martes, 16 de septiembre de 2014

15 Ideas pràcticas para superar la Adicciòn a la Televisiòn

15 Ideas prácticas para superar la adicción a la televisión

¿Crees que ves demasiada televisión? ¿Estimas una cifra tremenda cuando sumas todo el tiempo que has pasado frente a esa cajita luminosa?


 por-que-genera-adiccion-la-television-1.jpg



Disfruta de la televisión, como muchos hacemos. Pero, si a diario te pasas cuatro o cinco horas viendo la tele, reflexiona sobre este hábito. Es más peligroso para la salud de lo que crees.
Si quieres saber porqué, aquí está esta entrada: Menos televisión, más tiempo de vida.
Y, si te apetece restarle horas a la tele en favor de otras actividades relajantes y más constructivas, aquí tienes esta recopilación de ideas. Usa las que más te gusten:
1. No enciendas la televisión nada más llegar a casa.
2. Elige qué programas vas a ver.
Haz un plan diario, semanal o como te parezca. Lo recomendable es que no te sientes enfrente de la tele a tragarte lo que sea que den hoy.
Y sé exigente. Ya que le dedicas una franja de “tu vida”, que el programa en cuestión cumpla bien su objetivo. En caso de que te aburra de lo lindo, pulsa “OFF”.
3. Apaga la televisión cuando termine tu programa.
4. Di que no a tantas reposiciones. Está bien que una película te haya encantado y desees verla de nuevo. Una cosa es eso y otra es sentarte sin pestañear a ver Ben-Hur por vigésima vez.
5. No uses el mando a distancia. Así evitas largos y tontos ratos de zapping. Y, en una de ésas que te levantas para ajustar el volumen o cambiar de canal, quizás te dé la maravillosa tentación de apagarla.
6. Come con la televisión apagada. Comerás menos y mejor.
7. Cambia el sillón de ver la tele por un asiento menos cómodo. Basta con uno de ésos en los que no sea tan probable que te quedes dormido.
8. Proponte finalizar una actividad ANTES de ver la tele. Por ejemplo, leer unos párrafos de un libro, arreglar algo en casa…
9. Asigna un rato nocturno a tu hobby u otra actividad que, a la par de relajante, sea enriquecedora (ordenar tus fotos, tunear el coche, aprender a manejar aplicaciones para el teléfono, etc.)
10. Juega, a solas o en compañía. Es mucho más estimulante que engullir televisión: 5 Razones para jugar más.
11. Habla con el mundo. Relaciónate. Comunícate con quienes comparten este trocito de planeta contigo. La tele no te abraza por las noches. (Fue lo que le dijeron a Homer Simpson, el adicto a la televisión más famoso.)
12. Sal a la calle. Especialmente, si has pasado el día trabajando entre cuatro paredes.
13. Reserva un rato de auto-homenaje: Arréglate el pelo, ve a que te den un masaje, prueba un tratamiento casero para embellecerte (más aún). En definitiva, antes que la tele, están tu cuerpo, tu mente… ¡Tu propia vida!
14. Conecta con el mundo real. Mira lo que ocurre alrededor e involúcrate. Toma parte y comparte a su vez todas esas cosas que te gusta hacer.
15. No surfees a lo zombie por Internet. Cambiar una pantalla por otra no es la solución. Aplica a este entretenimiento las mismas ideas con las que combates el exceso de televisión.
Porque, pensemos… Cuando tú ves la tele, te gusta que la gente esté haciendo cosas (resolviendo misterios, contando chistes, rebanando cuellos o besando al prota). No te quedarías a ver a un individuo que, simplemente, está viendo la tele. ¡Qué aburrimiento!
Así es que sé tú el protagonista, el actor principal, conductor, regidor, productor y director de tu vida. Haz cosas y disfrútalas. Si hay quien prefiere quedarse las horas muertas viendo las que hacen otros, es cosa suya.
Tú, cuídate bien. ¡Vive!