viernes, 27 de julio de 2012

Limpia tu escritorio de cosas innecesarias:

Esta es una tarea que se puede hacer de mejor manera al final del día, dándote un lindo y limpio espacio de trabajo para empezar al día siguiente. Quita todos aquellos objetos que tienden a apilarse durante el día… memos, papeles perdidos, plumas y lápices perdidos, mensajes escritos, correos, etc., archívalos por seguridad o si no son necesarios, tíralos. Usa los productos PileSmart® de Pendaflex para mantener todos tus archivos sobre el escritorio en orden.

Lee y si es necesario responde correos electrónicos:

Sabes que los correos realmente se pueden acumular, si así lo permites, hasta el punto en el que te tomaría horas revisarlos. Asegúrate de realizar esta tarea de leer y tomar acción inmediata sobre los correos que recibes tan pronto como los recibes, antes de que tengan la oportunidad de aumentar y convertirse en una carga.
Regresa tus mensajes telefónicos:
Igual que los correos electrónicos, la cantidad de correos de voz que recibes en un día pueden apilarse hasta el punto dónde te tomaría demasiado tiempo para contestar. Tan pronto tengas un mensaje, si es posible, devuelve la llamada. Esto no sólo te ayudará a ser más productivo, también te dará la oportunidad de mejorar tus relaciones con la persona que llamó al demostrarle que su llamada es una prioridad para ti.


Haz listas:

Crear una lista de pendientes es una de las mejores formas de impulsar la productividad, al tener una lista de pendientes tienes la oportunidad de sentir la satisfacción de ir tachando cada uno de las cosas que ya lograste hacer.