinas y que no me dejaba tiempo para lo importante. Elije un sólo hábito que estás comprometido a cambiar o eliminar. Los primeros días quizás será difícil, pero llegados 90 días no quedarán ni sombras del hábito a cambiar!
Si tienes éxito, disfruta de la recompensa! una vez logres el cambio, elige otro hábito improductivo para cambiar… y recuerda, simple y práctico!

Terminar lo que empezamos.


Terminar lo que empiezas, no es sólo uno de esos refranes que se ven bonitos en Facebook,  ésto es importante en todas las áreas de nuestra vida: las relaciones, los negocios, comunidades, equipos, finanzas, salud, etc. Es la clave para mantener la confianza y conexiones con otros, y para lograr el éxito en todo lo que emprendas.
Un abrazo, Claudio Olmedo.