domingo, 3 de noviembre de 2013

PERROS PAAR PERSONAS CON DISCAPACIDAD AUDITIVA

Perros para personas con discapacidad auditiva




 Perros para personas con discapacidad auditiva
La hipoacusia o pérdida de audición puede implicar una vida de soledad y aislamiento. Pero los perros pueden ofrecer afecto, seguridad, compañía e independencia. Hoy os contamos la historia de Steven Taylor, que perdió la audición en un accidente de coche y gracias a su perro “Echo” ha recobrado de nuevo sus rutinas. También, la de John Wilson, de 59 años.

Para Steven Taylor la vida después del accidente era solitaria y aislada. No escuchaba lo que decían los demás, de modo que no salía en absoluto. “Mi vida había sufrido un cambio drástico”, dice. “Dependía de otras personas para todo”.

Las cosas empezaron a mejorar cuando alguien le informó sobre la organización Hearing Dogs for Deaf people. Steve todavía recuerda el primer día que conoció a su perra, llamada Echo, en el centro de entrenamiento. “Me senté en el suelo y ella me puso la cabeza en las piernas, fue amor a primera vista”, cuenta. “ Tener a Echo me dió confianza para volver a salir”. Echo le avisa cuando llaman a la puerta o cuando suena el teléfono o el despertador. “ Hace todo el rato de mis oídos, no podría llevar una vida independiente sin Echo”, dice.

 Perros para personas con discapacidad auditiva
El mayor beneficio que recibe John Wilson de su perro es que éste aumenta su visibilidad como persona sorda, “nadie se da cuenta por mi aspecto que soy sordo, por eso llevo un perro con una tarjeta que lo indica”. “ Cuando ven al perro la gente no se sorprende ante mi falta de respuesta cuando me hablan”.

Hearing Dogs of Deaf people nació en 1982 y apunta a dar mayor independencia y seguridad a las personas sordas mediante el recurso de proporcionarles perros entrenados que les avisan sobre los sonidos cotidianos. Las estadísticas indicaron que el 95% de quienes tenían un perro se sintieron más seguros. La organización ha colocado más de 1.750 perros, el destinatario mayor tiene 96 años y el más pequeño , una niña de 8 años. El entrenamiento de un perro para sordos dura dieciocho meses y los animales trabajan entre 7 y 10 años antes de retirarse, momento en el cual la persona puede decidir conservar el perro como mascota.

 Perros para personas con discapacidad auditiva
Las ventajas de los perros para sordos son evidentes, pero si bien las personas que cuentan con perros de asistencia tienen derecho a acceder a servicios y edificios. La organización se vio obligada, hace poco, a lanzar una campaña con el lema “Déjennos entrar”, al descubrir que en un 80% de los casos se había negado la entrada a personas sordas con perros a negocios, hoteles o restaurantes.

Imágenes/Flickr: Daveyrin, pennuja, andraarden.