martes, 7 de octubre de 2014

6 HÀBITOS DE GENTE FELIZ


happy

1. La gente feliz intenta abrazar la impermanencia

Las personas que se sienten en paz con sus vidas reconocen que todo tiene una hora y lugar. Las relaciones, los viajes y las nuevas experiencias son parte de un plan más grande que a veces resulta imposible afectar. La gente feliz reconoce que la vida es un acto de equilibrio entre aguantar y dejar ir – que todo, a largo plazo fluye, si solamente se dejan llevar

 2. La gente feliz se prioriza a sí misma primero

La gente feliz sabe que el amor propio no es ser egoísta. Una persona feliz pone sus necesidades primero porque entienden que si cuidan de si mismos, ayudan a todos los demás. Si sacrifican sus propias necesidades con el fin de ayudar a los demás, saben que realmente no ayudan plenamente a la otra persona.

3. No se preocupan demasiado por el dinero

La gente feliz es generosa porque son conscientes de que cuanto más dan, más reciben, pero no esperan nada en cambio porque saben que más importante es crear una energía y mantener una mentalidad de abundancia que a largo plazo aporta más riqueza para ellos y para todos.
La gente feliz tiene una relación sana con el dinero porque han aprendido que todo está conectado a su autoestima. Cuanto más se valoran a sí mismos y sus capacidades, más dinero atraen.
En lugar de preocuparse por el dinero, toman medidas para hacer más dinero y crear más flujo. Algo que sucede a menudo porque hacen lo que les gustan cada día y eso crea una rica y profunda conexión con su propia vida. También se dan cuenta que no se necesita mucho dinero para ser feliz. Es la experiencia que hace que la vida valga la pena.

4. No se disculpan por sus deseos

Algunos pueden llamarlos egoístas, locos o incluso irresponsables, pero la verdad es que la gente feliz hacen que sus sueños se hagan realidad, se centran en sus objetivos sin miedo y en maneras muy resolutivas. La gente feliz suelen manifiestar sus deseos rápidamente porque creen en sus sueños, en sus capacidades y en su derecho de cumplirlos. Resulta difícil detener a una persona que va a todo vapor para alcanzar sus objetivos. Saben que la vida es corta y sienten que si no siguen sus sueños morirán. Es como si no hubiera otra opción.

5. Saben que el rechazo es parte de la vida

La gente feliz no toman el rechazo como algo personal. Saben que en el gran esquema de las cosas, la vida siempre les dará lo que realmente necesitan. Así que la chica que conocieron el otro día que nunca llamó, el trabajo potencial que no pudo ser, o la carta de rechazo de un editor son signos universales que no era la mejor opción en ese momento. Confían en que algo mejor está en camino.

 6. A la gente feliz no les importa si le gustas o no

A las personas más felices no les importa lo que otros dicen o piensan de ellos. La única cosa que importa es que se gustan a sí mismos y sus capacidades. Esta energía es contagiosa y suele atraer a un montón de gente por si mismo. En resumen, la opinión de si mismos no cambia por lo que opinen los demás de ellos.