jueves, 15 de agosto de 2013

ORGANIZACIÒN : ORGANIZAR LAS COMPRAS Y EL MENÙ SEMANAL

Organizar la compra y el menú semanal



 

organizar menu semanal 
Nuestro ritmo de vida actual hace que el tiempo que tenemos para comprar y cocinar sea cada vez más escaso. La falta de planificación al no elaborar un menú semanal, puede llevarnos a un mayor gasto, al comprar con prisa sin sopesar necesidades y precios y sobre todo a comer de forma inadecuada, al tener que pensar todos los días qué hacer…
En este comienzo de año escolar uno de nuestros buenos propósitos debería ser organizarnos al hacer la compra y al planificar el menú semanal. Nuestro bolsillo, nuestro tiempo, y el estómago y la salud de nuestra familia serán los grandes beneficiados…

Orden de la despensa
Tener una despensa organizada con productos básicos es importante. Con ello salvas muchas comidas y, como suelen ser alimentos con larga caducidad, no hay que ir a comprarlos a menudo, sino que puedes hacer comprar de golpe una buena cantidad.
El congelador también es nuestro aliado para el orden y, muy importante, para ahorrar. Además de congelar los excedentes de algunas recetas, lo que nos soluciona la comida de algún día, se pueden aprovechar las ofertas de determinadas carnes y pescados y almacenarlas.
La lista de la compra
La mayor parte de los expertos en economía doméstica coinciden en que la compra semanal es la mejor opción. Con ello ahorras tiempo y es una forma de gastar menos, porque si compras a diario, siempre picoteas cosas innecesarias.
La famosa lista de la compra no hay que tomarla a la ligera. Es aconsejable siempre llevar una a la hora de ir a comprar y no salirse de ella. Una idea es hacerla en consenso toda la familia incluyendo lo principal y negociando sólo determinados ‘caprichos’ personales. Fundamental es también hacer la compra sin prisa y sin hambre, pues al ver tanta comida se puede acabar cogiendo productos no necesarios que incrementan el precio de la cesta.
El menú semanal
Una de las causas más frecuentes que hacen que las personas que cocinan en casa acaben perdiendo el gusto por ello, es tener que pensar cada día qué cocinar. Además, esto lleva a que la falta de decisión, haga los menús aburridos y poco saludables, al cocinar lo primero que veamos para salir del paso. Una solución es reunirse los miembros de la familia y plantear un menú estándar para la semana o el mes, al estilo de los que se elaboran en los colegios.
Esto, a su vez, ayudará a hacer la lista de la compra dependiendo de cómo lo compongamos.
Como todos los cambios, puede costar acostumbrarnos, pero una vez que cojamos el ritmo veremos que todo es mucho más fácil. Lo importante es que nuestra calidad de vida y nuestra cuenta corriente nos lo agradecerán.
Fuente: Facilisimo