sábado, 2 de noviembre de 2013

ORGANIZACIÒN: Ser o no ser Organizado en el Trabajo

Ser o no ser organizado en el trabajo


Por lo general, hay dos tipos de personas en los lugares de trabajo: Los Organizados y los Desorganizados. ¿Cuáles son las características que los separan y cual aspiras a ser tú?
Parece haber falta de disciplina con el Desorganizado. Las personas a su alrededor piensan que los Desorganizados ni siquiera saben que lo son, porque es una situación que persiste por largos periodos de tiempo. Muchas veces puede ser una misma visión de los alrededores de esa persona. Es común concluir que este tipo de personas están por lo general más estresadas y deben moverse de un lado a otro para conseguir hacer las cosas, si es que pueden llegar a hacerlas.
El Organizado, a su vez, es una especie única. Parecen ser hábiles creando lugares idóneos para acomodar cosas. Ellos lo ven como “todo tiene un lugar y hay un lugar para todo”. Son aquellos a los que llamas cuando necesitas ayuda para hacer algo importante. Por lo general, ellos pueden hacer todo en un corto periodo de tiempo. Ellos tienen un don para realizar los trabajos con un enfoque bastante disciplinado.

Ahora, ¿cuál de los dos quieres ser?

ser_o_no_ser_organizado_en_el_trabajo
Con un poco de instrucción y guía, el Desorganizado puede convertirse rápidamente en alguien organizado. Es cuestión de proveerlo con conocimientos sobre el tema y luego trabajar en la disciplina que conlleva el Organizado.
Las molestias e inconvenientes de trabajar en torno a un Desorganizado, son que, eventualmente quienes pagaran los platos rotos son las personas cercanas. Si trabajas con un Desorganizado, tiendes a molestarte por ellos fácilmente. Muchas veces se crean situaciones en los que los rodean deben trabajar más arduamente. ¿Te suena familiar? Estas situaciones pueden traer resentimientos y herir los sentimientos de otros  innecesariamente.

fuente: Organìzarte